Cómo recuperar el calcio de manera natural

30 de enero del 2015

El licor, el café, el cigarrillo, el estrés, son sus enemigos.

Salud huesos

Es importante conocer que el calcio que requerimos en nuestro cuerpo es suficiente con una alimentación balanceada y sana. Todas las proteínas de origen animal y vegetal brindan un alto aporte de calcio; la mayoría de los vegetales, verduras,  hortalizas, muchas de las frutas y cereales.

Pero lo más relevante con nuestra salud ósea no es la cantidad que consumimos, es la cantidad que absorbemos. Esta función la realiza el intestino delgado, y el transportador es la vitamina D, entonces si presentamos alteraciones en la absorción del intestino delgado o no tenemos niveles adecuados de vitamina D, poco calcio aportaremos a los huesos y desarrollaremos una pérdida significativa de la densidad ósea hasta llegar a una osteopenia, o peor aun a osteoporosis.

Entonces lo primero en lo que debemos enfocarnos es en mantener una adecuada función intestinal, evitar procesos inflamatorios, intolerancias e irritaciones. Sustancias como el licor, el café, el cigarrillo, el estrés, el ayuno prolongado, el azúcar refinado, las harinas refinadas y las grasas saturadas, son los principales a disminuir en nuestra dieta.

Ahora cómo lograr que nuestro cuerpo capture el calcio que llega al intestino delgado y pase al torrente sanguíneo, pues esta es la labor de la vitamina D. Recordemos que el único generador de esta vitamina es el sol, los rayos ultravioleta son necesarios, en justa medida, necesitamos exponernos al sol, pero debemos protegernos. El sol entre las 11 a.m. y las 2 p.m. es muy agresivo para nuestra piel, pero fuera de este horario y por tiempo no menor a 10 minutos, y no mayor a 15 minutos diarios, es muy importante para producir los niveles adecuados de Vitamina D.

Y nos queda un último paso, ¿cómo fijamos el calcio a nuestros huesos? Es el ejercicio físico el que se encarga de hacer esta tarea, debemos hacer un tiempo de por lo menos 30 minutos consecutivos un ejercicio cardiovascular aeróbico, mínimo 3 veces a la semana. Además es el ejercicio que evita la reabsorción de calcio de nuestros huesos es decir evita que el calcio de nuestros huesos sea liberado en la sangre y filtrado en el riñón y eliminado a través de la orina.

Las personas que toman medicinas por indicación médica tienen más riesgo de generar alteraciones en la absorción y fijación del calcio, entonces son ellas quienes requieren ser más activas con el ejercicio, más disciplinadas con la exposición al sol y más organizadas con su nutrición.

Existen alimentos que contienen niveles más altos en calcio que son muy recomendados para las personas que requieren reponer calcio a sus huesos, como  las espinacas, la coles, las acelgas, el brócoli, los frijoles, las lentejas, la soja, los pescados, los langostinos, el pulpo y los mejillones y las nueces o las semillas secas.

Los alimentos más reconocidos como aportadores de calcio son los lácteos, pero recordemos que también son los que con mayor frecuencia generan cuadros de inflamación e intolerancia intestinal, son muy ricos en carbonatos de calcio pero también en fosfatos de calcio y estos últimos inhiben la absorción de los carbonatos.

El mejor alimento, en contenido de calcio y en posibilidad de absorberse es el ajonjolí, pero para que realmente sea efectivo debe ser sin tostar, entonces podemos preparar una leche de ajonjolí natural.

En un pocillo pequeño de agua al clima se deben dejar dos cucharadas soperas de ajonjolí sin tostar, en remojo por 8 a 10 horas, luego licuar por 3 minutos y colar en colador de tela y tomar un pocillo al dia.

El calcio en suplementación en gastrolesivo es decir irrita la mucosa gastrointestinal generando gastritis, nauseas, estreñimiento y hasta ulceras, en niveles muy altos en sangre puede depositarse este exceso en las arterias aumentando la resistencia vascular y elevando la tensión arterial.

Margarita M. Rueda R.

Médico cirujano de la Universidad del Bosque

Medicina Bioenergética  – Homeopatía  Instituto SPADH

Acupuntura China Universidad Juan N. Corpas

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO