¡Déjese el bigote!

¡Déjese el bigote!

2 de mayo del 2013

La palabra bigote viene del alemán Be gott!, que significa: Por Dios. Los soldados alemanes hacían este juramento mientras se colocaban el dedo en horizontal entre la boca y la nariz. En los últimos años, los hipsters comenzaron a lucir diferentes estilos que mezclan elementos vintage con tendencias actuales.

Actores clásicos como Clark Gable, Chaplin y artistas como Salvador Dalí o Freddie Mercury tuvieron algunos de los bigotes más famosos del mundo del entretenimiento.  Con el regreso del look bohemio, el bigote vuelve, no solo como una parte representativa de los hombres, sino también en accesorios y ropa para mujeres.

Charles Chaplin, Salvador Dalí y Clark Gable, Kienyke

El bigote ha sido un símbolo de masculinidad y también de autoridad y poder en muchas culturas. Siglos atrás, en los ejércitos de muchas naciones europeas, estuvo de moda y los jóvenes llevaban pequeños bigotes mientras los oficiales de mayor rango lo tenían más espeso para representar su jerarquía. Incluso en el Ejército Británico hasta 1916 no se derogó la orden de prohibir el rasurado del labio superior.

En los años 60, según la página web Selecciones de México, la psicodelia y el movimiento hippie impulsaron un florecimiento del pelo natural, incluidos los bigotes de Jimi Hendrix y David Crosby, una moda recreada en la película Almost Famous del director Cameron Crowe.  Ya en la década de los setenta y ochenta la música de Village People y la estética funk de Prince popularizaron el bigote dentro de la comunidad gay.

Accesorios bigote, Kienyke

En 2003, una fundación de origen australiano puso de moda el bigote para impulsar una causa social; decidieron dejarse crecer el bigote un mes al año, en noviembre, para generar conciencia frente al cáncer de próstata.

Movember es el nombre del movimiento probigote presente en 21 países que ha logrado recaudar más de 1,9 millones de euros. La campaña de la marca Eleven Paris  logró que Kate Moss, Katy Perry, Karl Lagerfeld y Rihanna posaran con su dedo entre la nariz y la boca formando un bigote para una línea de camisetas que pronto se convirtió en tendencia mundial. La marca Fingerstache también trajo de regreso a este clásico de la moda masculina con pegatinas.

Bigote, Kienyke

En América Latina el movimiento Bigotízate celebró el bicentenario de México a través de este icono nacional y tuvo amplia difusión a través de redes sociales y aplicaciones.

El bigote vuelve en anillos, aretes, maletas, broches, vasos  y en variedad de estilos: desde el bigote mosquetero (debe ser delgado, para lo cual se rasura el vello bajo la nariz de modo que crezca solo un poco por encima del labio superior) pasando por el revolucionario (amplio, grueso y que sobrepasa las comisuras de los labios) y hasta el corto (más angosto que las comisuras de los labios, ha de recortarse a diario para que no pierda la forma).

Para más información visita:

Movember