Alcoholismo y trastornos mentales tendrían vínculo genético

Freepik

Alcoholismo y trastornos mentales tendrían vínculo genético

29 de noviembre del 2018

Según un complejo estudio masivo aplicado a más de 50,000 personas y que fue publicado días anteriores en la revista Nature Neuroscience, las variantes genéticas asociadas con el alcoholismo también están relacionadas con el riesgo de trastornos psiquiátricos y el uso de otras drogas.

El coautor del estudio, Joel Gelernter, profesor de psiquiatría y de genética y neurociencia en la Universidad de Yale, aseguró que “Hubo vínculos genéticos tanto con otros trastornos psiquiátricos, como la depresión, y con el uso de cigarrillos y otras drogas”. 

Además, Gelernter comentó que aunque se están realizando los estudios, es un gran paso para asimilar el alcoholismo con los trastornos mentales: “A medida que estudiemos un gran número de personas, esperamos poder determinar al menos en cierta medida qué parte de esta correlación, o riesgo compartido, es atribuible al alcoholismo, y cuánto puede ser la consecuencia de estos otros trastornos”.

El estudio confirmó también que el riesgo de dependencia al alcohol es el resultado de muchas variantes genéticas, y que un solo gen que involucra el metabolismo del alcohol juega un papel importante en las personas.

El trabajo involucró un estudio de asociación de genoma completo (GWAS) de 14,904 individuos con dependencia al alcohol y de 37,944 pacientes control. Los datos analizados provienen de 28 estudios, tanto de casos control como basados en familias, lo que permitió estratificar a los individuos por ancestro genético (46,568 europeos y 6,280 africanos).

De esta forma, se identificaron efectos significativos independientes de todo el genoma en diferentes variantes del gen ADH1B en Europa y en los ancestros africanos. Asimismo, se observaron correlaciones genéticas significativas con 17 trastornos psiquiátricos, incluyendo esquizofrenia, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión y consumo de cigarrillos.

Los fundamentos genéticos de la enfermedad de Alzheimer solo se superpusieron parcialmente con los del consumo de alcohol, lo que enfatizó la distinción genética entre las conductas de bebida patológicas y no patológicas.