El lado oscuro del modelaje que Kendall Jenner ignora

21 de agosto del 2018

Kendall Jenner enfurece a sus colegas modelos así.

Jenner

El reality estadounidense Keeping up with the Kardashians se estrenó en 2007, retratando la fama en ascenso de Kim Kardashian, que hasta el momento era conocida por ser una de las minions de Paris Hilton, y su familia. Ese año Kendall Jenner, una de las menores de este clan, tenía solo doce años, lo que quiere decir que en la última década una amplia audiencia la vio crecer.

Eso de madurar ante los lentes parece algo privilegiado y envidiable para el resto de los mortales, pero seguro que esconde ciertos matices negativos que hacen a esta modelo y celebridad no llevar una vida tan fácil y compleja, en otras palabras, la hacen humana.

Por otro lado, está la historia de Natalia Vodianova, nació en la ciudad rusa de Nizhni Nóvgorod, en una familia pobre, a los once años tuvo que ayudar a su mamá a vender frutas en un puesto ambulante, además, una de sus hermanas sufre de parálisis cerebral, sí o sí se veía obligada a buscar un futuro mejor para sus seres queridos. Un día fue descubierta por un cazador de modelos de una agencia, la llevó a París y poco a poco ganó la admiración de la industria y el título de supermodelo, ahora tiene una fundación que apoya a los niños menos afortunados de su país natal.

¿Pero qué tiene que ver Kendall Jenner con Natalia Vodianova? Hace poco, Jenner apareció en la edición estelar que celebra los diez años de la revista de moda británica Love, a cargo de la estilista Katie Grand, hizo sus primeras fotos topless y el medio aprovechó para hacer una sustanciosa entrevista.

En un apartado publicado en Instagram por Love, la celebridad de 22 años expresó, “Desde el principio hemos sido súper selectivos sobre qué shows yo haría… Nunca fui una de esas chicas que hacen como treinta por temporada o la mier… que sea que ellas hagan. Más poder para ella. Pero yo tenía un millón de trabajos, no solo pasarelas, pero sí de todo. Toda la combinación era muy abrumadora y yo empecé a asustarme un poco y necesitaba dar un paso atrás”.

Esta confesión en breve hizo enfurecer en redes sociales a sus colegas modelos, es aquí donde es útil el ejemplo de Natalia, después de todo, ella tuvo que trabajar duro, viajar muy pequeña a un país que no conocía, no saber hablar otro idioma más que el nativo, endeudarse con la agencia con que firmó, además de proveer a su familia. Los seguidores de Instagram o una familia célebre no le iban a conseguir abrir el show de Prada o aparecer en la portada de Vogue Italia.

Entre las reacciones que se encuentran están, la de la modelo Vlada Roslyakova, que rompió el récord de caminar más shows en una temporada en el año de 2007.

“Solo un recordatorio, que algunas de “ESAS CHICAS”, que harían como 86 shows por temporada, no treinta ‘o la mier… que sea que ellas hagan’ no tenían el lujo de decir NO a trabajos y ser ‘súper selectivas sobre qué shows hacen’ en orden de ser capaces de CONSTRUIR sus CARRERAS durante los días sin Instagram y obtener ‘más poder'”. Dice Roslyakova.

La lista continúa, Daria Strokous, también de nacionalidad rusa, se pronuncia, “‘… La mier… que sea que ellas hagan’ es dar lo mejor de sí mismas y hacerse su camino, y tratar de hacer un poco de dinero para poder proveer para ellas y sus familias… Oh, y son setentas shows por temporada. Para que conste, todas estamos jodidamente orgullosas de cada una que lo hizo”.

La modelo trans, Teddy Quinlivan, reconocida por su trabajo para Louis Vuitton, menciona, “Como modelos necesitamos levantarnos mutuamente. Todas trabajamos extremadamente duro para perseguir nuestros sueños, hasta las ‘chicas que hacen como treinta shows por temporada o la mier… que sea que ellas hagan’.

Si tienes suerte como modelo podrías ganar lo suficiente para no estar en deuda con tu agencia, tal vez mudarse del apartamento de modelos… Si tienes suerte. Soy privilegiada, soy blanca, soy una mujer trans pasable, mi familia no depende de un cheque para sobrevivir. Desafortunadamente este no es el caso para la basta mayoría de modelos que tienen que dejar todo atrás incluyendo a sus familias para alcanzar una mejor vida. Las modelos no solo vienen de Calabasas (Origen de Jenner)… Vienen de Somalia, de la tundra siberiana, una villa rural de China, un parque de remolques en Tennessee. Hacer comentarios despectivos acerca de tus pares no te lleva a crecer o unir a la industria sin regulación que desesperadamente la necesita”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO