Los fotógrafos de moda más relevantes

Los fotógrafos de moda más relevantes

18 de Septiembre del 2017

Cuando se piensa en mundos fantásticos aterrizados a la vida real, con todo lo que esta constituye, probablemente, la industria de la moda es un buen ejemplo de ello. Reuniendo la belleza de lo artístico con lo fructífero de lo comercial, este caso es un muy buen negocio, con todos los ingresos que recibe al año, permite crear millones de empleos al rededor del mundo. Pero como todo, tiene su lado negativo, permear las barreras y triunfar en este selecta burbuja, es más difícil de lo que se parece, dado a esa obsesión que se tiene por ver qué será lo siguiente. Aún así, en la actualidad, hay cinco ejemplos de cómo lograrlo y establecerse en la moda, siendo grandes aliados, estos son los fotógrafos más relevantes de la industria.

Steven Meisel: Si hay un fotógrafo que, podría acercarse a los iconos del siglo pasado como, Helmut Newton, Richard Avedon o Irving Penn, este es un excelente candidato. Como pocos saben, los inicios de Meisel no fueron en sí con la fotografía, sino con la ilustración, talento que le permitió desenvolverse en la publicación Women’s Wear Daily, poco a poco, fue experimentando con la fotografía, obteniendo su inspiración en un ideal elegante pero poderoso de lo femenino, hasta llegar a publicar en revistas como Vogue, en sus versiones estadounidense e italiana, esta última es su logro y obra más reconocida. Desde 1988 ha entregado su creatividad tanto provocadora como exquisita.

En 1992, Meisel fotografía para su amiga íntima un libro polémico que elevaría su trabajo a las masas, es el autor visual de SEX, primer libro de la reina del pop, Madonna. A partir de 2004, este fotógrafo neoyorquino, ha fotografiado consecutivamente las campañas publicitarias de la casa de modas italiana, Prada.

Actualmente ya no publica mensualmente en Vogue Italia, cambio que ha sucedido en los dos últimos años, lo que hasta hace unas cuantas temporadas también ha pasado con Prada. Esto no disminuye lo exitoso que es, reflejado en el título de ser el fotógrafo de moda mejor pago. Como detalle alternativo, Steven Meisel ha sido el responsable de propulsar las carreras de modelos a la estratosfera, como ejemplos, Sasha Pivovarova, Daria Werbowy, Gemma Ward, Agyness Deyn, Freja Beha Erichsen, Anna Ewers, Lexi Boling, entre otras.

Peter Lindbergh: Este icono de la fotografía de moda, ha llevado a relucir el estilo melancólico, romántico y clásico en la industria. Lindbergh, originario de Alemania, empezó su carrera a principios de los 1970, destacándose por el tipo de estética que manejaba, fue ascendiendo merecidamente.

La primera portada de Vogue por Anna Wintor fue fotografiada por él. Y en 1990, para la Vogue británica, este autor realiza su obra más reconocida, con ese aire cinematográfico, documental, narrativo y sensible y real, reúne en un solo encuadre a las súpermodelos, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Christy Turlington, Tatjana Patitz y Cindy Crawford, en blanco y negro y chamarras de cuero. Así que no es raro atribuirle a Lindbergh el surgimiento de las súpermodelos en la década de los noventa.

Actualmente, sigue trabajando para un gran número de clientes, comerciales como editoriales, así como una participación seguida en el Calendario Pirelli. Este fotógrafo atribuye su estilo a lo natural de su trabajo, donde se rehúsa ha abusar de la edición y los retoques, que según él, considera como el mal de los fotógrafos de estos tiempos.

Nick Knight: Si hay un rebelde en este listado, este caballero inglés lo es sin lugar a dudas. Alcanzando notoriedad en 1982, con su primer libro publicado, Skinheads, demostró su talento y lo que estaba por venirse en la moda británica. Sus inicios en el mundo editorial fue con la revista fresca y visionaria, i-D, otra para tener en cuenta, The Face, todo en la década de 1990, lo que le permitió trabajos para marcas como Yohji Yamamoto y Peter Saville.

Con una estética transgresora, irreal y sin nada de prejuicios, logró trabajar para grandes clientes de la talla de, Alexander McQueen, Christian Dior, Jil Sander, Yves Saint Laurent , Tom Ford y otros más. Para 2000, lanzó el portal web SHOWStudio.com, dedicado a ser una plataforma para la moda irreverente y nuevos talentos. A pesar de haberse posicionado como fotógrafo recurrente en la Vogue británica, tiene varios trabajos para revistas independientes europeas, por medio de su sitio web, ha lanzado filmes de moda dignos de hablar. Asimismo ha trabajado vídeos musicales para Björk, Massive Attack, Lady Gaga y Kanye West. Sin duda, Nick Knight, se ha ganado el nombre, aprobado por la industria, de revolucionario.

Inez & Vinoodh: Uno de los dúos más importantes en la industria de la moda, Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin, nacidos en los Países Bajos, a finales de los ochenta se conocen y empiezan a trabajar juntos. Para 1991, consolidan su relación amorosa y se casan en Nueva York. Con un fuerte contexto en las artes plásticas, se desarrollan en este ámbito y realizan exposiciones de su trabajo fotográfico al rededor del mundo. Con un estilo refinado, alta atención a los detalles y exuberancia a la belleza, todo conservando lo real y regio, alcanzaron trabajos para grandes nombres de este mundo como, Givenchy, Yves Saint Laurent, Balenciaga, Christian Dior, Louis Vuitton, entre otros, su forma de trabajar se complementa a la perfección, Inez se dedica al aspecto artístico y Vinoodh a lo más técnico.

Destacándose por sus retratos, han capturado los rasgos de personajes como, Lady Gaga, Kate Moss, Gisele Bündchen, entre otros. Actualmente, se mantienen en revistas como Vogue París y V, colaborando con trabajos más comerciales esporádicos.

Mert & Marcus: Los chicos terribles de la moda actual. Mert Alas es turco y Marcus Piggott es inglés. Ambos se conocieron en Londres, ciudad que dio inicio a una colaboración alocada y artística. Frecuentes en la escena dance de los noventas en esta ciudad, se hicieron amigos de la directora de moda, Katie Grande, quien por este tiempo, tenía el cargo en una de las revistas independientes más preferidas en la industria, Dazed & Confused, espacio en el que este dúo dinámico empezó a llamar la atención.

Algo que causaba curiosidad, dada por el tiempo en el que se encargaron de asistir y hacer tareas varias, era la habilidad que tienen de encargarse de casi todas las áreas, estilismo, maquillaje, peinado, entre otras. Su estilo extravagante y rebelde les hizo llevar hasta la cima de la industria, con fotografías publicadas para Pop Magazine a tomar las riendas visuales del álbum Body Language para Kylie Minogue. Sus clientes han sido, Givenchy, Giorgio Armani, Miu Miu, entre otras, para revistas, la Vogue parisina y estadounidense, W, y más recientemente, unas cuantas apariciones en Vogue Italia.

Su trabajo fotográfico se regodea de hacer uso de efectos en photoshop, realzando el contraste, matices, y colores. En algunas entrevistas, mencionan una inspiración temprana del fotógrafo de los setenta, Guy Bourdin.