Las botas Tabi ¿Feas o bellas?

Crédito: Maison Margiela

Las botas Tabi ¿Feas o bellas?

9 de agosto del 2018

La moda, en ciertos escenarios, ha sido catalogada como un concepto frío y superfluo, pero en realidad juega un papel muy importante en la vida de las personas, puesto que el vestuario escogido por un individuo es fundamental para la primera impresión que él mismo da, como dice la diseñadora Miuccia Prada, “Lo que usas es como te presentas al mundo, especialmente hoy, cuando el contacto humano es tan breve. La moda es un lenguaje instantáneo”.

Como ejemplo del poder que puede tener la indumentaria, se encuentran las botas Tabi, que desde su creación hace casi tres décadas han dado de qué hablar, provocando opiniones divididas en el mundo entero sobre cómo deben ser unos zapatos.

Las botas Tabi fueron creadas por el misterioso pero talentoso diseñador belga, Martin Margiela, que trabajó en el taller de Jean Paul Gaultier durante la década de los ochentas, para 1989 debutó con su primera colección en solitario en la meca de la industria, París.

Para el show, Margiela empapó de pintura roja a las modelos mientras usaban este tipo peculiar de calzado, que tiene una costura que separa el dedo gordo del pie de los demás, así la pasarela quedó manchada con huellas escarlatas, como la impresionante muestra que son estas nuevas botas que pondrían al mundo de la moda de cabezas, algunos sintieron escalofríos mencionando la genialidad de esta propuesta, otros simplemente se refirieron a ellas como algo asqueroso.

El diseñador comentó en una entrevista de 2015, “Mi inspiración era todavía muy ‘académica’ por esos días, muy británica, 1900s, estilos de zapatos masculinos pero con acabados femeninos, con tacones altos que lucían gruesos a los lados pero estrechos vistos desde atrás. El cuero elegido, el montaje, su terminación fueron como en la zapatería tradicional de hombres”.

Pero el verdadero origen de las Tabi se remonta al siglo XV en Japón, cuando el país importaba algodón desde China, facilitando la masificación de las medias llamadas Tabi, que tienen una separación en los dedos de los pies, utilizadas con las sandalias de tiras tradicionales.

Crédito: Maison Margiela

A pesar del disgusto de muchos, estos zapatos singulares se convirtieron en todo un éxito, de hecho algunos críticos de la moda hablan de ellos como los más reconocidos en la industria del lujo, logrando esa capacidad de traer los ojos de cualquiera hacia la parte inferior del cuerpo, haciendo que no solamente el vestido, el traje o la blusa llamen la atención, también lo que se usa en los pies.

“Al principio no había presupuesto para una nueva horma, entonces no tuve otra opción que continuar (con las Tabi) si quería zapatos. Pero después de varias colecciones las personas empezaron a pedirlas. Querían más…. y no no dejaban de pedirlas, ¡Gracias Dios!” mencionó el fundador de Maison Margiela.

En la actualidad, Martin Margiela, continúa siendo ese ser tímido que repele cualquier tipo de entrevistas o fotografías, además, hace diez años se retiró de su marca para retirarse al anonimato, ahora la cabeza es el polémico John Galliano, reconocido por sus extravagantes obras en Dior, para continuar con el legado que dejó el diseñador belga en los amantes del buen vestir.