La importancia de las tallas grandes en la moda

La importancia de las tallas grandes en la moda

27 de febrero del 2019

La industria de la moda es la segunda más exitosa en términos de mercado, demostrando que es un negocio relevante y que exige ser tenido en cuenta, a pesar la dura competencia y lo frívolo que puede parecer, es un mundo que hacer soñar a las personas, desde un punto aspiracional, les vende lo que pueden obtener si llegan lejos.

Pero a la moda se le ha criticado ser poco inclusiva y mantener estándares poco realistas de belleza, por ejemplo, hay poca representación de la comunidad LGBTQ, poca diversidad racial, tanto en sus mentes creativas, administrativas y en modelos, asimismo, aquellos que modelan las prendas presentan cuerpos delgados, dejando a las personas voluptuosas de lado.

Diversos comediantes, sobre todo mujeres, se quejan en sus sketches sobre lo difícil que es vestirse cuando se es curvy o se padece de sobrepeso, la diversidad de tallas es mínima y en cuanto al diseño de las prendas, la propuesta de moda es aburrida o raya en lo ridículo u ordinario.

Como un adelanto, la Universidad ECCI de Colombia incluyó en el pensum del programa de Diseño de Modas, clases de diseño orientadas a la creación para tallas grandes, KienyKe.com conversó con la coordinadora del programa, Janeth Vera.

“Teniendo en cuenta la problemática que responde a las crisis económicas, a la crisis textil, al contrabando, a la competencia tan desleal, decidimos incursionar en mercados de estereotipos que son reales como son las curvy, personas en condición de obesidad, más de 4 millones de personas mueren por esto, niños, mujeres, hombres”.

Luego continuó, “Decidimos trabajar mercados reales, se hace un análisis de estudio y pasarelas inclusivas, una de ellas es con personas de tallas grandes, porque en este momento no hemos encontrado una marca o un estilo de ropa que incluyan esa condición“.

Algo que sufren las personas con cuerpos diferentes al clásico 90-60-90 es que la oferta disponible en el mercado no les hace sentir cómodos con su apariencia física porque no responde a su figura y gusto.

La académica explicó: “Hemos querido demostrar que no es disfrazar a la gente, es simplemente suplir o atender o suplir una necesidad latente que está afectando también la parte social, el bullying, el maltrato, se ve cómo visten a la gente de manera inadecuada, los padres de familia han informado que cuando visten a su hijo de 8 años le tienen que comprar el pantalón de un muchacho de 18 años y cortar la mitad porque le queda largo”.

“El patronaje, el diseño, el concepto para personas en condición de obesidad tiene que ser diferente y desde la academia no se está abordando el desarrollo de competencias a los nuevos diseñadores, con todas esas oportunidades de responsabilidad social”, añadió la directora del programa académico.

En el programa académico se enseña desde la técnica hasta la inspiración (obteniendo referencias en el mundo de la moda”, para estudiar la morfología de estos cuerpos, atender de manera personalizada a los clientes y entregarles ese sueño materializado de verse y sentirse bien con ellos mismos a partir del vestuario.

“Es terrible que tú como diseñador no tengas esas competencias desarrolladas, eso puede afectar o destruir una persona”, comentó Vera haciendo referencia a la importancia de saber crear para los cuerpos voluptuosos.

Hablando del tema social, las personas de tallas grandes muestran un disgusto porque no son aceptados en la sociedad, al momento de llegar a una tienda ropa son tratados de una forma casi deshumanizante, Vera recordó su experiencia:

“Yo soy diseñadora de modas desde hace mucho tiempo, en mis inicios, hace más de veinte años, fui asesora de imagen en un almacén que manejaba trajes de cóctel para tallas grandes, ahí, desde la experiencia, las personas llegaban de otras tiendas muy molestas, anímicamente destrúidas, yo les preguntaba ‘¿Qué es lo que pasa cuando tú llegas a un almacén a buscar asesoría y la ropa que quieres?’, me respondían como ‘A mí lo peor que me puede pasar es que me atiendan‘, respuestas como esas marcaron muchísimo en mí como diseñadora”.

En la industria de la moda, sobre todo refiriéndose al sector del lujo, unos cuantos diseñadores han decido incluir personas de talla grande en sus desfiles, como es el caso de Jean Paul Gaultier, trayendo a la vocalista de Gossip, Beth Ditto, a caminar en la pasarela.

Las celebridades, cantantes o actrices, se han quejado de que diversos diseñadores rechazan vestirlas, como le paso a Bebe Rexha en la más reciente entrega de los Premios Grammy, afortudamente Christian Siriano llegó a rescatarla, pues es un creativo que no tiene reparo en diseñar para figurar curvilíneas.

Asimismo, las modelos plus size en la actualidad son un poco más visibles en la industria, no necesariamente en las marcas más populares, pero chicas como Ashley Graham, Paloma Elsesser o Tess McMillan, se abren campo en el negocio, esta última protagonizó una editorial en Vogue Reino Unido  hace unos meses y se volvió viral entre los seguidores de la moda.