Cuidar la piel a los treinta años

Cuidar la piel a los treinta años

17 de noviembre del 2018

El envejecer y todos los estragos que deja sobre la piel, como las manchas o líneas de expresión, es un tema que a muchas personas les preocupa. Se sabe que el sol es el enemigo número uno del órgano más extenso del cuerpo si quiere mantenerse imaculado, pero la gente empieza a tener en cuenta esto casi a los treinta años, a pesar de que debe ser algo para prestar atención desde los veinte, cuando se debe utilizar por obligación la crema de protector solar. Sin embargo, vale recalcar que en la década tercera el cuidado debe ser obligatorio.

La crema hidratante es uno de los elementos que no puede faltar, Lidia Maroñas, de la Clínica Dermatólogica Internacional asegura, “Tiene que ser para hidratar y facilitar la retención de agua dentro de la epidermis sin ocluir el poro ni aportar exceso de grasa”. Para prevenir el envejecimiento se necesita el uso de los sérums (sueros) por lo que al momento de comprar la crema debe prestar atención a la cantidad de agua y grasa, “Si es para una piel grasa es mejor que sea una hidratante más rica en agua que en grasa, y si es una piel seca al revés”, dice Paloma Cornejo, experta en el tema.

Para retomar el tema de los sérums, tan necesarios a los treinta años, la especialista comenta, “El sérum es el concentrado de activos, la crema hidratante es para evitar la pérdida de agua”, los ingredientes que deben contener son, ácido hialurónico para hidratar, vitamina C para la luminosidad en la piel y reparar el daño producido por cosméticos antienvejecimiento a base de retinol o hidroxiácidos, también que incluya ácido ferúlico que contiene antioxidantes que se encargan de los radicales libres.

En cuanto a si se debe usar una crema de día y otra de noche la respuesta es sí, ya que la que se usa en las últimas horas del día debería poseer retinoides, “Es brutal para manchas, daño solar, arrugas, para prevenir acné” explica Cornejo, pero es mejor que sea prescrita por su médico de confianza, para contar con la ideal para su tipo de dermis.

El área de los ojos es una de las más delicadas, por tanto, se debe hacer uso de la crema de contorno de ojos desde los 25 años, “es una de las localizaciones que antes delata, incluso exagera, nuestra edad y es una de las más sensibles a nuestros hábitos de vida” asegura Maroñas. Además del estilo de vida, la piel de contorno está expuesta a movimientos durante todo el día.

Para saber escoger: si las ojeras son azuladas deben contener vitamina K, si es pigmentada debe tener antioxidantes y despigmentantes, para las patas de gallo, sérums con retinol.

Si de lavar el rostro se quiere lavar, Lidia Maroñas es partidaria de las leches limpiadoras, “Son mejor toleradas que los jabones para limpiarse la cara. No obstante, determinadas mujeres con piel mixta-grasa, seborrea o brotes de acné hormonal pueden beneficiarse de usar productos de limpieza más astringentes como los geles”.

El agua micelar también se recomienda, para arrastrar los restos de cremas, diferentes productos cosméticos o suciedad del día.

Mascarillas y exfoliaciones: esta última se debe realizar una vez a la semana, y en cuanto a las mascarillas, Lidia recomienda, “A partir de los treinta me gusta recomendar una dosis extra semanal de hidratación y elasticidad con mascarillas que contengan ácido hialurónico o vitamina C”.

Si quiere algo más completo, un tratamiento médico y estético, las expertas recomiendan los peelings, mesoterapia, luz pulsada intensa o láser y la toxina botulínica.