Los cuerpos que estuvieron de moda a través de la historia

Los cuerpos que estuvieron de moda a través de la historia

10 de enero del 2014

Los estándares de belleza para hombres y mujeres varían en cada época de la humanidad. Según el libro ‘Clothes and your appearance’, las personas aprenden la belleza y toda la realidad histórica influye, directa o indirectamente, en el ideal de cuerpo que aspiramos a tener.

En la actualidad, ejercicios como CrossFit, TRX o Insanity apoyan la idea de tener un buen cuerpo con base en el movimiento y no tanto en el desarrollo muscular. Estos entrenamientos más funcionales se enfocan en capacidades como el equilibrio o la velocidad y en eliminar la grasa corporal para tener un peso ideal. Para Juan Carlos Sánchez, entrenador personal, hace apenas unos años las personas querían un cuerpo de fisicoculturista. “Actualmente se espera poco volumen, aunque a algunos aún les gusta el ideal de hombre o mujer voluptuosos, pero ahora todo el mundo quiere ser delgado, con el abdomen marcado. Lo importante es que se busque una vida más saludable, con movimiento. El cuerpo está hecho para eso”, afirma este experto.

Estos son algunos de los referentes estéticos más importantes a través de la historia, que demuestran cómo ha cambiado la concepción del cuerpo.

Cuerpo griegos, Kienyke

Griegos

Para los griegos la representación de la belleza era la diosa Afrodita: una mujer voluptuosa y sensual. La belleza masculina también era muy importante y por eso los guerreros dedicaban su vida al ejercicio físico al aire libre o en gimnasios. La perfección de las proporciones era esencial.

Venus, Edad media, Kienyke

Edad media

La mujer ideal de la era medieval era rubia, con la tez blanca (como símbolo de pureza). Las mujeres más bonitas tenían senos grandes y caderas anchas: esto se asociaba a la fertilidad, abundancia y capacidad para criar hijos sanos.

Lea también (Las modelos más raras del mundo)

Cuerpo renacimiento, Kienyke

Renacimiento

Se comienzan a favorecer los pechos prominentes. En el Renacimiento, Durero y Leonardo Da Vinci establecieron a la “mujer ideal”. Las pieles blancas, mejillas rosadas y labios del mismo color eran ejemplo de belleza.

Edad Barroca, Kienyke

Barroco

Los corsés comenzaron a destacar más los pechos y a estilizar la figura, aunque aún las caderas anchas eran bien vistas. También se usaban pelucas, lunares postizos y encajes. La palabra maquillaje data de esta época. Durante la época victoriana los corsés provocaban la muerte de muchas mujeres por la deformación del tórax.

Cuerpo siglo 20, Chica Gibson, Kienyke

Principios del siglo XX

Pechos altos, caderas anchas y nalgas prominentes eran uno de los prototipos de comienzos del siglo XX. La “Chica Gibson” era un personaje de caricatura que representaba el ideal femenino por aquellos años y se convirtió en un prototipo a seguir.

Los hombres aceptados como bellos eran mucho más masculinos y con rasgos fuertes.

Cuerpo 20s, Kienyke

Los años Veinte

En 1919 Francia introdujo la cirugía estética. Muchas actrices se sometían a operaciones como eliminación de papada o supresión de patas de gallo. Después de la primera guerra mundial, las faldas se acortaron y floreció el look de la Flapper girl con un maquillaje dramático, menos curvas y el busto estaba escondido detrás de una venda.

Los hombres debían tener un tono grave de voz. El actor italiano Rodolfo Valentino era el prototipo de hombre ideal.

También estaba Charles Atlas, o Angelo Siciliano, quien fue toda una celebridad por su cuerpo en los años 20. En 1922 el editor de la revista Physical Culture nombró a Charles Atlas el hombre más perfectamente desarrollado del mundo, a raíz de una competición donde varios expertos afirmaron que su cuerpo era perfecto.

Lea también (La lucha de los modelos con discapacidad)

Cuerpo 30s, Kienyke

Los treinta y cuarenta

Después de la Segunda Guerra Mundial se volvió a acentuar la femineidad. Las mujeres favorecían sus curvas y usaban brasieres con relleno. La lencería estaba en furor. Además, la modista francesa Coco Chanel agregó al armario de las mujeres una prenda que hasta el momento había sido exclusivo para los hombres: los pantalones.

Otros modelos a seguir en esta década fueron actrices como Greta Garbo y Marlene Dietrich, mujeres de hombros anchos y caderas delicadas, altas y delgadas.

El modelo masculino de este momento no es tan agraciado físicamente, los hombres tienen el estereotipo de rudos y feos. Clark Gable y Humphrey Bogart son dos ejemplos.

Además, estaba Johnny Weissmüller uno de los mejores nadadores del mundo, quien 1932 se convirtió en el sexto actor en encarnar a Tarzán, papel que interpretó en 12 películas. Fue el Tarzán más popular de todos los tiempos y uno de los cuerpos más recordados de la historia.

Cuerpo 50s, Kienyke, Marilyn Monroe, James Dean

La posguerra

Aunque James Dean aún era un sex symbol , los hombres rudos ya no eran los más atractivos, sino que empiezan a ser estéticamente más bellos, como por ejemplo Tony Curtis y Gregory Peck.

En el caso de las mujeres podía haber algunas exuberantes y robustas como Marilyn Monroe, pero también mucho más delgadas como Audrey Hepburn.

Cuerpo 60s, Janis Joplin, Kienyke

Revolución sexual

Con la revolución sexual en los años 60 cambió por completo el concepto de belleza de la mujer. La idea era ser natural. Los hombres eran apuestos rebeldes.

Cuerpo 70s, Kim Basinger, Kienyke

1970

Hombres y mujeres mucho más estilizados. Hay dos modelos masculinos: uno algo más “femenino”, como Timothy Bottoms o Ryan O’Neill. También estaba el “macho man”, un latin lover con pelo en el pecho, bigote y cadenas de oro, como Burt Reynolds.

Cuerpo 80s, Rambo, Melanie Griffith, Kienyke

Los años 80

Hombreras gigantes, pelo alborotado, y un maquillaje colorido y dramático era un estándar de belleza femenino. Los hombres musculosos estilo Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger eran el prototipo de estética masculino, aunque también habían galanes como Michael Douglas y Mickey Rourke.

Cuerpo 90s, Pamela Anderson, Brad Pitt, Kienyke

1990

Las mujeres querían ser muy delgadas, aunque la talla del busto aumenta y Pamela Anderson se convierte en el prototipo anhelado por los hombres.

El hombre vuelve a ser algo más delicado y sensible. Películas como ‘Los puentes de Madison’ acentúan el prototipo de galán que es menos “macho”. Surgen modelos masculinos de gran belleza física como Brad Pitt o Leonardo Dicaprio, que tiene rostros más infantiles.

Lea también (Insanity, rutina para quemar mil calorías en una sesión)

Ryan Gosling, Kate Moss, Kienyke

Siglo XXI

La mujer aumenta su necesidad de adelgazar mucho más que en décadas anteriores. Surge una generación de modelos extremadamente delgadas y muchas de estas con varias cirugías estéticas.

Actualmente, el prototipo de hombre es opuesto a la imagen musculosa de un personaje como Arnold Schwarzenegger, aunque aún muchos invierten grandes cantidades de dinero en esteroides y gimnasios para acercarse a esta.

Se ha vuelto a imponer la imagen de un hombre delgado, saludable, con piel bronceada y rostro armonioso.