El complejo estado de la industrial textil en Bogotá

19 de agosto del 2017

Con una situación que sigue empeorando, el sector textil y de confesión bogotano busca identificar causas para seguir adelante.

El complejo estado de la industrial textil en Bogotá

Aproximadamente, hace un par de décadas, Colombia era reconocido en el ámbito económico por su exitosa producción de textiles y aporte primario en la industria de la moda, recordemos la telenovela insignia, Yo Soy Betty La Fea, con su elenco principal que se desenvolvía en una empresa relevante de la industria, reflejo de lo que pasaba al respecto en el país. Actualmente, esto se ha desvanecido y en la economía del país, los textiles y la confección están sufriendo una grave crisis, al tal punto que, expertos y personajes clave en el tema, mencionan la posible y casi inminente desaparición de la industria.

La Cámara de Comercio de Bogotá cuenta con las siguientes cifras: hay 30.805 empresas registradas, estas representan, oficialmente, el 38% del país. Bogotá resalta como el principal centro de producción, comercialización y oferta de diseño en Colombia. El sector textil en la capital, aporta el 1.36% al PIB. Del total nacional de empleos del sector de cuero, calzado y marroquinería, el 23.6% se encuentra en Bogotá. A través de la industria de la moda y confección se generan, exclusivamente, 210.000 empleos directos. Asimismo, se cuenta que en el 2016, según la DIAN, el sector moda presentó USD$ 247.858.595 en exportaciones.

Con la premisa de generar una plataforma competitiva que impulse talentos nuevos y establecidos, así como empresas grandes o medianas, la Cámara de Comercio de Bogotá, le apuesta a la Bogotá Fashion Week para mostrar a la ciudad o región como una zona impulsada por la creatividad. Las industrias culturales y creativas aportan el 3.3% al PIB nacional, y la capital contribuye con el 92% de los servicios culturales del país. La semana de la moda bogotana pretende generar un espacio especializado en el contacto y circulación para los negocios, apuntando al fortalecimiento de la industria y el logro de empresas sostenibles.

La cara negativa de esta historia viene aquí, la Cámara Colombiana de Confección y Afines sostiene que, en lo que va del año, entre 50.000 y 80.000 desempleos reporta el sector económico. Y acompañando este problema, Fabricato, una de las empresas de telas colombianas más grandes, ha comunicado que suspenderá sus actividades por 15 días, es decir, hasta el 10 de septiembre. Se alega que las principales causas de esto son, la alta competitividad con el producto exterior, el decreto 1745 impuesto a mediados de 2016, que altera los aranceles y lo estipulado en cuanto a las normas para el ingreso de mercancía importada, que proyecta un tema de precios muy bajos en colosales cantidades y en ciertos casos, apoyado en el contrabando.

Según Julio César Mendoza, presidente de la feria Ibagué Maquila y Moda, otras razones sobre lo que está sucediendo, competen a “La producción nacional de telas puede ser suficiente en cantidad, pero en variedad, para la diversificación del producto final, no” . También expone que es importante bajar los precios de producción, en términos de cosecha, transporte y energía. No hay una solución sencilla a un tema que es tan complejo, producción, creatividad, competitividad con el producto exterior, personajes especialistas tratan de dialogar y seguir buscando respuestas sobre qué se puede hacer para que esta industria de tanta tradición no se extinga.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO