Más allá de la barrera del dolor

Más allá de la barrera del dolor

12 de enero del 2011

Una casona vigilada por la Embajada de Italia y erigida con un claro estilo Art Decó de los años setenta, guarda uno de los espacios más aguerridos e intensos de la capital. Adentro, un enorme graffiti y banderas militares de los Marines resguardan un espacio dedicado a la satisfacción del sufrimiento físico. Enredadera de argollas y barras se mezclan con el olor a adrenalina y con los sonidos de Heavy Metal que vienen de un iPod.

Así es Crossfit Bogotá, un gimnasio extremo, informal y alejado de todo glamour. Nació en enero de 2009 bajo la batuta de Geoffrey  Tudisco, un neoyorquino radicado desde 2008 en Colombia, como una nueva opción en el saturado mercado de los gimnasios y espacios de entrenamiento físico. Pero era claro que Bogotá no estaba preparada para la carga de intensidad que preparaban Tudisco y su socio Doug Oberbeck, en una simple casona del Chicó.

Crossfit es una metodología de entrenamiento basada en movimientos funcionales que varían con frecuencia y tienen alta intensidad. Se creó a mediados de 1995 en Santa Cruz, California, a partir de una mezcla entre el programa de entrenamiento del departamento de policía local y rutinas olímpicas, entrenamientos profesionales y movimientos básicos.  Las rutinas son de quince minutos en promedio. Y sí, lo más cool de Crossfit es la carencia de máquinas, el sueño divino de John Connor y Neo y la pesadilla de Olivia Newton John.

El único requisito es tener una actitud olímpica, ánimos de madrugar y la fuerza necesaria para levantar 60 kgs de peso al mejor estilo Urrutia. Pero esto con el acento redneck con el que el actor Juan Pablo Raba le habla a Doug, puede significar un esfuerzo más. Sin embargo, tratar de entender el secreto de los cuerpos de Julieta Piñeres y Alejandra Sandoval, o de los actores de la película 300, puede ser un aliciente más para meterse al mundo del Cross-Fit.

Para recuperarse de los quince minutos de entrenamiento militar, el lugar cuenta con desayunos y cenas de acuerdo a la alimentación que requiere la práctica. Una omelette de seis huevos, smoothies de frutas con nombres como The Professional y la canción Walk, de Pantera, como banda sonora, son elementos comunes. Ese es otro gran logro de Oberbeck y Tudisco: sacar a Mauro Picotto de los gimnasios.

La dirección es calle 93B No 9-91, los horarios se reparten en dos tandas: de 6 a 10 de la mañana y de 4 a 8 de la noche.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO