Claves para una alimentación balanceada en niños

Claves para una alimentación balanceada en niños

27 de marzo del 2018

En Bogotá se realizó el Primer Foro de Nutrición Balanceada, llamada por una #NutriciónASuMedida. En este evento expertos aclararon las inquietudes de las madres y cuidadores sobre la alimentación perfecta y balanceada para niños.

A lo largo del foro se pudo determinar que el desconocimiento y la desinformación son las principales dudas, lo que imposibilita la buena suministración de una buena alimentación los menores de edad.

Un reciente estudio desarrollado por el Centro Colombiano de Nutrición Integral – CECNI y la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica, con el propósito de evaluar el grado de conocimiento que tienen las madres sobre alimentación balanceada, determinó que existe un alto nivel de confusión respecto a lo que deben consumir los niños en edades entre tres y ocho años para optimo desarrollo.

El estudio fue aplicado a 150 mamás con hijos de 3 a 8 años, pertenecientes a estratos del 2 al 4, en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga. Según los especialistas, se trata de una muestra representativa de la población de mujeres madres. Los resultados de dicho informe lograron determinar que apenas el 42% de las encuestadas conoce el significado de Alimentación Balanceada, entendida como aquella que incluye todos los grupos de alimentos en una proporción adecuada de nutrientes, que contribuye al crecimiento y ayuda a mantener un adecuado estado de salud en todas las etapas de la vida. “No solo incluye alimentos, sino todos los procesos involucrados en la utilización de los nutrientes, así que también tiene que ver con la ración adecuada e inocuidad del alimento” afirmó Claudia Angarita nutricionista directora del CECNI.

El 65% de las encuestadas considera que alimentación balanceada es también aquella que tiene una buena porción de proteínas (carne, pescado, pollo, queso, huevo, entre otros), y el 15% afirma que es aquella que tiene una buena cantidad de carbohidratos, demostrando que no existe una noción concreta de lo que significa este concepto.

Por esto, en el Primer Foro de Nutrición Balanceada, se concretaron cinco aspectos claves para una alimentación adecuada en niños:

  1. No todos los niños son iguales: no compare a su hijo con los de sus amigos o familiares, recuerde que su hijo tiene necesidades diferentes. En este punto es esencial comprender y apropiar el concepto de balance energético, el cual hace referencia al equilibrio entre las calorías consumidas de acuerdo con la energía que el organismo gasta en su día a día. Adicionalmente, el aporte calórico, entendido como la energía que recibe el cuerpo al consumir proteínas, grasas y carbohidratos contenidas en los alimentos. El plan de alimentación no va a ser igual para un niño sedentario que para un niño que practica actividad física.
  2. No hay alimentos buenos o malos:  clasificar los alimentos como buenos o malos es demasiado simplista, puede fomentar una alimentación y comportamientos poco saludables, como trastornos de la conducta alimentaria (Ej: consumo repetitivo de alimentos específicos). Es inapropiado fomentar la cultura de la dieta y la alimentación restrictiva para los niños.
  3. Alimentación consciente: la buena alimentación parte desde el momento en qué escogemos los alimentos, los preparamos, servimos y comemos. Al igual que el tiempo destinado, actividad que realizamos al comer y compañía. Los niños tienden a comer rápido y bajo presión u obligación, prácticas que crean trastornos de la conducta alimentaria. Los niños deben comer sentados y acompañados, no deben ser distraídos y los padres deben ser modelos a seguir.
  4. Consultar a un especialista, siempre será la mejor opción: si bien internet y el voz a voz pueden ser formas  de comunicación efectivas, en todos los casos no son fuentes confiables, menos cuando se trata de salud. Por esta razón, consultar a un especialista, nutricionista o pediatra, siempre será la mejor opción. Las necesidades nutricionales de cada niño difieren dependiendo de su gasto energético diario, por ello replicar planes nutricionales de otros niños o seguir consejos de otras fuentes, no es recomendable.
  5. Cree hábitos de vida que se mantegan hasta la adultez: los padres tienen una gran influencia y responsabilidad sobre los hábitos alimenticios de los niños, las conductas que se promulguen en la niñez contribuyen a mantener un adecuado estado de salud en todas las etapas de la vida, evitando contraer enfermedades no transmisibles (enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes) en la adultez. Por otro lado, también son los encargados de inculcar el deporte y estilos de vida saludables a temprana edad.

De igual forma los expertos aseguran que es necesario que la alimentación sea bajo la ley de nutrición – CESA, es decir:

  • Completa: que incluya todos los nutrientes y gran variedad de alimentos.
  • Equilibrada: que los nutrientes estén en un proporción adecuada.
  • Suficiente: que promueva un adecuado crecimiento y estado de salud. Debe cubrir los requerimientos, tanto de calorías como de nutrientes.
  • Adecuada para cada grupo de edad: es decir que debe adaptarse a la etapa del ciclo vital (primera infancia) haciendo énfasis en características como olor, sabor, consistencia y textura.
  • Inocuo: que es segura y apta para el consumo humano y no ocasiona riesgos de enfermedades transmitidas por los alimentos.