Leal Daccarett, los esposos que crean moda

3 de noviembre del 2013

Francisco y Karen, casados, tienen una de las marcas de diseño con más potencial en Colombia. Se complementan porque “él tiene la visión del hombre hacia la mujer y ella de la mujer hacia la mujer”.

Leal y Daccarett, Diseño, Moda, Kienyke

Francisco Leal y Karen Daccarett son una pareja de esposos que atraen las miradas por esa mezcla tan interesante que resulta de su unión y el toque excéntrico de su mirada. Ella barranquillera, diseñadora de modas, y él arquitecto bogotano, pero con raíces caleñas, conforman la marca de diseño de modas Leal Daccarett.

Karen, tímida, y Francisco, mucho más expresivo, dicen que diseñan juntos cuando caminan, manejan o están descansando. Siempre están creando historias inspiradas en la mujer latinoamericana: las palenqueras, las señoras que caminan por los pueblos colombianos y se ven siempre “dignísimas y orgullosas en su ropa de domingo”.

El otro tono de sus diseños, de la estructura y el color, son sus raíces extranjeras y su vida en Milán, donde se conocieron. Karen llegó a estudiar a la capital italiana y tenía el teléfono de Francisco, quien era una especie de anfitrión de los colombianos que querían a vivir allí. Ambos se especializaron en diseño en el Instituto Marangoni de Milán. Se convirtieron en amigos inseparables, pero años más tarde él se quedaría en Italia para trabajar con Mantero Seta, fábrica que le produce materiales a grandes marcas de moda como Louis Vuitton, Moschino y Chanel. Ella regresó a Colombia con la idea de montar empresa.

Leal y Daccarett, Diseño, Moda, Pasarela, Kienyke

Fue en unas vacaciones en Colombia que decidieron que su relación de amigos debía trascender. “En esas vacaciones nos dimos cuenta de que era amor y él ya no se pudo deshacer de mi”, dice Karen. Su esposo y compañero en esta marca describe a Karen como una persona “fuera de este mundo”, una característica de ella por la que a veces pelean, pero que como diseñadora le fascina porque le da un toque diferente.

“En lo personal Karen es la persona más pura y transparente que se puede conocer, ella no tiene dobles facetas y es el ser más leal que hay”, cuenta Francisco. A Karen le cuesta algo más describir a su esposo, pero afirma que es alguien que va a mil por hora. “Tiene un don con la gente maravilloso. Somos un complemento, él tiene la visión del hombre hacia la mujer y yo de la mujer hacia la mujer”.

Actualmente, siguen creciendo con su marca, la cual piensan expandir al mundo, y por eso acaban de llegar de abrir la Fashion Week en Panamá.

La otra parte de su vida es su hijo Jacobo, de dos años. Con él viajan una vez al mes a Cartagena para perderse del mundo y estar en el mar. Si no están allá se van a recorrer algunos pueblos de donde sacan la inspiración. También cuidan mucho un jardín que tienen juntos y les encanta salir a bailar. No buscan la desconexión porque tienen un trabajo del que no se cansan. Lo feo también los inspira. “Esto es la mayor excentricidad de nuestra vida. No tenemos de qué desconectarnos”, afirman. Mientras conversan sobre lo que es la mujer Leal y Daccarett se dan cuenta que cuando uno empieza a hablar el otro finaliza cada oración.

Leal y Daccarett, Diseño, Moda, Kienyke

Llegan a la conclusión de que la mujer que inspira sus diseños es fresca, curiosa, coqueta, alegre, trabajadora y excéntrica. “No es una mujer plana, es una mujer que le gusta llegar a una fiesta y que de frente registre diferente a la espalda, que las telas se muevan y suenen. Ella va más allá”.

¿Por qué decidieron comenzar esta marca de ropa?

Teníamos un concepto de la moda muy parecido, así como del tipo de ropa que queríamos vestir, de cómo debía ser la marca y el espíritu de esta. Fue muy chévere pensar qué es Latinoamerica para el mundo y encontrar la esencia latina en el colorido. Esa fue nuestra inspiración.

