Errores al usar corrector

Errores al usar corrector

28 de abril del 2019

Las personas que usan maquillaje deberían probar diferentes productos en varios acabados y de diversas firmas para encontrar aquel que les guste más, sobre todo cuando se habla de base y corrector, este último es el perfecto aliado para lucir una piel descansada y sin imperfecciones ya que tiene la habilidad de cubrir ojeras, cicatrices, granitos, puntos rojos, manchas, entre otros.

Pero cuando el corrector no se usa de la forma adecuada puede lograr todo lo contrario, generar pliegues, provocar un aspecto poco natural o incluso, hacer que alguien se vea con más cansancio. Para evitar este desagradable panorama debe tener en cuenta estos errores que no puede cometer.

Para empezar, es necesario conocer su color de piel, “es muy importante hacer un análisis del reflejo del color de la piel de la persona a maquillar, porque hay correctores que tienen tonalidades más rosáceas o que tienden más a cetrinas”, dice Noemí Nohales, maquilladora profesional.

La experta continúa explicando, “los problemas más evidentes son cuando aplicamos un color excesivamente claro en una persona que tiene un tono bronceado, que tiende a quedar un efecto demasiado artificial o, al revés, con una persona que tiene un tono claro de piel y se aplica un tono medio u oscuro, por lo que quedaría un aspecto apagado”.

Si el objetivo es tapar las ojeras se debe conocer qué tono tienen, se deben cubrir de acuerdo a su tipo, “hacer un análisis del tono de la ojera o mancha. Cuando tienden a ser moradas, hay que utilizar un tono más beige o dorado y si la ojera es de tono gris o apagado, aplicaría uno rosáceo, que sería el más adecuado”.

Para escoger el color de correcto, “es preferible utilizar un tono más claro y conseguir un aspecto de más luminosidad, esto nos ayudará a dar un aire más fresco a nuestro rostro. De lo contrario, quedaría un aspecto artificial y de pegote”, pero si el tono de la ojera es muy azul o violeta, se debe acudir a un precorrector color salmón y aplicar sobre este uno más de acuerdo al tono normal de su piel.

No puede pretender que el corrector cubra las bolsas o líneas de expresión, “Hay quien utiliza el corrector para minimizar una bolsa o líneas de expresión, equivocadamente, porque este producto no actúa sobre el volumen, sino sobre el tono o color de la ojera. Aunque pueda sonar drástico, contra el volumen sólo nos queda la medicina estética”, aconseja M. Ángeles Cabrera, experta en maquillaje.

“Un error es no acondicionar la piel previamente con un producto específico (contorno de ojos), especialmente cuando se trata de un corrector seco, denso o muy fijo. Así evitaremos que esa zona se vea seca o con textura y no evidenciaremos las líneas de expresión”, dijo Cabrera haciendo referencia a la necesidad de usar crema hidratante y prebase para preparar la piel antes de aplicar el cosmético.

También se recomienda no sobrepasarse con la cantidad, entre más aplique más falso o cargado quedará el efecto. “Es muy importante no sobrecargar la zona y utilizar correctores que no se cuarteen, preferiblemente de textura muy líquida o ligera. Evitaría las texturas más gruesas, ya que tienden a sobrecargar y a cuartearse”, agrega Nohales.

Otro aspecto a tener en cuenta es la aplicación, Cabrera expresa: “Debemos evitar ser bruscas y friccionar pues la piel de la zona del contorno del ojo y ojera es más fina y sensible que en el resto del rostro. Podemos aplicar el corrector con la yema del dedo a toques y sin arrastrar”.

Para finalizar, no se puede sellar el corrector con polvos pesados o solo usar fijador en spray, “teniendo en cuenta que la zona del ojo y su contorno están en constante movimiento, el producto tiende a desplazarse. Para fijarlo y que se mantenga en su sitio la mayor parte del tiempo posible, es recomendable aplicar un poco de polvo. Cuanto más fino sea, más sutil será su efecto”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO