Una historia al estilo Puro Corazón

Una historia al estilo Puro Corazón

6 de abril del 2011

Cuando se tiene claro que la vida fluye por medio del corazón, todo cobra un sentido diferente. Cuando las ideas se transforman en manifestaciones del alma y logran expresarse a través de los materiales y las vivencias, solo queda pensar que lo anterior no es más que la musa convertida en el guión perfecto de una historia: La de Carolina Restrepo y Jean Edouard Tromme con su Puro Corazón.

Más que una marca, este proyecto de vida gestado desde el 2005, se abre camino a pasos agigantados y comienza a darle la vuelta al mundo. Después de pasar cada año por Bread and Butter, una de las ferias más importantes de la semana de la moda de Paris. El trabajo de la diseñadora Colombiana Carolina Restrepo ya se vende en lugares como: Colombia, Perú, Chile, Venezuela, Japón, Rusia, Italia, Dubai, Canadá y España. Por su parte, la gran responsabilidad del Belga-Colombiano Jean Edouard Tromme, es la de inspirar con frecuencia a su compañera de viaje, amor y aventuras. Todo con sus latidos incondicionales.

Diademas y carteras con temas artesanales de Puro Corazón.

Es allí entonces, donde se radica la base que hoy día vislumbra el futuro éxito del proyecto Puro Corazón, una propuesta que también se nutre de los amigos, la familia, el encuentro, las historias, los viajes, los sabores; y por sobre todas las cosas, la gente maravillosa llena de voluntad, de arte, con ganas de salir adelante y plasmar con sus manos la ilusión de la vida.

En sus inicios la base del equipo de trabajo liderado por Carolina, se conformó por grupos de mujeres artesanas pertenecientes a un proyecto de desarrollo para víctimas de la violencia familiar, producto de la Cooperación del Gobierno Belga en Ayacucho, en los Andes Peruanos.  Hoy día el proceso de producción y creación se ha extendido mientras vincula alrededor de 60 personas comprometidas con mostrar a través de las texturas; contrastes, nuevas técnicas, mucho color y un especial cuidado con cada pieza elaborada; que la vida tiene sentidos, lenguajes y por ende nuevas formas de comunicar, de transmitir mensajes de amor y de felicidad.

“Creemos en la voluntad de las personas, en hacer que este mundo sea un mejor lugar y en la necesidad de volver al corazón como fuente de sabiduría y norte. Creemos en la inteligencia intuitiva: en lo que de manera común llamamos “corazonadas” nuestras selecciones y decisiones empresariales se basan, en su mayoría, en procesos intuitivos”

Cada pieza ha sido concebida en medio de historas reales. El punto de partida para la inspiración se acompaña por un alto componente de arte popular, de cultura, de relatos: Esto como una manera de viajar por el mundo a través de una fuente inagotable de inspiración.

A su paso PURO CORAZÓN también ha servido como referente para varias mentes creativas. Así como busca inspiración de su entorno, con facilidad recibe el desinteresado aporte de un selecto grupo de seguidores incondicionales “mucho más que amigos” expertos profesionales y exitosos en su quehacer, que sin pretensión alguna, han hecho parte de ése latir en momentos diferentes durante el proceso de evolución de la marca; tal es el caso de la ilustradora y artista Colombiana Catalina Estrada y los fotógrafos: Efeunodos, Camilo Echeverri y Pancho Tolsinsky, entre otros.

Con el paso del tiempo se abren nuevas posibilidades que hacen mucho más fácil el enamoramiento. La sinceridad y pasión reflejada en cada pieza, logran como resultado que la demanda crezca con rapidez y se abra mucho más el mercado. La marca se ha especializado en bolsos y accesorios femeninos con diseños jóvenes, siempre en la exploración de nuevas técnicas y descubriendo nuevos lugares. Solo basta con ver en campo el uso de cada artículo, para darse cuenta de lo mucho que ha valido la pena trabajar duro en un proyecto bien pensado, que sale del alma, que es PURO CORAZÓN.

Collar de tela y logo de Puro Corazón.

Carolina Restrepo un alma inquieta, es diseñadora gráfica y de moda. Viene de trabajar para marcas tan reconocidas como Diesel y Ondademar en Colombia, hasta hace 5 años cuando se embarco en su propio PURO CORAZÓN.