Cáncer de tiroides, una enfermedad silenciosa

Cáncer de tiroides, una enfermedad silenciosa

22 de agosto del 2017

Las diferentes afecciones que pueden experimentar los seres humanos, están relacionadas a distintos motivos, pero una de las enfermedades que más aqueja a las personas y las pone en un delicado estado de salud es el cáncer de tiroides, el cual afecta en mayor medida a la población femenina.

Algunos estudios han demostrado que aproximadamente de 45 mujeres , cada 2 tiene este tipo de cáncer. Sin embargo, esta patología suele detectarse entre los 40 a 70 años. De acuerdo con una investigación de la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de tiroides es una de las patologías cancerígenas menos frecuentes, más agresivas y mortales.

En Colombia  hasta el 81% de los casos ocurre en mujeres con 1.600 diagnósticos cada año, mientras se presentan 400 casos en hombres durante el mismo periodo.

No obstante, Kienyke.com consultó con el especialista en oncología Hector Posso, para saber más acerca del tema. El experto aclaró que “Las mujeres son más propensas a padecer este tipo de cáncer, pues una de cada ocho desarrollará un trastorno de la tiroides durante su vida. Aunque las causas de este no son 100% conocidas”. Sin embargo, este es el tercer cáncer más común, luego de los tumores malignos de mama y cuello uterino.

Algunos síntomas a percibir son sensación de masa en el cuello, ronquera o cambios en la voz, dificultades para comer, disfonía o tos persistente y extraña. Lo más importante es que si tiene esta clase de sintomatología acuda al médico de inmediato, para que éste le envíe los exámenes adecuados, los cuales determinarán el estado de la enfermedad o si es otro problema.

“Cabe aclarar que existen múltiples factores para que esté cáncer se desarrolle, los cuales están relacionados por una parte con el área genética, es decir, la persona posiblemente hereda algunos genes que pueden aumentar la probabilidad para que se desarrolle la enfermedad. Otra causa para que aparezca la afección, es que el individuo tuvo una exposición a la radiación en la parte del cuello, que se da de forma accidental o médica”, aseguró el experto.

El procedimiento para atacar las células cancerígenas se hace por medio de una intervención quirúrgica, dependiendo también del pronóstico que realice el médico. Después, de haber retirado la glándula tiroides o el nódulo, se le da al paciente un medicamento llamado yodo radioactivo, el cual mata a las células que pudieron haber quedado allí.

Cuando ya se ha llevado a cabo la intervención, es necesario que la persona se haga seguimiento durante muchos años, porque esta afección es una cuestión de lento crecimiento y usualmente debe mantenerse controlado. Aunque hay unos que son resistentes o reaparecen, y para ello se le debe dar al paciente otro tipo de medicamentos, que suelen ser con drogas más agresivas para controlarlo.

De igual manera, es importante tomar medidas de prevención y realizarse un ejercicio periódico de autoexploración, en el cual se pueden identificar cambios en el tamaño y la forma de la tiroides.

“Algunas recomendaciones posteriores a la intervención, es que la persona se suplemente de por vida con hormonas tiroideas, además que mantengan una buena alimentación dietaria, en la que se incremente la ingesta de verduras y frutas. Es vital evitar el consumo de bebidas alcohólicas y por supuesto del cigarrillo”, finalizó Posso.