Kylie Minogue: 50 años de espectacularidad

Kylie Minogue: 50 años de espectacularidad

28 de mayo del 2018

Puede que la música pop desde cierta perspectiva parezca un mundo superfluo y frío, pero si uno se acerca a sus amantes podrá entrar en contacto con el sentimiento cálido que este género musical produce. Una representante ideal de este es la australiana Kylie Minogue, que con más de 26 años de carrera, más de 80 millones de álbumes vendidos, ganadora del Grammy y con varias giras mundiales, ha conquistado a más de uno sin importar su posición geográfica. Hoy 28 de mayo llega a su década número cinco, celebrando un estilo prodigioso, alguien que le apuesta a la diversión en el momento de vestir.

Minogue nació en Merlbourne Australia y antes de dedicarse plenamente a la música fue una estrella de televisión, reconocida por diferentes novelas. Pero para el año de 1987, con un estilo característico de la época, ropa normcore, pelo con permanente y una gran sonrisa, puso a bailar a más de uno con hits como The Loco-Motion o I Should Be So Lucky.

Kylie Minogue, 1992. (Happy birthday❤️)

A post shared by ACHTUNG! (@achtungmagazine) on

Durante los años de 1990, lanzó cuatro discos de estudio, Rythm of Love, Let’s Get to It, Kylie Minogue e Impossible Princess. En los dos primeros, la princesa del pop australiano muestra un estilo fresco, propio de la década, con vestidos cortos para sacarle provecho a sus 1,52 de estatura, maquillaje y peinado con toque sesentero pero siempre manteniendo la sensualidad, incluso se le podría ver usando trajes de Versace. Para el último, Impossible Princess, su apariencia se hace un poco más arriesgada y más contemporánea, siendo el año de 1997, en la propuesta visual se le veía usando kimonos y llevando el típico vestido recto ceñido al cuerpo, un ícono de los noventas.

La cantante recibe el nuevo milenio con su séptimo álbum llamado Light Years, el sencillo más reconocido es la canción pegajosa Spinning Around, fácil de recordar por su vídeo, en el que podemos ver a Kylie como la diosa de la pista de baile, en un conjunto dorado y resaltando, más que nada, sus piernas, gracias a ese minishort provocador.

El éxito rotundo internacional de Kylie Minogue llega con su disco Fever, que cuenta con elementos disco y del electro y synth pop de los ochentas, sencillo de tararear gracias a su principal canción Can’t Get You Out of my Head, a cualquiera se le puede venir de inmediato a la cabeza ese sensual “la la la la la la la…”. En su vídeo ella opta por un revelador vestido blanco, de aberturas a ambos lados de las piernas y capucha sobre la cabeza, muy al estilo de Grace Jones. También, vale recalcar cada uno de sus looks en los otros hits de este trabajo, como Come Into my World, In Your Eyes, Love at First Sight. En la gira promocional, probablemente su look más importante es aquel top y minifalda de malla brillante, acompañados de unas botas a la altura de los muslos en color plata, todo de Dolce & Gabbana.

Para su próximo álbum, Body Language, Minogue encarga una Brigitte Bardot moderna, top de rayas horizontales en blanco y negro, y medidas veladas oscuras. Su sensualidad llega a un nuevo nivel. En el vídeo del primer sencillo, llamado Slow, podemos verla en una piscina pública de Barcelona, recostada sobre el suelo, usando un ajustado vestido de Nicolas Ghesquière para Balenciaga, mientras que bailarines semidesnudos se mueven a su alrededor.

Lamentablemente, la artista fue diagnosticada con cáncer de mama en 2005. Para el siguiente año, a pesar de irse recuperándose, presentó su gira Showgirl: The Homecoming Tour, una extravagancia con modelos diseñados originalmente por John Galliano, la mayoría de coreografías fueron modificadas para que ella no diera todo de sí si misma.

En 2007 regresa a los escenarios con el disco X, una Kylie Minogue más rubia, moderna y avant-garde se muestra con más fuerza y sensualidad. Su estilo se puede definir, ochentero, clásico, dominatrix, en términos más avanzados. Algunas canciones recordadas con In My Arms, The One, 2 Hearts y Wow.

Su carrera continúa con el álbum número once, Aphrodite, y lo que más resalta son los trajes usados en su gira de conciertos, diseñados por la marca italiana Dolce & Gabbana, Kylie se convierta en una diva al estilo griego clásico, entre blancos y dorados.

En los últimos años, con discos como Kiss me Once y el último y actual Golden, Kylie Minogue sigue haciendo uso de trajes elebaborados, contando con, además de Dolce & Gabbana, el francés Jean Paul Gaultier. Y además de su estilo en escenario, su día a día en alfombras rojas enseña el estilo clásico pero sensual de esta artista de voz susurrante y tierna.