Los retos de la Nueva EPS

Los retos de la Nueva EPS

4 de mayo del 2011

José Fernando Cardona es un médico manizalita de la Universidad de Caldas. Pero al contrario de la idea de muchos médicos que quieren salvar vidas, él decidió especializarse en administrarlos, otra manera, aunque indirecta, de salvar vidas.

El doctor Cardona asumió un nuevo reto en su vida en noviembre de 2009, cuando se posesionó como presidente de la Nueva EPS, a la que pertenecía como miembro de la junta. Esta entidad tiene dentro de sus afiliados la mayor población con enfermedades de alto riesgo del país, consideradas de alto costo en el sistema de salud colombiano. Son personas con cáncer, sida, condiciones renales crónicas, discapacidad y diabetes juvenil.

El doctor Cardona también se ha desempeñado como Secretario de Salud de Bogotá durante las alcaldías de Enrique Peñalosa y Antanas Mockus; como vocero de la pandemia AH1N1, y asesor en salud del entonces ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

Como cabeza principal de la Nueva EPS, el doctor Cardona logró llevar a punto de equilibrio técnico la entidad, a pesar de las graves dificultades financieras cuando se posesionó como presidente. Cardona asegura que eso lo logró al ajustar y estabilizar la operación de la compañía con el ordenamiento en la red de servicios; optimizar el costo médico y trabajar con las prestadoras de servicio, algo que permitió no aumentar el costo en la atención más de lo establecido.

Ya alcanzado el punto de equilibrio, las metas por cumplir son muchas. Entre las más importantes está la implementación de un plan complementario, que si bien sería similar al de otras entidades, al de la Nueva EPS tendrían acceso las personas de estratos tres y cuatro, y no sólo las de estratos cinco y seis, como ocurre en la mayoría de los casos. El próximo mes de agosto, en el aniversario de la Nueva EPS, espera ponerlo en funcionamiento, un proyecto que el doctor Cardona ha gestado desde que llegó a la presidencia.

Sin embargo, el presidente de la Nueva EPS considera necesario para darle viabilidad a los próximos proyectos, un reajuste por parte del estado a la Unidad de Pago por Capitación ‒UPC, que es el costo que se le reconoce a las EPS por cada afiliado‒. Cardona considera que sin un reajuste de al menos 3.45%, teniendo en cuenta que la Nueva EPS recoge el mayor número de afiliados con enfermedades de alto riesgo, no sería posible mantener el equilibrio técnico ya alcanzado, ni llevar a cabo proyectos para mejorar el sistema de servicios de la entidad.