El poder de Madonna y sus diez looks más icónicos

wikimedia commons

El poder de Madonna y sus diez looks más icónicos

16 de agosto del 2017

La cultura pop, con toda su masificación y proliferación de música, arte, moda, entre otras, ha ofrecido al mundo, millones y millones de estrellas. Estas, a través de una creativa revolución, polémica, o sencillamente, del talento, han dejado una huella imborrable en la historia de la humanidad.

El exponente femenino por excelencia, ganado con sudor, lágrimas y hasta sangre, es Madonna Louise Veronica Ciccone, conocida también como, la chica material, la boy toy, la ambición rubia, Maddie, Magde, M o simplemente Madonna. Originaria de Bay City, Michigan, ha sido cuerpo de escándalos y ovaciones, a punto de ser capturada por actos inmorales en sus conciertos, excomulgada por la iglesia católica, ganadora del Globo de Oro, Grammys, entre otros, la artista femenina con la gira más exitosa de todos los tiempos. ¿Hay alguna otra excusa para tenerla cuenta? Por eso, se han escogido los diez looks más recordados y representativo de esta artista.

El primer álbum, con canciones como Holiday o Lucky Star, por medio de sus videos musicales y sus presentaciones en vivo, Madonna demostró ser una chica particular y estrambótica, con maquillaje pesado, cabello alborotado y decolorado, y su ropa, aún más peculiar, tops de malla, lencería siempre visible, leggins en colores y diversos estampados, posiblemente por su amigo artista, Keith Haring, y lo más característico, las bandanas como tocados en la cabeza, los guantes en encaje y crucifijos, muchos crucifijos. Imagen que miles de adolescentes trataron de imitar y recuerdo de toda una generación.

Like a Virgin. En medio de las grabaciones de su primera película, Desperately Seeking Susan y a pesar de que ya tenía un álbum de estudio en su haber, Madonna no había alcanzado la fama por completo. Esto cambió súbitamente, con su segundo disco, Like a Virgin, como una virgen, tocada por primera vez. Su presentación en los premios de MTV, los VMA, fue tan provocadora como polémica, algunos la calificaron de obscena, otros de brillante. Un vestido de novia blanco en encajes y una frondosa falda en tul. Alcanzando tremendo éxito, la vida de esta chica no volvería a ser igual.

wikimedia commons

wikimedia commons

La Isla Bonita. Madonna lanzó en 1986 su tercer álbum de estudio, True Blue, con éxitos musicales como la canción sobre el aborto, Papa Don’t Preach, Open Your Heart, que en el vídeo la mostraba como una vedette vestida con un bustier negro que en los senos tenía puntas doradas y uno que, definitivamente, llegó al público hispano.

La sensación pop, en el video musical de La Isla Bonita, iba vestida con un traje de bailarina de flamenco, que actúa solitariamente, en un habitación llena de velas e imágenes religiosas, enseñando la crianza católica de Ciccone. Last night I dreamt of San Pedro… Letra con la que empieza la canción, fue inspiración para muchos pequeños en la época. En su gira mundial Who’s that Girl, Madonna adaptó el traje de flamenco a un traje de luces torero.

wikimedia commons

wikimedia commons

Para 1989, después de su violenta separación con el actor Sean Penn, Madonna lanza uno de sus álbumes más importantes, cambiando completamente su imagen y estilo musical, Like a Prayer. Asimismo, aparece en la película Dick Tracy y presenta su primer trabajo compilatorio The Immaculate Collection, con temas inéditos como Vogue o Justify my Love.

En 1990 emprende la gira Blonde Ambition, con el vestuario diseñado por l’enfant terrible, Jean Paul Gaultier, se muestra el que, probablemente, sería su look más icónico, el bustier rosado de conos en los pechos. No solamente sus trajes fueron polémicos, sino sus acciones, cuando presentaba la canción Like a Virgin, la chica material simulaba el acto de masturbación, nombrado como acto inmoral, en sus shows en Canadá, la policía pretendía detenerla si no omitía este número, también el Vaticano pretendió sabotear sus conciertos en Roma, a esto, Ciccone salió airosa como siempre.