Probamos por un año para ver si nuestro producto gustaba acá. La idea era rescatar el espíritu de la mujer latinoamericana que es alegre, sofisticada, extrovertida, algo excéntrica, que no le da miedo nada y se viste un poco para ella o para conquistar. Partimos con lo que crecimos: las mujeres que llevan el mercado, las palanqueras, las señoras que uno ve por los pueblos de Colombia que son divinas, bien vestidas, con su ropa de domingo, dignísimas, orgullosas, los tendedero de ropa en los pueblos, las ferias de carnaval, las corridas. Además, tomamos algo de nuestros backgrounds familiares y los empezamos a mezclar y así empezó a nacer la mujer Leal y Daccarett.

¿Qué encontramos de las raíces árabes e italianas de sus familias?

Son raíces muy cercanas a nosotros. Karen es súper árabe y barranquillera a la vez. Yo me acuerdo de mi mamá yendo a fiestas del 31 de diciembre en Cali y me quedaba viéndola cuando salía divina. También tenemos la influencia de Italia, un país al que queremos y le debemos mucho porque nos moldeó el ojo para ver Latinoamerica de otra manera. Por eso nuestros productos apuntan a ser internacionales.

Leal y Daccarett, Diseño, Moda, Kienyke

¿Cómo logran trabajar en pareja?

Se da de una forma orgánica y tan poco calculada que es difícil decir cómo. No podemos decir es que Francisco le da el color o Karen la estructura. Todo lo hacemos ambos y somos arriesgados en mezclar. Aunque la gente no lo crea en cada prenda estamos metidos los dos.

Pero, ¿cómo es el proceso creativo de una colección?

Lo hablamos mucho. Empezamos a crear una historia, también tiene que ver el destino. Decimos: esta mujer es así y piensa de tal forma. De ahí partimos. Diseñamos manejando, caminando, nunca sentados frente a un papel.

¿No les cuesta trabajar como esposos?

No. Ha habido retos y dificultades, pero no por el hecho de trabajar juntos.

¿Pensaron que iban a tener éxito desde un principio?

Lo importante es que nos reconozcan el trabajo, pero no trabajamos por el éxito. Nunca pensamos en cuánto íbamos a ganar o qué tan lejos íbamos a llegar, si no en hacer lo que nos encanta y morimos por hacer. Le apostamos con muchas ideas a que nos fuera bien.

Leal y Daccarett, Diseño, Moda, Pasarela, Kienyke

¿Qué es el estilo para Leal y Daccarett?

Es sacar al exterior lo que tienes en el interior: divertirte vistiéndote, comunicar. Aunque esa palabra estilo es jartísima igual que el término clase. No hay que ponerse tanto límite.

Ustedes trabajan con mujeres artesanas, algunas de ellas madres cabeza de familia, ¿cómo empezaron ese proyecto?

Trabajamos con mujeres que venían de unos dramas espantosos -como muchas familias en Colombia- pero gracias a que saben coser o bordar le damos a ese drama un toque de alegría.

Llegamos a ellas por destino y desde nuestra primera colección todo se fue dando. No queríamos que la técnica de ellas se perdiera, porque venían aprendiéndola de generación en generación, y algunas estaban de empleadas domésticas, o haciendo otras cosas diferentes. Ellas nos aportan ese conocimiento, sobre todo a nuestra línea de casa.

¿Qué historia contaron en la última colección que abrió la Fashion Week de Panamá de este año?

Fue divertido porque pensamos en esa mujer latinoamericana de los años 40, que se iba a Hollywood y triunfaba. Por un lado estaba esa mujer y por el otro la norteamericana tratando de bailar, de ser divertida y tener algo de la latina.

Leal y Daccarett, Diseño, Kienyke

¿Qué proyectos vienen para Leal Daccarett?

Nos acaba de ir muy bien en Panamá. Queremos empezar a vender en el exterior. Además, tendremos Leal Daccarett hombre y seguiremos fortaleciendo la línea de casa y accesorios.

¿Qué le aconsejan a una mujer que quiera verse bien, seguir la moda?

Hay que conocerse a sí misma, saber la edad, el tamaño y la ocasión. La gente bien vestida conoce estas cosas. Lo importante es saber estar y dejar de mirar tanto Hollywood.

Leal Daccarett 

@lealdaccarett

@JuanaRestrepo87

Lea también

De bruces en la pasarela

La modela de Aguablanca que desfila con una bala en su pulmón

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO