¿Cuál es la diferencia entre un director de arte y un estilista?

¿Cuál es la diferencia entre un director de arte y un estilista?

21 de diciembre del 2017

Teniendo en cuenta el amplio espacio de trabajo en la industria de la moda, puede haber confusión entre un director de arte y un estilista.

La industria de la moda, más allá de ser un gran negocio, es un mundo creativo prácticamente onírico que eleva los pensamientos e ideas de las personas, apelando a las emociones que dan ganas de vivir y olvidarse de los peores males que aquejan al planeta.

Más allá de los diseñadores de moda, los fotógrafos, los periodistas y las modelos, cuenta con dos personajes fundamentales para la elaboración de los productos que solemos ver en revistas o vallas publicitarias, que son el director de arte y el estilista o stylist. KIENYKE.COM le explica las sus diferencias:

El director de arte tiene una función mucho más conceptual que la del estilista, es tan fundamental que dirige secciones como fotografía, el maquillaje y el peinado, hasta las poses que debe tener en cuenta la modelo.

Crea un universo estético que hace una continuación a lo que la marca desea. Tiene la sensibilidad para entregar un concepto que el resto del equipo tendrá que tener en cuenta como el manejo del espacio.

Si se van a tener recursos de utilería deberá tener en cuenta cuál será el manejo de la luz.

El director de arte es el director de la orquesta, su profesión debe inspirarse en referencias como el cine y elementalmente, el arte en general.

 “Si está interesado en la dirección de arte en la moda no basta con prestar atención a ella, debes prestación a todo”, dice el reconocido director artístico David James.

KIENYKE.COM habló con Jorge Bolado, director de arte para Fucsia, y trabajos para celebridades como Carlos Vives, Taliana Vargas o Mónica Fonseca para conocer que, “Se debe tener una alta sensibilidad ante la historia del arte, del cual se pueden tomar referencias para adoptar en la industria de la moda”.

Hay algunos fotógrafos de moda que también han versado en la dirección de arte, como el británico Nick Knight, con su proyecto SHOWstudio o el favorito de muchos, Steven Meisel, que empezó como ilustrador en este mundo.

Otros ejemplos de directores de arte son, Giovanni Bianco de Vogue Italia y Zachary Ohlman con Pierre Consorti para Vogue París.

En el caso del estilista o stylist de moda, no se debe confundir el término con la profesión que ejercen en peluquerías o centros de belleza.

Algunas personas se refieren a este cargo como un aprendiz de director de arte, pero la verdad es que hay personajes que se han establecido en la industria como Olivier Rizzo de la marca Prada o Suzanne Koller para la revista Self Service.

La tarea del estilista consiste en crear una imagen a través y exclusivamente de la ropa, que el vestuario vaya de acuerdo con el concepto propuesto por el director artístico del proyecto.

Pero no es algo tan simple como parece, puesto que se debe crear una armonía interesante a partir de faldas, pantalones, blusas, abrigos, guantes, sombreros, zapatos, un sin fin de opciones que definirán el producto final.

Pero no es el caso de que un estilista siempre trabaje tras las sombra del director de arte, porque cuando son magistrales en su obra, logran importantes puestos como editores en jefe, como Carine Roitfeld y Emmanuelle Alt para Vogue París o Edward Enninful quien hace unos meses empezó como editor en jefe de la Vogue Británica.