El 25 de marzo de 1991 se dio la gala de los premios de la Academia, Oscar, en su versión número 63, a los cuales, Madonna fue invitada. Acompañada del rey del pop, Michael Jackson, llevó un vestido blanco de cuentas y brilantes por el renombrado diseñador, Bob Mackie, así como joyas valoradas en USD$ 20 millones de Harry Winston, muy al estilo de Marilyn Monroe. Se le pidió que cantara y se presentó cantando la sensual Sooner or Later.

Luciendo un atrevido y elegante diseño de Tom Ford para Gucci, look que en pasarela fue desfilado por la supermodelo Kate Moss, un pantalón de tiro bajo y bota recta, una blusa satinada azul celeste que por debajo llevaba un top transparente, Madonna se presentó en la celebración de los premios VMA, MTV en el año 1995.

La ambición rubia presentó el galardón a mejor vídeo rap y ganó a mejor vídeo femenino con su balada Take a Bow del entrañable álbum Bedtime Stories. Para recordar, a la entrada del evento cuando Madonna estaba siendo entrevistada, una desaliñada, Courtney Love, le lanzó un disco a la reina del pop, así como otros elementos que Love llevaba en su cartera.

A finales de la década de 1990, Madonna ya había dado luz a su primer hija, Lourdes León Ciccone, y después de abandonar el catolicismo, se entregó a la Kabbalah, marcando su siguiente álbum, Ray of Light, donde se reinventó por completo y creó su siguiente look iconico. Con aires asiáticos, presentó el vídeo musical Nothing Really Matters, mostrándose como una geisha japonesa. Este atuendo lo adaptó para su gira mundial de 2001, Drowned World, para promocionar su álbum Music.

Entrada en el siglo XXI, y ad portas de cumplir los cincuenta años, esta chica se ha reunido con uno de los integrantes de la banda de los años setenta ABBA, Benny Anderson, generando el gran éxito que marcaría a las nuevas generaciones, Hung Up.

Con samples de la canción de la misma banda, Gimme Gimme Gimme, Madonna conquistó continentes enteros. Inspirada en el estilo femenino de la película Saturday Night Fever, utilizó un enterizo fucsia, blusa rosa en chifón y medias veladas, este look quedó en la memoria disco de muchas personas. En las presentaciones en vivo, Ciccone solía presentar este look en un color purpura, acompañado de una chamarra y botas de cuero de Gucci.

En 2009, con ya cincuenta años de edad, vigente como nunca, siendo imagen de las últimas campañas de Louis Vuitton, retratadas por el fotógrafo mejor pago de modas, Steven Meisel, la chica material estaba en boga de todos. De esta manera, Madonna fue invitada a la gala del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Nueva York, o simplemente MET Gala. Llevaba un modelo de la colección otoño – invierno 2009/2010 de Marc Jacobs para Louis Vuitton, un vestido corto azul, un tocado que parecían las orejas de un conejo y unas botas altas negras brillantes con corte en los muslos. Por estos años, se promocionaba su último álbum Hard Candy.

Para finalizar, otro importantísimo look de la ambición rubia, fue el que lució en otra gala del MET. Con el tema Chaos Punk en 2014, Madonna decidió lucir un atrevido y arriesgado atuendo, con reminiscencias a los inicios del punk, llevaba un blazer a cuadros con taches y nada más que unas medias veladas negras era lo que le cubría su parte inferior, esto fue diseñado por su intimo amigo, el italiano Riccardo Tisci para la casa de modas francesa Givenchy. Solo faltaban unos meses para lanzar el primer sencillo, Living for Love, para su actual último álbum Rebel Heart.

No dudes en contactarnos por nuestras redes sociales y escoger cuál es tu look favorito de la reina del pop.