Beneficios del tomate frito para el organismo

30 de mayo del 2018

Los compuestos antioxidantes del tomate frito traen más beneficios para el organismo que los del tomate crudo. Esto se produce debido a que no pierden sus propiedades protectoras del intestino durante la digestión, según los resultados de un estudio de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, España. Estos investigadores, que hacen parte del Instituto de […]

Beneficios del tomate frito para el organismo

Los compuestos antioxidantes del tomate frito traen más beneficios para el organismo que los del tomate crudo. Esto se produce debido a que no pierden sus propiedades protectoras del intestino durante la digestión, según los resultados de un estudio de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, España.

Estos investigadores, que hacen parte del Instituto de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo y Centro Avanzado en Microbiología de Alimentos, se encargaron de evaluar antioxidantes del tomate, sus compuestos orgánicos y sus reacciones y actividad a lo largo del proceso digestivo publicaron los resultados en el Journal of Functional Foods (Revista de Alimentos Funcionales).

Frito y no crudo

Los investigadores se encargaron de comparar y evidenciar la repercusión del procesado del tomate frito y el crudo. En este proceso lograron observar que las dietas ricas en probióticos con tomate frito permite potenciar ese carácter probiótico, o sea que contribuye al equilibrio de la flora intestinal y potencia el sistema inmunológico.

Para llegar a estas conclusiones, se encargaron de comprobar cómo la presencia de compuestos antioxidantes protege los aspectos orgánicos frente a la pérdida de propiedades que puede producirse durante el proceso digestivo. Según lo que observaron, esta protección es mayor cuando al tratarse del caso del tomate frito en lugar de crudo.

“La viabilidad durante el tracto gastrointestinal, y la gastrorresistencia, se ve influenciada por un aporte paralelo de compuestos antioxidantes procedentes del tomate frito”, aseguró Jorge García Hernández, integrante del Centro Avanzado de Microbiología de Alimentos (CAMA).

Una de las conclusiones más importantes para la sociedad, en términos de alimentación, es que estos cambios deben ser tenidos en cuenta para el diseño de alimentos funcionales que son producidos por la industria alimentaria. Hacerlo, ampliaría el acceso y el cubrimiento a compuestos bioactivos y permitiría viabilidad de los probióticos, para equilibrar el sistema intestinal y potenciar el sistema inmunológico.

Alimentos como el tomate frito pueden ofrecer a la humanidad múltiples beneficios para el organismo y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de piel u otras como el cáncer. El efecto beneficioso de este alimento no solo depende de su contenido de compuestos bioactivos, sino de los cambios y aportes que estos brindan durante el proceso digestivo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO