Menores de tres años pueden ser alérgicos a la leche

Menores de tres años pueden ser alérgicos a la leche

15 de mayo del 2019

El consumo de leche de vaca a temprana edad puede desarrollar alergia a la proteína APLV uno de los componentes del lácteo. Esta alteración afecta a un 7.5% de las personas que consumen leche de vaca.

Uno de los primeros alimentos complementarios introducidos en la alimentación durante la infancia es la leche de vaca, no es habitual que los neo natos sean alimentados exclusivamente con leche materna.

Cuando los pequeños ingieren desde temprana edad leche de vaca pueden desarrollar alergia a la proteína del lácteo, porque su sistema inmune identifica como un invasor nocivo estas proteínas, lo que pueden representar un riesgo para su salud. En consecuencia, el cuerpo genera reacciones adversas en defensa, desatando una alergia.

En estudio realizado por el gastroenterologo pediatra Roberto Berni Canani de la Universidad de Nápoles, se demostró que esta es la primera reacción adversa y la más común de las alergias alimentarias que se enfrenta en los primeros tres años de vida.

Los síntomas tempranos de esta alergia son alteraciones cutáneas como: la dermatitis atópica, alteraciones angioedemas y urticaria. También afectan el sistema gastrointestinal generando vomito, diarrea, sangre en las heces y en el sistema respiratorio con rinitis, voz crónica y broncoespasmo .

El estudio también reveló que los niños que consumen exclusivamente leche materna pueden también corren el riesgo de presentar la alergia. Cuando una madre esta en estado de lactancia y dentro de su dieta alimenticia se encuentra la leche de vaca esto puede poner en riesgo al bebé. Estas proteínas se pueden transmitir a través de la leche materna si la madre, porque estas proteínas se combinan con la leche materna.

Recomendaciones y tratamientos para los niños

En primer lugar las madres que están en estado de lactancia deben evitar el consumo de leche de vaca para no poner en riesgo al bebé. También procurar siempre alimentar al niño con leche materna porque favorece a la formación y desarrollo de la microflora intestinal y la maduración del sistema inmunitario adaptativo.

“Afortunadamente, el desarrollo de la ciencia ha permitido que los pacientes con APLV reciban tratamientos más adecuados, mostrando señales de mejoría inmediatas”, sostiene el especialista italiano.

El tratamiento con proteína láctea extensamente hidrolizada y por el probiótico LGG. Según Dr. Jorge Higuera Benítez, Gastroenterólogo pediatra y director médico de Mead Johnson Latinoamérica ,“Las fórmulas hipoalergénicas son aquellas que eliminan los síntomas de la alergia a la proteína de la leche de vaca en el 90% de los niños con APLV que la consumen; es decir, son una alternativa nutricional que además de nutrir adecuadamente a estos niños fortalece su sistema inmune en la primera etapa de la vida”.

El tratamiento también ayuda a superar la alergia en menor tiempo y reducir el riesgo de desarrollar otras manifestaciones alérgicas a los 3 años. Todo esto en un panorama en el que los lactantes con alergias alimentarias son hasta cuatro veces más propensos a desarrollar otras alergias, como el asma, la rinitis y el eccema atópico, explicó el estudio dirigido por Roberto Berni Canani.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO