Día Internacional del Sueño: la importancia de dormir bien

foto_ shutterstock

Día Internacional del Sueño: la importancia de dormir bien

15 de marzo del 2019

El Día Mundial del Sueño se celebra el tercer viernes del mes de marzo. En esta versión el lema es “duerme bien, envejece sano” y no es para menos, debido a que los problemas a la hora de dormir se han convertido en una epidemia global.

Según la Organización Mundial de la Salud los trastornos del sueño se han estipulado como una preocupación para las entidades de salubridad porque estas molestias pueden desembocar en enfermedades neurológicas o cardiovasculares.

Las cifras arrojan que un total de 200 millones de personas padecen molestias en las noches antes de descansar. Dormir es una necesidad biológica del ser humano y cuando se convierte en una cuestión frecuente se someten a costosos tratamientos para solventar dicha situación.

“Es fundamental establecer hábitos saludables, preservar los estados de luz y oscuridad para mantener el ciclo sueño-vigilia, evitar el uso de pantallas a altas horas de la noche, no pasar demasiado tiempo en cama y realizar rituales de relajación, son elementos esenciales para el adecuado tratamiento de los problemas del sueño”, señala Edgar Osuna, médico especialista en temas de sueño.

“Pasar la noche en blanco”, puede llevar a lapsos de estrés, ausentismo laboral, accidentes de tránsito o patologías relacionadas con la afectación de algún órgano vital.

El sueño no solo está relacionado solo con recomponer la energía gastada sino que estas horas el cuerpo regula todas las sustancias químicas de los órganos para que estos funcionen de buena manera. Por ello no dormir representa un grave riesgo de salud.

Una persona debe reposar al rededor de ocho horas diarias para que el organismo se recomponga de todas las energías utilizadas. Sin embargo, los bebés deben dormir de 14 a 17 horas, mientras que la población de la tercera edad suele dormir menos de siete horas.

Los trastornos del sueño se presentan con más frecuencia en las mujeres y en los habitantes mayores a 60 años. Según investigaciones internacionales los individuos que llegan a desarrollar altos niveles de angustia, depresión o irá, están directamente relacionados con enfermedades del sueño.

En las fases pertinentes al descaso interviene la relajación muscular, la desaceleración en los latidos del corazón y la reducción del metabolismo.

¿Cómo lograr un sueño profundo? 

  • No comer en exceso previo a conciliar el descanso en la noche
  • Es recomendable hacer una rutina de ejercicio antes de acostarse
  • Alejar los dispositivos eléctricos para que así las radiaciones no interrumpan el sueño
  • Establecer una hora de dormir con el fin de acostumbrar al organismo

Dentro del proceso del sueño, interviene la hormona de la melatonina (hormona de la oscuridad) la cual regula el descanso y preserva el sueño. Por lo general, esta sustancia se comienza a generar desde las 7:00 p.m hasta las 9:00 p.m, se establece de 12:00 p.m a 2:00 a.m y se disminuye de 4:00 a.m a 5:00 a.m.

Un sencillo test para verificar la calidad del sueño 

¿Durante el último mes cuántas horas ha dormido? 

a. Entre 8 y 9 horas al día.

b. Entre 6 y 7 horas al día.

c. Entre 3 y 5 horas al día.

d. Los horarios y la cantidad de tiempo son diferentes cada día.

¿Cómo suele dormir?

a. No me despierta ni un león en toda la noche. Duermo con mucha tranquilidad.

b. Doy muchas vueltas en la cama pero no tengo problemas al dormir.

c. Me despierto una o dos veces en la noche pero vuelvo a dormirme inmediatamente.

d. Dormir es un sufrimiento, me cuesta mucho conciliar el sueño y cuando lo hago me siento inquieto.

¿Cuánto tiempo tarda en quedarse dormido?

a. Apenas pongo la cabeza en la almohada.

b. Doy algunas vueltas en la cama.

c. De 20 a 30 minutos, tengo que leer o ver televisión antes de conciliar el sueño.

d. Tardo más de media hora tratando de dormir.

¿Durante la última semana se ha despertado durante la noche?

a. Ninguna vez.

b. Una o dos veces.

c. Más de 3 veces.

d. Todas las noches.

¿Cómo calificarías su sensación de descanso al despertar?

a. Muy buena.

b. Buena.

c. Mala.

d. Muy mala.

¿Qué tanta energía siente durante el día?

a. Siento que tengo toda la energía para realizar mis actividades. Puedo hacer ejercicio, trabajar.

b. En general logro mantenerme despierto y alcanzar cada meta del día.

c. Me despierto con mucha energía pero después del mediodía siento que quiero dormir.

d. Me despierto con cansancio y ojeras. Solo quiero seguir en la cama.

¿Usa su celular o algún aparato electrónico antes de dormir?

a. ¡Nunca!, lo dejo fuera del cuarto.

b. Observo si no tengo mensajes antes de dormir y me cercioro de tener el despertador adecuadamente.

c. Tengo que dormir con el celular en mi mesa de noche.

d. Siempre, de hecho duermo abrazando mi celular.

RESPUESTAS

Su respuesta fue a. de 3 a 7 veces: Perfecto, tiene una gran calidad en tu sueño, seguro se despierta con gran energía cada día.

Su respuesta fue b. de 3 a 7 veces: Parece que descansa lo suficiente pero no puede bajar la guardia. Preste atención a las señales y trate de mantener el equilibrio para que su cuerpo repose lo suficiente.

Su respuesta fue c. 3 veces o más: Cuidado, está presentando algunas alteraciones en su sueño. Debe estar atento con cada señal de su cuerpo para saber qué es lo que te puede estar afectando. Consultar a un especialista sería adecuado.

Su respuesta fue d. 3 veces o más: Está durmiendo muy mal. Siga sugerencias sobre cómo hacer ejercicio, comer bien y preparar los espacios para descansar adecuadamente. Si siente que aún hay algo fuera de control consulte a un especialista.