¿Qué es la moda sostenible?

30 de agosto del 2017

La industria de la moda es una de las más responsables por contaminación ambiental, pero algunas marcas tienen proyectos que buscan generar un cambio positivo.

¿Qué es la moda sostenible?

Actualmente, una de las problemáticas más grandes que enfrenta el planeta es resolver esa pregunta sobre cómo no destruirlo y mantenerlo habitable, que el cambio climático es más real que nunca y se necesita contribuir con cambio de pensamiento y actuar antes de que sea más tarde.

Hoy en día, una de las industrias más fuertes, que gana más dinero y contribuye a un gran número de empleados al rededor del mundo es la de moda. Lastimosamente, lo sostenible, lo verde, lo ecológico, no es una de sus características más conocidas, a esto, revolucionarios están implementando iniciativas para reinventar esta industria y hacerla ética y responsable.

Aunque la sociedad, en general, no tiene mucha conciencia respecto al problema que se comenta, que la industria de la moda no posee un modelo sostenible, que destruye ecosistemas, acaba recursos de una forma absurda y rebaja la salud de muchos empleados, debido a la capacidad de contaminación que produce, es fácil y entretenido informarse a través del documental publicado en Netflix, The True Cost. Expone cómo las marcas como Zara o H&M, denominadas fast fashion, que significa ropa en tendencia producida a nivel masivo y con precios muy baratos, tiene un costo grave en el medio ambiente, se cuenta todo lo que causa y las consecuencias de esto.

Afortunadamente, existen alternativas que, actualmente, están siendo impulsadas, para que, en lo más pronto posible, se pueda reparar el daño causado al planeta Tierra. El uso de fibras naturales es un buen inicio, por ejemplo, la fibra hecha por el algodón, es una de las más costosas ecológicamente hablando, debido a todos los pesticidas e insecticidas que necesita, la huella de carbono es ridícula, de la misma manera, los cueros en piel de verdad, con toda el agua que se necesita para el curtido, disminuye este recurso natural de una forma impactante.

Como contraparte, están las naturales que son fáciles de renovar y no dañan el ambiente de manera terrible, como el yute, el lino, cáñamo, ramio, Abaca, Bambú, soya, maíz, piña, etc.

Bajo esta nueva tendencia de diseño verde y consciente con el tema sostenible, la moda tiene un fuerte representante en la industria del lujo, como lo es la diseñadora británica, Stella McCartney, una de las pioneras en contribuir positivamente y rebajar la huella de carbono en el mundo, mermando las emisiones de gas y toda la energía que usan sus fábricas y tiendas vienen de fuentes renovables, como es el caso de la energía eólica (de los vientos).

Marcas no tan populares se unen a este estilo de trabajo: Qmilch utiliza las proteínas de la leche creando prendas naturales que respetan el medio ambiente con fibras de recursos renovables al 100%. Winterwacht, una iniciativa que fabrica chaquetas hechas con mantas y cobijas antiguas. Kowtow, una marca australiana que tiene como filosofía el comercio justo, y una valoración desde la semilla hasta el producto final con ideas del modelo sostenible, ético y verde.

Así como hay marcas internacionales tomando la batuta y marcando el cambio, en Colombia también se están implementando este tipo de iniciativas. El representante textil más grande del país, Fabricato, sacó una colección que respeta al medio ambiente, al haber inaugurado una planta de tratamiento con aguas residuales, esto muestra su compromiso con sacar un producto positivo respecto al cambio climático y la preservación de los recursos no renovables.

Otras marcas nacionales que se apuntan son: Amelia Toro, Diana Gómez, Dvotio, Gary Gonzalez, Laura Añez, Maathai Organic, Mercado Negro, True Love and Poems, Waré Craft y Yumajai.

Probablemente, el precio de las marcas mencionadas se sale de lo económico, debido al tipo de industria y el ciclo que manejan.

Pero si realmente se está interesado en hacer un cambio, la solución es sencilla, no comprar descontroladamente, si se adquieren productos de calidad, que duren varios años y hasta décadas, se está aportando de una forma positiva a esta problemática, porque el comprar varias prendas al año se acelera el ciclo de la industria textil y seguir produciendo de una forma irresponsable, usar el par de botas o la chaqueta de jean que durará tanto que hasta se podrá heredar a generaciones futuras es una excelente idea que colabora a respetar el medio ambiente.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO