¿Cómo elegir alimentos de calidad en el Supermercado?

¿Cómo elegir alimentos de calidad en el Supermercado?

13 de septiembre del 2017

A la hora de entrar a un supermercado a comprar nuestra comida a duras penas nos fijamos en su fecha de vencimiento. Sin embargo, esto no es suficiente. Para tener comida de buena calidad en nuestras casas se requiere de ser más cuidadosos a la hora de elegirla. 

Al final del día lo que todos queremos no es solo un producto para satisfacer una necesidad, sino contar con un artículo con ingredientes de buena calidad, hecho por una empresa confiable y con altos estándares de salubridad y sanidad, para poder estar seguros de que son alimentos seguros y deliciosos.

Para elegir un buen producto lo primero que hay que hacer es leer las etiquetas de información nutricional. Normalmente, lo que se busca es limitar los excesos de calorías, grasas, sodio y azúcar, y estimular la ingesta de proteína, fibra, vitaminas y minerales. Para esto es clave aprender a leer las etiquetas. 

Es necesario revisar los porcentajes del valor diario recomendado de proteínas y otros nutrientes declarados en las etiquetas, puede guiar a las personas hacia productos de calidad. Cuando el porcentaje de concentración de un nutriente es superior al 10%, es una buena fuente de este; si es mayor del 20%, significa que el producto es excelente fuente del mismo. 

En segundo  lugar, revisar sellos de calidad y evidencia científica. Darse un ‘gustico culposo’ de vez en cuando no está mal. Sin embargo, para llevar una buena dieta alimenticia debemos tener claro que es lo que nuestro cuerpo necesita, y por supuesto, buscar los alimentos que ofrezcan esos nutrientes y vitaminas necesarias para nuestro organismo. Esto va de la mano que la empresa de donde proviene el producto esté completamente calificada y cuente con las aprobaciones de las autoridades competentes, para la realización y distribución de sus productos. 

Adicionalmente, identificar evidencia científica que avale la calidad del producto y sus beneficios nutricionales, es una señal de que se trata de un producto que vale la pena obtener. Este ejercicio permitirá tomar decisiones informadas y, cuando se compare entre artículos, facilitará decidir cuál adquirir, expresa el director Médico Regional del área de Nutrición en Abbott, Gabriel Gómez Morales. 

Un buen producto proporciona un nivel balanceado de macronutrientes (proteína, carbohidratos, grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales). Ingerir un poco de todo es la clave para una buena alimentación.

Por supuesto, es de gran importancia conocer cómo llegaron estos productos al supermercado. Cuando se trata de productos manufacturados, por ejemplo alimentos y bebidas envasadas, es necesario asegurarse de que la empresa que los produce y sus proveedores, desde los que proporcionan materia prima, hasta los que lo distribuyen, se adhieren a los estándares internacionales de calidad.

Ver un producto con un precio muy por debajo de los que se encuentran en el mercado, puede ser un signo de alarma importante. Cuando llegan artículos por canales no autorizados y se comercializan, la mayoría de las veces se convierten en un grave riesgo para la salud de las personas porque nadie puede asegurar que los contenidos no estén adulterados y que su control haya sido el adecuado durante el transporte. Adicionalmente, no es posible verificar que durante el trayecto hasta llegar a sus manos, no haya estado en contacto con sustancias tóxicas, temperaturas que degradan el producto y otras exposiciones peligrosas.

Y por último, compartir las historias exitosas y no exitosas, ya que esto servirá de ayuda a otras personas a comprar buenos productos a la hora de ir al supermercado.