Los asmáticos son víctimas de la contaminación ambiental

30 de octubre del 2018

Según datos una de las principales causas de atención en urgencias están relacionadas con los problemas respiratorios derivados de la contaminación ambiental. Esto supone de nueve a 33 millones de visitas anuales a las salas de emergencias en hospitales de todo el mundo. De esta manera se desprende del primer estudio global de asma relacionado […]

contaminación

shutterstock

Según datos una de las principales causas de atención en urgencias están relacionadas con los problemas respiratorios derivados de la contaminación ambiental. Esto supone de nueve a 33 millones de visitas anuales a las salas de emergencias en hospitales de todo el mundo. De esta manera se desprende del primer estudio global de asma relacionado con la polución.

La contaminación atmosférica provoca alrededor de siete millones de muertes anuales en todo el mundo. Entre los principales causantes están los medios de transporte, la quema de combustibles fósiles, la producción industrial, la quema de bosques, el empleo de aerosoles y la radiación. Estas fuentes de emisión liberan gases y sustancias nocivas para el ser humano. Estos son los más perjudiciales: ozono troposférico, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, benzopireno y partículas en suspensión.

Es de sentido común deducir que todo eso afecta a la salud. Nuestro estado físico y psíquico pueden verse resentidos en función del  tipo de contaminación atmosférica al que estemos expuestos. Multitud de órganos y funciones del cuerpo también pueden verse perjudicadas. Algunas como enfermedades respiratorias, daños cardiovasculares, fatiga, dolor de cabeza, ansiedad, irritación de ojos y mucosas, entre otras.

Las personas que viven en las grandes ciudades están más expuestas a sufrir los efectos de la contaminación atmosférica. Los sujetos que ya están enfermos, los niños y los ancianos son más vulnerables que el resto de la población respecto al problema.

El asma

Los científicos saben desde hace tiempo que respirar aire contaminado por las emisiones de los automóviles podría desencadenar ataques de asma. Ahora, un equipo de investigadores ha sido el primero en cuantificar el impacto de la contaminación del aire en los casos de asma. Cada año entre nueve y 33 millones de visitas a urgencias se deben al asma y su relación con la contaminación por ozono o partículas finas.

El asma es la enfermedad respiratoria crónica más prevalente en todo el mundo y afecta a cerca de 358 millones de personas. El nuevo estudio, publicado en la revista Environmental Health Perspectives, ha sido liderado por la Universidad George Washington (EE UU), en colaboración con la NASA.

De cinco a diez millones de visitas a los hospitales por asma al año se relacionaron con pequeñas partículas en suspensión que pueden alojarse en las vías respiratorias y los pulmones. Aproximadamente el 95 % de la población mundial vive en lugares con aire inseguro. El estudio estimó que aproximadamente la mitad de las visitas a la sala de urgencias por esta causa ocurrieron en países del sur y este de Asia, especialmente en India y China. Son países con grandes poblaciones que tienden a tener menos restricciones en las fábricas.

El Estudio de la Carga Global de Enfermedades cuantificó los impactos de la contaminación del aire en las enfermedades cardíacas, respiratorias crónicas, cáncer de pulmón e infecciones respiratorias inferiores. Además encontró que las partículas finas y el ozono se asociaron con 4,1 millones y 230.000 muertes prematuras en 2016, respectivamente.

Contaminación en Colombia

En Colombia es preocupante, tanto en las capitales como en otras ciudades. La Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) dio a conocer, a través de su informe anual de indicadores, que la contaminación del aire causa cerca de 10.000 muertes al año, 160 % más que el promedio de muertes por el conflicto armado. Además, causa más de 67,8 millones de síntomas y enfermedades. El mayor contaminante del aire es el material particulado fino (PM2,5), que es producido por los vehículos que utilizan gasolina y diésel, así como por las industrias que operan con carbón.

Cifras del Observatorio Nacional de Salud indican que en 2016 murieron 15.749 personas por causas relacionadas con la contaminación ambiental. Las enfermedades que causaron la defunción de estas personas fueron las cardiovasculares en 8.882 casos, respiratorias crónicas en 3.863, infecciosas en 2.074 y cáncer en 930.

Cartagena, Medellín, Bogotá y Cali tienen niveles de contaminación muy superiores al recomendado por la Organización Mundial de la Salud, pues las concentraciones de material particulado fino está entre 50 % y 350 % por encima del nivel recomendado.

En Bogotá hay 5.000 buses del SITP provisional. El 92 % es de modelos de 1997 a 2011. Hay 4.500 zonales (azules) del SITP modelos anteriores al 2014. Ambos utilizan diésel. Estos buses hacen, en promedio, entre seis y siete recorridos al día, entre 60.000 y 70.000 para la flota total. Los articulados y biarticulados del sistema masivo TransMilenio, aunque son menos y, por lo tanto, hacen menos recorridos, tienen dos problemas: el 80 por ciento tiene más de 10 años de uso y la mayoría de ellos utilizan diésel.

Las soluciones pasan por organizar redes de transporte público eficiente; buses híbridos, a gas o eléctricos, con el fin de que haya una menor expedición de dióxido de carbono circulando en todas las ciudades; a pesar de la cantidad de automóviles en vías.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO