La nueva reina del despecho en inglés

La nueva reina del despecho en inglés

12 de enero del 2012

Lana Del Rey se define como una Nancy Sinatra pandillera, y tiene razón. La música que compone y la voz con la que interpreta sus canciones de despecho no pertenecen a esta época. Lana está embrujada por el espíritu de los años sesenta y la forma como lo expresa le sienta muy bien. En menos de seis meses, esta mujer de 25 años se ha convertido en la bomba musical. Su presencia es tan fuerte que también es un ícono de moda. Su más reciente aparición tuvo lugar en las páginas de un editorial de moda para la revista V.

Todo comenzó hace 3 meses con el video de la canción ‘Video Games’. Del Rey había grabado su primer álbum  independiente y aunque este no era el sencillo principal, era su canción favorita. Así que se decidió a lanzarla en YouTube. De inmediato se convirtió en un éxito y la gente quería saber más de ella. “Es una canción muy emocional, me trae muchos recuerdos y aunque ha pasado un tiempo desde que la escribí, aún lloro cuando la canto”.  Las imágenes de Video Games muestran a una mujer con peinado de Brigitte Bardot, uñas largas y labios voluptuosos que mira la cámara como si fuera su presa, mientras canta con susurros una canción de amor para chicas malas.

La popularidad de Del Rey creció de forma inesperada. Incluso ella misma reconoce que no sabe por qué la gente paga verla cantar. Después de Video Games, aparece filtrado en internet el sencillo oficial del álbum, llamado ‘Born to Die’. Quienes ya la seguían, ahora la adoran y los que no la conocían quedan impresionados al oír la nueva canción. La cantante ya ha hecho pequeñas giras por Europa y la aceptación ha sido total. “Me piden autógrafos y quieren tomarse fotos conmigo. Aún no se cómo lidiar con eso”, dice Del Rey. Una de sus recientes presentaciones fue en la piscina del hotel Chateau Marmont de Los Angeles, donde el entorno ayudó a esa imagen etérea de diva despechada de los sesenta que tiene Del Rey.

Una de las características principales por las que Del Rey llama la atención, aparte de su voz profunda, es su apariencia física. Es bonita, pero su estilo hace que se le tome en serio porque está muy lejos de parecerse a las reinas y princesas del pop. “No quiero competir con nadie, no creo que me parezca a nadie”, afirma Del Rey. Sus atuendos y adornos son únicos y comunican belleza y sensualidad sin ser obvios. El lenguaje de Del Rey no son los escotes ni las prendas que no dejan nada a la imaginación. Del Rey seduce con el estilo de la niña buena que se ha vuelto mala y su preferencia en la ropa y los peinados clásicos la convierten desde ya en un ícono de moda.

Sus canciones no son bailables ni propias para un concierto lleno de luces y pirotecnia, sus letras hablan del sabor agridulce del amor y su voz parece suspirar en cada estrofa. Del Rey ya ha aparecido en Vogue y ha sido portada de las revistas Wonderland y Q. La última edición de la revista V, una de las más prestigiosas en términos de moda, le dedica un editorial de varias páginas en su interior. Las fotografías tomadas por Karim Sadli muestran a Del Rey en blanco y negro, luciendo piezas de Dolce&Gabbana y Prada. Sin importar qué piense Del Rey de su popularidad, muchos vaticinan que ella será una de las estrellas que protagonizarán el 2012.