Una sonrisa de muelas para afuera

20 de mayo del 2014

Un joven alemán decidió innovar y perforarse las mejillas con enormes hoyos que dejan ver su dentadura.

Joel Miggler Perforaciones

Hace mucho tiempo que la perforación corporal dejó de ser Tabú. Hoy en día, cualquiera de las grandes ciudades es común toparse con personas de lengua bífida, orejas con enormes huecos en los lóbulos o aretes en las cejas. Los más radicales se incrustan objetos bajo a piel, como cachos o estrellas. Pero nada es comparable con la modificación a la que se sometió el alemán Joel Migler, un joven de 21 años que desde los 13 es fanático de las modificaciones. Pero la última a la que se sometió no tiene antecedentes.

Migler, quien tiene 25 piercings y varios tatuajes, decidió perforarse ambas mejillas. A través de un hoyo de 36 milímetros se pueden ver los dientes de este joven que suele jugar sacando su lengua bífida por los orificios. Cuando fuma, suelta un chorro de humo que sale por sus mejillas como si fuera despedido por una locomotora. Miles vive en Küssaberg, un pueblo a orillas del río Rin. A la pregunta lógica de cómo puede comer, responde que no se le dificulta. Sin embargo, tomar sopa suele ocasionar alguno que otro accidente. Aun así, no está conforme con el tamaño de sus hoyos en las mejillas, que cubre con dos tapones plásticos. Los quiere cuatro milímetros más grandes. Por ahora, trabaja como aprendiz en modificación corporal y piercings en su pueblo natal.

Joel Miggler Perforaciones

Desde épocas remotas, la modificación corporal ha estado presente en  distintas culturas de los cinco continentes. En Egipto, la deformación de cráneos era una práctica habitual, reservada sólo para la realeza. La misma práctica se llevaba a cabo por algunas culturas precolombinas de América, entre ellas la Maya y la Tolteca.

La modificación corporal, sin embargo, no es una cuestión del pasado. Aún hoy se practica de diversas de formas alrededor del mundo. Los pigmeos baka, pueblo de las selvas lluviosas de Camerún, o los indígenas bagobo malayos se liman los dientes para hacerlos puntiagudos. Otros pueblos se deforman la nariz. Este es el caso de las tribus africanas Suya, Sara, Lobi, Kirdi, Masai, Dogon, que expanden su labio inferior hasta alterarlo por completo.

mujer-jirafa

En Nueva Guinea habitan los “hombres cocodrilo”, quienes se someten a un gran sufrimiento para marcar con una cuchilla su espalda como la del animal que, según los pobladores de la región de Sepik, fue el que creo al hombre. Son conocidas las fotos de las mujeres jirafa de Birmania, de largos cuellos adornados con aros dorados.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO