Se casó la mujer más perforada del mundo

Se casó la mujer más perforada del mundo

13 de junio del 2011

Elaine Davidson es brasilera, tiene 46 años y siete mil accesorios de acero quirúrgico por todo su cuerpo. Es la ganadora del Récord Guinness en esa categoría. Tiene 129 adornos en la cara y quinientos en los genitales. Todos juntos pesan tres kilos.

Según Elaine, es divertido ver cómo reacciona la gente cuando ven su cara llena de perforaciones. “Muchos quieren tocarme, otros incluso besarme”, dice Elaine, orgullosa de sus adornos y su título, que hasta ahora se ve imbatible. No se sabe cuánta gente querrá de verdad besar a Elaine, con su apariencia de jefe de tribu Zulu con escamas metálicas, pero desde ahora Douglas Watson, de 62 años lo hará al menos cada mañana cuando se levante y la vea despertar junto a él, como su esposa. De Watson no se sabe mucho, es un señor escocés común y corriente, calvo, sin un solo tatuaje, perforación o excentricidad alguna.

Se conocieron hace quince años en una cafetería en Edimburgo, y ambos confiesan que hubo empatía inmediata y una conexión que nunca habían sentido con sus compañeros anteriores. Watson decidió dar el siguiente paso en su relación, y hace pocos días celebraron un pequeño matrimonio con pocos invitados. Elaine apareció como un pompón, con un vestido blanco lleno de volumen, una enorme tiara con alas de mariposa y la cara pintada de verde y amarillo. Watson fue por un traje y corbata azul. Estaba maravillado por como lucía Elaine. Según él, adora la reacción que tiene la gente a su alrededor.

Dice que él logró ver el alma más allá de las perforaciones, y el interior de la que para él es la mejor mujer del mundo. Elaine jamás se quita sus adornos de acero, duerme con ellos sin problema y se ha perforado mucho más desde que la coronaron como ganadora del récord. Cuando fue descubierta por Guinness en mayo de 2000 le encontraron 462 perforaciones. Cada año debe someterse a una revisión con el fin de verificar si aún es la reina, y cada vez está más lejos la posibilidad de que alguien la destrone. En 2005 tenía casi cuatro mil perforaciones, y desde febrero de 2011 tiene siete mil.

La brasilera confiesa que su familia no tiene una relación muy cercana a ella, porque no están de acuerdo con su apariencia, pero parece que a Elaine esto le importa poco. Dice que su motivación principal es tener siempre el récord, sin importar el dolor o la incomodidad que pueda sentir cada vez que adquiere un accesorio nuevo. Oírla hablar puede requerir cierto talento, su lengua parece un gran alfiletero de carne viva, y se puede lograr con dificultad diferenciar sus rasgos y buscar la verdadera apariencia de la mujer que se esconde debajo de aretes de todos los tamaños y formas.

Elaine trabaja como vendedora de su propio almacén de aromaterapia y ropa interior fetichista, Tropical Rainbow, ubicado en el centro de Edimburgo, rodeada por salones de tatuaje y tiendas de comics. Aparte de ser conocida por sus modificaciones corporales, Elaine suele hacer giras en las que demuestra cómo duerme sobre camas de clavos, vidrio cortado y camina sobre fuego. Su vida se encuentra alejada de todo tipo de vicios, no fuma, no toma y mucho menos se droga. Por el contrario, tiene el grado de cinturón negro primer dan en judo, otorgado por una academia japonesa.

Hoy muchos hacen apuestas sobre el futuro de la vida de Elaine y su esposo, Douglas, de lo diferentes que parecen ser el uno para el otro y lo incomprensible que puede resultar su unión para muchos. Lo cierto es que sus amigos cercanos afirman que, aunque puedan parecer opuestos, Elaine y Douglas son almas gemelas y serán la pareja más feliz que se haya visto.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO