Madonna y el look que cambió su carrera

16 de agosto del 2018

El bustier cónico cambió la industria de la moda y el pop.

Madonna

¿Qué hace a una verdadera estrella del pop alcanzar este estatus? Buena voz, atractivo físico, personalidad elocuente, actuaciones estelares y momentos icónicos de la moda, todos estos elementos los posee Madonna, solamente que a un nivel que trasciende, a eso se le debe su tremendo éxito comercial y ser quien se acredita con el dorado título de la reina del pop. En cuanto al último ingrediente, el del momento especial en la moda, hay un look que definitivamente divide su carrera en dos, el antes y después del bustier cónico diseñado por Jean Paul Gaultier.

Para el año 1990, Madonna no solo había dejado en la memoria colectiva el álbum provocativo, con tintes personales dolorosos y felices, de Like a Prayer, no solo se había separado de su primer esposo, el actor, Sean Penn, tras haber abusado de ella violentamente, sino que celebraba el lanzamiento su primer disco de grandes éxitos titulado The Immaculate Collection, haciendo el guiño sarcástico a la imagen religiosa de la Inmaculada Concepción, por lo que decidió salir de gira por el mundo, propagando la palabra del evangelio según Ciccone.

Happy Birthday @madonna #madonna

A post shared by Steve Jones (@batjonesy) on

Esta gira promocionaba su último álbum, el cual, según los críticos, evolucionaba su carrera, de empezar como una sensación pop estadounidense a una celebridad poderosa e influyente en la industria musical internacional, por eso no resulta extraño que el tour lleve el llamativo nombre de Blond Ambition, en español, la ‘Ambición Rubia’, con estos atributos, Madonna se mostraba como un ser inalcanzable, un personaje de ficción, una superheroína.

El concierto empezaba con la chica material interpretando Express Yourself, ella usaba un traje de sastre, de rayas claras verticales y fondo negro, pero esto no era lo que más llamaba la atención, ya se había visto una Madonna andrógina años atrás en la etapa de Papa Don’t Preach, sobre el blazer, en la parte de los senos, a través de dos aberturas, se asomaban dos figuras puntiagudas.

Al quitarse la chaqueta en medio del performance, Madonna desvelaba un objeto tan provocador como inquietante, un corsé, o bustier, en color rosa, muy lencero, pero que hacía chillar porque sus senos se mostraban en figura de conos, amenazantes y revolucionarios.

Jean Paul Gaultier, diseñador francés, conocido como l’enfant terrible de la moda parisina, fue el encargado de crear esta pieza icónica. La intérprete le había conocido hace un tiempo, y es que Gaultier era el nombre en todas las bocas que seguían esta industria, coqueto y aventurero, abrió su marca homónima a finales de los setentas y tomó los 1980 como un tornado que no paraba de lanzar éxitos, con un estilo clásico francés que combinaba lo atrevido de las calles.

Y como Madonna tenía y tiene buen ojo para descubrir talentos innatos, fichó a Jean Paul como el diseñador de su vestuario para la Blond Ambition Tour. Este creativo llevaba haciendo corsés con conos en el busto desde pequeño, cuando le hacía trajes a su oso de peluche. Ahora la tarea era llevar estas ideas a los trajes de una de las giras más populaes en la cultura pop.

Madonna enseñaba esta prenda en todo el principio del concierto, el momento que más lo lucía era mientras cantaba Open Your Heart. Pero este no era el único, la segunda sección, era iniciada con el gran clásico de esta cantante estadounidense, Like a Virgin, ella se recostaba en una cama en terciopelo rojo, mientras usaba un segundo bustier cónico, esta vez en dorado y cordones, simulaba el acto de la masturbación, lo que llevó la polémica a la estratosfera.

Con este chistecito, de ropa osada y movimientos eróticos, Madonna fue amenazada de ser arrestada en varias ocasiones, como lo muestra su documental de 1991, Truth or Dare, con la premisa de que era un acto inmoral, que atentaba con la integridad de la sociedad. Incluso, cuando estaba dando sus shows en Italia, el Vaticano le pidió que no se presentara, por supuesto ella se defendió con una rueda de prensa mordaz, aunque esto le tomó ser excomulgada por la iglesia católica, esa que la educó desde pequeña.

Este look cambió su carrera, dictó una nuevas reglas de juego, de ahí en adelante, se esperaba que todo su vestuario tuviera ese factor bomba. Su influencia se demuestra en el vídeo de Amor a la Mexicana, de la cantante Thalía, que usa un corpiño, o en Lady Gaga, usando un brasier que explotaba en las puntas o el que tenía dos armas de fuego en cada seno en el vídeo de Alejandro.

Y como Madonna se mantiene reiventando, mostró una nueva versión del bustier, en colaboración con el mismo diseñador, en la gira de 2012 MDNA Tour, esta vez en tiras negras que se habrían hasta la cadera, con camisa clásica blanca y pantalón negro de traje negro por debajo. Feliz cumpleaños, Madonna Louise Veronica Ciccone.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO