Alzheimer, mitos y realidades de esta enfermedad

23 de septiembre del 2019

Conozca más detalles de esta enfermedad

Alzheimer, mitos y realidades de esta enfermedad

Pixabay

Durante años se ha esparcido desinformación sobre una las enfermedades más comunes que existe en adultos mayores, el alzheimer. Es importante aclarar algunas dudas para que no se planteen afirmaciones equivocadas.

De esta discapacidad se dicen varias cosas y en términos generales, existen tres fases: Leve, moderada y Grave. Es importante saber de qué se trata y no confundir a la familia o al paciente.

Lea también: Extraña enfermedad que mata millones de bebés al año

¿Qué es el Alzheimer?

Esta afección es mucho más que solo un problema de memoria. Se puede manifestar en cualquier momento y las personas que lo sufren tienden a no acordarse de los nombres de sus familiares, no ser capaz de resolver una simple suma o desorientación.

El alzheimer es una enfermedad neurológica y degenerativa que afecta a la memoria y a la pérdida de otras significantes habilidades cognitivas necesarias en los seres humanos que llega a interferir en la cotidianidad en un individuo.

Sin embargo, este padecimiento puede presentar otros síntomas relacionados con la parte cognitiva. Por ejemplo: alteraciones del lenguaje, dificultad para razonar o planificar de una manera adecuada, cambios de conducta en el comportamiento y puede afectar la autonomía de la persona que lo sufre.

Creencias más comunes que se deben erradicar

Ignasi Coll Roldua, geriatra del Centro Médico MTB Barcelona y miembro de Doctoralia indica que “Existen dos fundamentales, arraigadas en torno al alzheimer. La primera es cuando piensas que esta demencia te toca y te toca y no la puedes tratar. La segunda es que tiene cura”.

El especialista también indica: “no es normal perder la memoria y que está demostrado que nuestra calidad de vida mejora y podemos retrasar el avance de la demencia siempre que se mantenga una actividad física constante (incluso en la vejez), una actividad cognitiva frecuente, ejercitando la memoria o leyendo, por ejemplo; y las relaciones con los demás, y así evitar la soledad”. Es decir, que es una enfermedad y no una consecuencia inevitable del envejecimiento.

“Uno de los factores de riesgo de la aparición del alzheimer es la edad, por lo que promover un envejecimiento activo es una forma de prevenirlo. La enfermedad es más común en mujeres por este factor, porque son más longevas”, indica la doctora Ignasi Coll.

Otras de las creencias que se tiene es que alzheimer y demencia es lo mismo. Se debe tener en cuenta que son términos muy distintos. La demencia se manifiesta como un conjunto de síntomas y signos provocados por alguna alteración cerebral. Es decir que tener Alzheimer causa demencia, siendo una de las principales causas, pero no es la única enfermedad que lo puede producir.

Además la “demencia senil” que se señala en tantas ocasiones, hoy en día no responde a ningún diagnóstico médico y la expresión induce a presuponer que la demencia es una consecuencia de entrar a la vejez.

Por último, la médica indica que existen casos donde el Alzheimer se presenta antes de los 65 años, edad en la que normalmente lo da. “Creo que la gente ahora está más preocupada y detecta los síntomas antes”, concluye Ignasi Coll y recomienda una película llamada ‘Siempre Alice’, donde se explica mejor este padecimiento a una edad más joven.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO