La zarina de las fajas

La zarina de las fajas

14 de marzo del 2012

Sara Blakely no inventó nada, pero logró perfeccionar una de las prendas más importantes de cualquier mujer que busca tener un cuerpo perfecto: la faja. Spanx es diferente, su promesa es moldear y afinar el cuerpo de cualquier mujer, mientras reduce centímetros de más. No se nota y no incomoda. Todas las celebridades de Hollywood tienen una o varias Spanx en sus closets, y sus precios llegan a los 198 dólares. Blakely es la responsable de las curvas perfectas de las famosas y a sus 41 años es la portada de la revista Forbes,  ya que hace parte  de la lista de los nuevos billonarios del mundo.

Blakely quería ser abogado, pero su puntaje en el LSAT (examen para entrar a la universidad) no le permitió inscribirse en la Facultad de Derecho. “Si no hubiera obtenido un puntaje tan bajo, me habría convertido en abogado, y Spanx no existiría”, afirma Blakely. A los 27 años, esta mujer decidió cortar el pie de un par de medias veladas para ponérselas debajo de unos leggings: “Las medias apretaban un poco. Moldeaban las piernas y los leggings se veían muy bien. Me di cuenta que necesitaba una prenda de ropa interior que no existía”, cuenta Blakely.

Spanx es una empresa de 125 empleados que vende 200 productos en 11,400 almacenes de 40 países alrededor del mundo. La lista de celebridades que se declaran seguidoras de Spanx crece cada día. Hasta la más flaca necesita afinar la silueta y aparecer como un maniquí ante las cámaras y el público.

La actriz Gwyneth Paltrow, la empresaria y presentadora de televisión Oprah Winfrey, y hasta la jóven Myley Cyrus, han proclamado su devoción a las fajas creadas por Blakely. “Spanx es mi mejor amiga”, afirma la estrella de realities, Kim Kardashian, quien si no fuera por las fajas, tendría muchos problemas para que sus curvas prominentes entren en los vestidos pegados al cuerpo que tanto le gustan.

Lea también

Qué ocultan tras la faja