Los culottes, los pantalones que se convirtieron en aliados

16 de junio del 2017

Los culottes son absolutamente cómodos y con los complementos adecuados pueden funcionar para una buena pinta.

Los culottes, los pantalones que se convirtieron en aliados

De unos años para acá, la gente ha resaltado mi estilo para vestirme y debo reconocer que hay veces que me da un poco de pena porque no es que yo sea la más, simplemente soy fiel a lo que me gusta, esté o no de moda.

Por estos días se ven mucho los culottes, pantalones anchos y altos en el tobillo que de alguna manera me gustaban pero a los que les hice el feo por mucho tiempo porque según los ‘expertos’ no son muy favorecedores a menos que usted mida dos metros y pese cuarenta kilos. Un día, en rebajas compré unos sin pensarlo y sin medírmelos; al llegar a casa me los puse y desde entonces estamos viviendo un idilio fashionista.

Lea también: Cinco prendas que no deben usar los hombres en la calle 

Los culottes son absolutamente cómodos y con los complementos adecuados pueden funcionar para ir a trabajar, a una cena con amigos o para la ocasión que necesite. Yo los uso mucho para ir a la oficina y los combino con un body (otra prenda a la que le tenía mis prevenciones y que ahora es pilar fundamental de mi armario) que me resalte a mí pero que no le quiten protagonismo a los pantalones. Como soy pésima para los tacones, me los pongo con botines de punta y con tacón medio que logran un efecto óptico de alargamiento.

Como una de las grandes herencias de la moda de hoy es la inclusión de los tenis en todos los looks posibles, con este tipo de calzado también los culottes funcionan y se le agrega una camiseta puede construir un atuendo original para un viernes relajado en la oficina o para el fin de semana. Estas son sólo un par de ideas porque lo interesante de la moda es poder jugar con las prendas y ver que puede servir para cada quien.  Así es como nacen las tendencias.

Lea también: Medias cortas con tacones, los años 20 vuelven a la actualidad

Contrario a todo lo que yo creía, los culottes han resultado un gran aliado y paradójico a lo que opinan “los expertos”.  Estos pantalones ayudan a las que tenemos complejo de ‘Frodo’ y a aquellas que dicen ser las nuevas modelos de Botero porque con los zapatos pueden hacernos ver más altas y porque camuflan todo aquello que queremos disimular.

Desde siempre la moda o sus estándares nos enseñaron a tenerle miedo a los volúmenes porque nos “pueden hacer lucir gordas”, seguramente a muchas niñas les pueda pasar esto pero la verdad he conocido o he visto pocos casos donde los culottes resulten poco favorecedores.

Si tiene unos kilos de más no se afane y hágale. Lo qué hay que hacer para evitar la situación (que debe tornarse penosa o dramática) es hacer un look de un solo tono (pantalón y blusa del mismo color) y accesorios de colores que centren la atención en los detalles de la pinta.

Pero estas prendas también son lo máximo para aquellas privilegiadas que cuentan con una estatura privilegiada. Con unos tenis o bailarinas, los culottes pueden crear unos looks muy funcionales, perfectos con camisetas estampadas, ideales para un día en la oficina o tarde de amigas.

Culottes Time by @mariasymagdalenasshop ?

Una publicación compartida de ? Anavintage72/ Ana Lozano (@anavintage72) el

Por: María Fernanda Cantini

Twitter: @lacantini

Instagram: @lacantini

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO