¿Cómo es tener una marca independiente en Colombia?

13 de junio del 2018

En un panorama de marcas grandes exitosas ¿cómo sobrevive una marca independiente colombiana?

Colombia

El estado de la industria de la moda en Colombia muestra cómo unas cuantas grandes marcas se mantienen vigentes a través del paso del tiempo, mientras que las más pequeñas o jóvenes aprovechan diferentes plataformas, como las semanas de la moda del país, para hacerse notar y proponer visiones diferentes. Sin embargo, las que ostentan el título de independientes sobresalen por ser una especie de contra parte a la forma convencional en la que se debe presentar una marca de moda en este intrigante negocio.

Entonces, ¿Cómo es tener un proyecto indie en Colombia entonces? KienyKe.com conversó con diferentes representantes del país para adentrarse en este tema que propone un nuevo modelo en la moda colombiana. Por ejemplo, Federico Castrillón, creador de la joyería de La Libertad, nos habló de cuáles son los retos que tiene una marca independiente en la industria de la moda colombiana.

“El reto administrativo y tributario es bastante duro, los diseñadores somos malos con los números y poco conscientes de todo lo que implica entrar al sistema. Luego está el tema de la producción, a pesar de ser un país con muy buena manufactura es complicado armar un equipo de trabajo que te permita ser ordenado en tus cronogramas. Y el último reto es encontrar tu segmento de mercado para poder vender”.

Igualmente, Camila Vanegas, dueña de la marca Rever, respondió la misma cuestión, “En mi moderada experiencia, creo que el asunto de la competencia. Hay muchas marcas colombianas que producen afuera, también marcas de afuera que producen en otros lugares del mundo, no sabemos en qué condiciones, pero sí que son con muy buenos precios. Eso ha hecho que la industria textil colombiana se haya debilitado y sea complicado ser una marca atractiva, cuando produces aquí y los costos son diferentes, y hay marcas que aparentemente te ofrecen cosas similares pero por precios más bajos”.

De esta manera, resulta interesante conocer cuál es el estado de la industria de la moda en Colombia desde los ojos de los diseñadores de estas marcas independientes. “Muy positivo. Cada vez hay mas aceptación y búsqueda del consumidor por la prenda de autor made in Colombia. La gente nos está eligiendo, así como están eligiendo apoyar la propia industria y país” comentó Laura Acevedo, directora de Papel de Punto.

Por otro lado, Rocío Borre cocreadora de la línea de vestidos de baño Bahamamama, tiene una visión sobre la dicotomía que viven estos proyectos en el país, “Actualmente la industria está en un momento creativo increíble en el cual la competencia es demasiada y gracias a las redes sociales, como Instagram, se visibilizan diariamente más y más marcas. Es por eso que pienso que el reto más importante que tienen las marcas es la de diferenciarse de las otras”.

Vanegas, del proyecto underground Rever, también nos da su opinión sobre el panorama colombiano, “Pues el asunto que anteriormente mencioné es desalentador. Sin embargo, hay proyectos independientes colombianos que admiro y me emocionan mucho, marcas con una imagen muy consolidada que me inspiran siempre, que venden muy buena calidad y son producciones nacionales. A pesar del mal panorama, que es algo real y por lo que es importante educar al consumidor, en cualquier esfera del consumo; lo que nos ponemos, comemos o usamos, siempre hay personas trabajando por encontrar las formas de producir mejor”.

En cuanto a este tipo de marcas, es usual que se les pregunte si entre sus objetivos a largo plazo está el querer volverse masivas, pero, ¿qué tan necesario es lograr esto?

“Creo que estamos en una era donde el consumidor cada vez más tiende agremiarse en nichos buscando productos que lo diferencien y marquen su identidad, por ello creo que es más interesante concentrarse en una idea y conservarla firme como diseñador. Masificar es perder la identidad para ceder ante la demanda del mercado”, expuso Federico Castrillón de La Libertad.

Asimismo, Laura Vanegas comentó sobre este aspecto del negocio de la moda, “A mí no me parece ni necesario ni obligatorio, yo ya no tengo esos sueños que le implantaron a mi generación de ser lo más grande posible o dominar al mundo, o cada vez hacer más y más, o tener más y más, pero son cosas innecesarias, con las que hay que pelear todos los días, porque a veces creemos que las necesitamos. Qué bueno vivir con comodidades y licencias, no estar atado a tener que darlo todo trabajando todos los días del año. Me gusta que Rever venda bien y pueda además enseñar cosas, también que produzca cosas diferentes en cantidades moderadas, y podamos ser creídos porque tenemos un producto un tanto exclusivo, (risas), mentira, pero sí”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO