¿Qué definió la década del 2010 en términos de moda?

31 de diciembre del 2019

Tendencias, personajes y otros hechos de la década.

moda

Cada década del siglo XX destaca y se diferencia de las demás al hablar de moda, ya sea en términos de vestuario o de belleza (maquillaje o peinado), no es extraño que en la actualidad se siga hablando de un corte setentero o un estilo muy de los cuarenta. Al entrarse en el nuevo milenio, existía una sensación de que ya se había hecho todo, pero la industria se encargó de llevar al frente a creativos que han dejado un precedente en lo que la gente adopta en su apariencia física.

En entrevista con System Magazine, la diseñadora Miuccia Prada, habló sobre la originalidad en la moda contemporánea, “me gusta la idea de hacer algo que es nuevo, eso es seguro. Al menos tiendo a eso. Pero a veces se siente como que todo se ha hecho, entonces es a veces más sobre el contexto y cómo tú escoges poner las cosas juntas”.

A hablar de la década del 2010 en términos de industria de la moda es necesario empezar por un hecho trágico que marcó este negocio, el gran referente del siglo XXI, Alexander McQueen, fue encontrado muerto el 11 de febrero de 2010, luego de haberse ahorcado, el motivo al parecer fue la muerte de su madre, que falleció diez días atrás.

El couturier graduado de Central Saint Martins redefinió la forma en que era vista la moda, en cada pasarela expuso una visión onírica sobre lo que él consideraba estilo, odiado por unos, amado por otros, su legado seguirá vivo de una forma indeterminada, o cómo olvidar la bufanda estampada de calaveras que muchos siguen y seguirán usando.

La repentina muerte de Lee Alexander cambió por completo el rumbo de lo que sería la indumentaria en los 2010. En ese entonces fue difícil pensar qué rumbo tomaría la moda. Ahora en 2019, es posible notar que la década muestra una mezcla de estéticas y corrientes sociales.

KienyKe.com habló con Edward Salazar, sociólogo y profesor, para hablar sobre aquellos elementos que definieron los 2010: “Para mí es Instagram, se abrió en 2010 y siento que reconfiguró un poco la manera de comprender las redes sociales a propósito de la imagen y de la promoción del estilo de vida basado en unas aspiraciones de tranquilidad, confort, progreso, lujo, tratando de vender esta expectativa a veces irreal del yo mismo, siento que ha cambiado muchísimo lo que significa, al lado de Instagram, todas esas tecnologías blandas de la autopercepción del yo, por ejemplo, usar filtros, me parece muy interesante lo que implica utilizarlos, y todo eso de alterar la imagen y proporcionar fantasías y ensoñaciones de uno mismo”.

“En términos estéticos, me parece importante abordar dos cosas, la primera, para las mujeres, ese revival de la estética Bratz, en el maquillaje, ciertas proporciones del cuerpo, ensanchamiento de las caderas, maquillaje dramático, gatubelesco, labios súper hinchados, gran parte de eso viene de las Kardashians y todos esos fenómenos televisivos, pero creo que se ha expandido mucho más con el tema de los influencers, el tema del skin care y maquillaje, que siento son otras de las cosas de la década, todo el tema del influencierismo digital del que Instagram se ha nutrido muy bien, siento que los influencers son el grande producto de esta década”, agregó Salazar.

En términos de tendencias, el principio de estos años fueron dominados por un inesperado minimalismo, protagonizado por la francesa, Phoebe Philo, que fue directora creativa de la firma Céline desde 2008 hasta 2018, es imposible negar la popularidad del bolso ‘Luggage’.

Pero ese estilo sobrio fue mutando a medida que avanzaron los años, y lo que tomó fue la masificación de las subculturas o tribus urbanas, la ropa deportiva y la nostalgia ante eras pasadas.

Podría decirse que el máximo referente hacia el uso de lo urbano es Riccardo Tisci, que trabajó para Givenchy como director creativo desde 2005 hasta 2017 (y ahora a cargo de Burberry), en ese tiempo usó su afición por lo gótico, lo romántico, el catolicismo y las subculturas para hacer relevante la casa de modas parisina de nuevo.

Lo urbano se une a lo deportivo generando una de las tendencias más fuertes de toda la década, que es la comodidad, así lo reflejan firmas como Alexander Wang, Supreme u Off-White, en estos momentos la marca de moda más popular, y cuyo diseñador, Virgil Abloh, es el creativo de la línea masculina de Louis Vuitton actualmente.

En cuanto a la nostalgia, podría decirse que quien mostró un gran interés por lo retro y se destacó por ello fue el diseñador parisino, Hedi Slimane, que asumió la dirección creativa de Yves Saint Laurent en 2012, le dio un giro completo, convirtiendo la marca en simplemente Saint Laurent.

Además de eras pasadas, su gusto por el rock n’ roll y la escena underground de Berlín, Los Ángeles y otras ciudades cosmopolitas, llevaron la casa de modas francesa a un éxito rotundo, si se preguntan por qué de repente en la década de 2010 se puso tan de moda usar una simple chamarra de cuero, la respuesta es este personaje.

Esta tendencia de la nostalgia cobró una nueva fuerza con Alessandro Michele tomó las riendas creativas de Gucci en 2015, a comparación de Slimane, además de concentrarse en décadas exactas del siglo XX o la juventud, muestra una perspectiva más romántica y extravagante, haciendo que el minimalismo de principios de década quede en el pasado, además de su interés en mostrar un estilo andrógino, que borre los límites entre lo masculino y lo femenino.

Pero si algo tienen en común los diseñadores anteriores es que cada uno tuvo que prestar atención especial a cierto elemento en particular, poco a poco el poder de las redes sociales fue tomando un valor tan grande que se convirtieron en uno de los índices más importantes para medir el éxito de una casa de moda.

Es decir, estas plataformas digitales alteraron para siempre el destino de la moda, a propósito de esto, Raf Simons, director artístico de Christian Dior desde 2012 hasta 2015, y de Calvin Klein desde 2016 hasta 2018, habló en una entrevista para System Magazine en 2015 sobre su visión de la moda actual.

“La moda se volvió pop (…) Lo único que sé es que solía ser elitista. Y no sé si uno debería sentirse avergonzado o no de admitir que tal vez era mejor cuando era elitista, no para todo el mundo. Ahora la alta moda es para todo el mundo”, sentenció el belga.

“Todo es tan fácilmente accesible y por eso ya no haces un montón de esfuerzo (…) Cuando eramos jóvenes tenías que decidirte a investigar algo, porque tomaba tiempo. Realmente tenías que buscar y cavar profundo. Ahora si algo te interesa, un segundo después, puedes tenerlo. Y también un segundo después también lo dejas”.

Simons hacía referencia a cómo en un mundo en el que lo digital cobra tanta relevancia todo está sumamente disponible.

Las redes sociales cambiaron tanto la industria que es obvio que la forma en que se consume actualmente es muy diferente a décadas pasadas y así, cómo decía Edward Salazar, es que cobra tanta importancia el rol del influencer.

Los influenciadores desbancaron de cierta manera a los periodistas de moda en los front rows y con sus looks de street style dieron un sentido nuevo a la forma en que las personas del común miran hacia la industria, aunque cualquier persona se puede conectar a un streaming de un fashion show para saber lo que viene la próxima temporada, muchos prefieren ver la interpretación de estas nuevas celebridades sobre las tendencias actuales.

Pero esto no solo atañe a la industria en términos de vestuario, también a la de la belleza, es decir, maquillaje, cuidado de la piel y pelo. Las personas de repente solo necesitan conectarse con YouTube o Instagram para alguien les explique paso a paso lo que tienen que hacer, no solo para verse bien, también para estar a la moda, o qué marcas tienen los mejores productos que se ajusten a sus necesidades, haciendo que las personas sean más estrictas con lo que compran.

De esta manera cambia la figura de la celebridad, ya no es solo el actor o el cantante, todos aquellos que utilizan sus redes sociales para publicar contenido creativo obtienen un vehículo hacia la fama, así surgen personajes como Jeffree Star, NikkieTutorials, Tati Westbrook, James Charles o Jackie Aina.

Esto es notorio en las tendencias de maquillaje que se vieron evidenciadas en los 2010, no solo con ayuda de los influencer, también de las hermanas Kardashian-Jenner, como lo mencionaba Salazar. De un momento a otro, muchas personas estaban interesadas en saber de contouring, highlighting o strobbing, para elevar la apariencia de su rostro.

Otro elemento a considerar además de las tendencias y las redes sociales, es la perspectiva políticamente correcta. La diversidad en términos de género, orientación sexual, identidad o racial se volvió en punto crucial en la agenda de la moda, si bien todavía queda un camino largo por recorrer, es posible decir que en los 2010 se sentó un importante precedente.

Desde el tema de los diseñadores, varias casas de moda dieron el espacio, por primera vez, para que una mujer sea directora creativa, como es el caso de Clare Waight Keller para Givenchy, o Maria Grazia Chiuri para Christian Dior, vale recordar la camiseta diseñada por ella con la frase “We all should be feminists” (Todos deberíamos ser feministas).

Asimismo, Virgil Abloh es el primer hombre negro en dirigir la línea masculina de Louis Vuitton, pero aún más interesante, el grupo de lujo LVMH, al que pertenecen firmas como Louis Vuitton, Fendi, Dior o Céline, contrató a la estrella pop, Rihanna, para formar su propia marca de vestuario de lujo, Fenty, la primera marca que empieza desde cero para la compañía desde Christian Lacroix en los ochenta, además de ser la primera firma creada por una mujer afro.

Por otro lado, en cuanto a las modelos, teniendo presente el tema de las redes sociales, en la década se usó mucho el término de modelo instagrammer, aquellas que lograron gran presencia gracias al número de seguidores que tienen en Instagram, además de eso, el pertenecer a una familia de apellido reconocido o ser una socialité fue el común denominador de varios personajes populares en los 2010, como es el caso de Cara Delevingne, Kendall Jenner, las hermanas, Bella y Gigi Hadid, Kaia Gerber y más.

Sin embargo, la industria se vio más interesada en mostrar diversidad en términos raciales, los castings de los desfiles muestran un crecimiento en este punto, en comparación a los 2000, en estos momentos hay un boom de modelos dominicanas, liderado por chicas como Lineisy Montero, Hiandra Martínez, Ysaunny Brito o Elibeidy Dani, asimismo, algunas modelos sudanesas han obtenido gran reconocimiento en los últimos años, como sucede con Anok Yai y Adut Akech, esta última protegida por la supermodelo Naomi Campbell y nombrada por el portal Models.com la modelo del año 2019.

La moda también ha dado un poco más de visibilidad a las personas trans, Hari Nef ha protagonizado varias campañas de Gucci, Teddy Quinlivan es una de las favoritas de Louis Vuitton y protagoniza una campaña de belleza para Chanel, Dara Allen suele aparecer en los shows de Marc Jacobs, o Valentina Sampaio, la primera mujer trans es protagonizar la portada de Vogue París y la primera en trabajar para Victoria’s Secret.

Asimismo, en tiempos del movimiento #MeToo, se dieron a conocer varias acusaciones en contra de fotógrafos por sobrepasarse sexualmente con diferentes modelos, como es el caso de Terry Richardson, Mario Testino, Bruce Weber o el estilista Karl Templer.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO