La joyera de la naturaleza

La joyera de la naturaleza

16 de Enero del 2012

Nathalie Regnier es una artista joyera que crea piezas únicas y glamurosas hechas a mano. Combina materiales como diamantes, oro verde, cristales de Swarovski y esmeraldas colombianas con fibras naturales étnicas y plumas. El resultado son piezas sofisticadas de joyería.


Estas joyas son fabricadas con materiales que han sido extraídos mediante procesos que no deterioran el medio ambiente. Las plumas y la fibra de werregue se pueden usar sin destruir la selva sin talarla ni destruirla, en su cosecha, apoyando así el modo de vida tradicional de artesanos nativos a dichas selvas. Nathalie se ha comprometido también usar solo oro verde.

Estos materiales selectos, moldeados en un diseño contemporáneo y sofisticado, se convierten en piezas de joyería eternas que crean conciencia ambiental.

El werregue es una fibra de palma de la costa pacífica colombiana, conocida científicamente como el Chocó biogeográfico. Es una zona rica en biodiversidad y, por lo tanto, debe ser protegida. Los indígenas de la etnia Woounan, que viven a en la cuenca del rio San Juan, han utilizado esta fibra por siglos.

Los hombres cosechan el cogollo de la palma en el bosque; las mujeres la transforman en una fibra casi textil, la tiñen con tintes naturales y la cosen en artesanías. La flexibilidad de estas fibras es de resaltar, así mismo su permeabilidad. Estas artesanías son famosas por sus motivos zoo-mórficos, colores únicos y por la calidad de la fibra.

Las plumas son parte importante de muchas piezas. Éstas son recolectadas de manera sostenible en zonas prístinas de la amazonía colombiana. Son únicas en el sentido en que son recogidas en la selva por indígenas o investigadores, y algunas jamás han tocado el suelo. En varias oportunidades la artista ha recolectado muchos de estos materiales ella misma, en viajes de investigación o cuando acompaña a su esposo en campamentos donde él desarrolla proyectos de conservación de jaguares.