Mala leche, diseño colombiano transgresor

Mala leche, diseño colombiano transgresor

20 de julio del 2018

Hasta ahora, el diseño de moda masculino en Colombia se había mostrado bajo una línea estricta que en términos de estética se reducía a lo convencional y lo sobrio. Pero gracias a los movimientos independientes que han expuesto en los últimos años alternativas interesantes sobre cómo puede verse un hombre, es que hoy existen otras opciones para darle versatilidad a sus guardarropas.

Un ejemplo de esto es Mala Leche, un proyecto universitario con una línea de sastrería que desborda el molde de lo formal, ofreciendo algo transgresor, versátil y contemporáneo.

KienyKe.com conversó con las mentes creativas detrás de la idea de Mala Leche, Daniela Amaya, Sara Chiappe y Juanita Camacho, diseñadoras de la Universidad de los Andes, quienes contaron cómo un trabajo de la clase Estudio 6 Moda se convirtió en una iniciativa de emprendimiento. “Teníamos que hacer todo el desarrollo de una marca, entender y diseñar para un estilo de vida, y eso es Mala Leche, un estilo de vida que terminó siendo muy grande y ha sido reconocido en diferentes lugares”, explicaron.

Sara Chiappe describió la identidad de Mala Leche: “Se trata de un hombre que tiene una vida un poco dual, porque por cuestiones familiares o laborales necesita formalizarse en diferentes momentos de su vida, pero se identifica con un estilo más informal, con la estética de las subculturas, sobre todo punk, para traer estos elementos a lo que es una vestimenta formal”.

De esta manera, el proyecto busca traer un “nuevo aire” al vestuario masculino, más que nada en términos de etiqueta formal, para que las personas, que no necesariamente se relacionan con los estilos tradicionales, tengan una opción para usar en diferentes momentos, sea una boda o algún evento de trabajo.

Y para continuar con su proceso de expansión y conocimiento de la marca, Mala Leche fue seleccionada dentro de una campaña realizada por Arturo Calle, y la agencia de publicidad, Sancho, quienes decidieron celebrar el Día de la Independencia con iniciativas jóvenes e innovadoras en sus tiendas. En esta ocasión seleccionaron trece marcas de diseñadores independientes colombianos para exhibirlos en diferentes ciudades de Colombia.

Después de abierta la convocatoria, la universidad sugirió esta iniciativa a los estudiantes y realizó un primer filtro para pasar los mejores proyectos a los directivos de la marca. Según detalla Daniela, hubo otro filtro en el cual cada iniciativa fue presentada personalmente por los jóvenes al empresario Arturo Calle y las marcas que él seleccionó, fueron finalmente escogidas para ser exhibidas sus tiendas.

¿Cómo es el proceso creativo de Mala Leche?

De acuerdo a sus creadoras se concentran en la unión de materiales tradicionales y no tradicionales. Al ver la colección, exhibida en Arturo Calle, es notable ver cómo se ensamblan textiles como el paño, material tradicional en la sastrería de hombres, junto a taches y cuerina. Así se trae lo underground a la ropa formal, dando un estilo más elevado, a través de ese factor extra, sin perder lo sofisticado con algo más relajado.

Sobre esto, Daniela anotó que “esto no es solo en el tema de los materiales, también en la horma, ya que nuestra ropa es muy entallada, recogiendo todos los patrones que se ven en esta subcultura, los que van más entubados, pero sin perder la sofisticación”.

Por otro lado, vale la pena tener en cuenta el interesante origen del nombre Mala Leche. Al respecto, Juanita Camacho explicó: “Nació con inspiración en un estilo de vida, las personas de una subcultura en Bogotá, queríamos representarlas y que el nombre reflejara eso, porque están tan estigmatizadas, entonces nosotros las nombramos los Mala Leche, pero un buen Mala Leche y le dimos un nuevo significado al término: son inconformes, irreverentes, diversos, no sienten miedo, entonces el nombre sirve para crear una comunidad, de aquellos que se identifican con nuestra marca”.

Este nombre es consecuente con la idea que venden sus creadoras, sobre todo al momento de mirar lo que sucede con la ropa masculina, en comparación a la femenina, ya que los hombres, en realidad, no tienen una gran opción al momento de vestir, en el ámbito casual y mucho menos formal.

Por esta razón, Mala Leche rompe con lo convencional para abrazar un estilo más despreocupado, algo así como lo que hizo desde el principio de su carrera la diseñadora británica Vivienne Westwood, pero llevándolo al público colombiano.