¿Cómo elegir un buen pescado en Semana Santa?

¿Cómo elegir un buen pescado en Semana Santa?

14 de abril del 2019

Durante la Semana Santa se aumenta el consumo y la venta de pescado en el país. En muchos establecimientos suelen vender peces en malas condiciones lo cual deriva en problemas de salud dentro del organismo.

Por cuestiones culturales, la comida de mar suele ser la favorita dentro de los hogares en la semana mayor. Varios sitios se aprovechan de la demanda y ofrecen productos en mal estado afectando así la salud del ser humano.

Respecto a lo anterior, las secretarias de salud a nivel nacional se han puesto a la tarea de frenar esta practica y han redoblado esfuerzos de vigilancia con el fin de proteger a los ciudadanos. Además lanzaron una campaña para que las personas sepan elegir un buen pescado.

Lea también: Cuide de su salud en vacaciones de Semana Santa

Es fundamental que los habitantes sepan reconocer un producto que no causará problemas de salud. Se recomienda en primer lugar revisar con exactitud las fechas de vencimiento porque el pescado es un alimento delicado.

También es clave que los usuarios analicen las condiciones de temperatura en los almacenes. Esta debe ser entre 0°C y 4°C; cuando el artículo se encuentra congelado la temperatura debe ser menor a 18°C.

Los compradores no deben adquirir pescado en ventas ambulantes debido a las limitaciones higiénicas que tienen estos puestos. A esto se suma la contaminación del aire que se encuentra en las calles, eso quiere decir que el alimento está no apto para el consumo.

Cuando se vaya a comprar un pescado fresco las escamas deben verse unidas, brillantes, húmedas. Asimismo, debe mantener un olor fresco y los ojos deben ser brillantes y no tener manchas rojas a su alrededor.

Para el pescado seco, este debe tener un color amarillo oscuro, no debe tener pigmentos diferentes y su sabor crudo debe ser salado.

Por último, los productos congelados deben estar duros, el color de la piel debe ser rosado claro. Todas las recomendaciones es con el fin de que las personas puedan alimentarse de forma segura.