¿Cómo reducir el riesgo de padecer cáncer?

¿Cómo reducir el riesgo de padecer cáncer?

12 de Mayo del 2015

Aunque los daños en el ADN (material genético) favorecen el cáncer, sólo entre un 5 y  10% de los cánceres se heredan directamente, es decir, que el hecho de que una persona herede un gen promotor del cáncer no significa necesariamente que vaya a desarrollar la enfermedad (aunque tendrá un riesgo mayor que la población general).

La exposición a factores medioambientales es con seguridad el factor más importante que determina el desarrollo del cáncer, como llevar una dieta sana y otros cambios en el estilo de vida pueden disminuir dramáticamente el riesgo de padecer cáncer.

– Hacer ejercicio, dieta saludable y no fumar: son la primera línea de defensa.

– Actividad física regular: existen pruebas definitivas de que la actividad física protege del cáncer de colon y probablemente también del cáncer de endometrio y de mama en mujeres postmenopáusicas, además de ayudar a mantener un peso saludable.

– Reduzca el exceso de grasa corporal: una de las causas principales del cáncer es el exceso de tejido adiposo (obesidad). En concreto, se dispone de estudios que confirman una relación entre el aumento de la grasa corporal y el cáncer de esófago, páncreas, colon, endometrio, riñón y mama (en mujeres postmenopáusicas), y probablemente también con el cáncer de vesícula.

Recuerde, no solo se trata de perder peso en general sino de perder peso a expensas de la grasa. Tenga en cuenta que cuando pierde más de un kilo de peso a la semana sin ejercicio seguramente lo que está  perdiendo es agua y musculo principalmente.

– Lactancia materna: la lactancia materna protege a la madre del cáncer de mama a todas las edades (incluso después de la menopausia).

– Las aminas heterocíclicas y los hidrocarburos aromáticos policíclicos son sustancias químicas que se forman al cocinar carne, ya sea carne de res, de cerdo, de pescado o de aves, a altas temperaturas, como freír en sartén o asar a la parrilla a fuego directo. Así que reduzca el consumo de fritos, y evite la exposición de los alimentos a altas temperaturas, tiempos prolongados de cocción y formación de costra negra en el alimento.

– Aumente el consumo de fibra: La fibra  se encuentra principalmente en los cereales integrales o enteros, las raíces, los tubérculos, granos o leguminosas, las frutas enteras y las verduras. La fibra presenta un efecto protector contra el cáncer de intestino, incrementa el peso de las heces y acelera el tránsito intestinal y probablemente también el paso de sustancias carcinógenas por el organismo, pero además las bacterias intestinales fermentan la fibra para producir ácidos grasos de cadena corta, que ayudan a mantener sanas las células intestinales.

– Use condimentos naturales como cúrcuma, jengibre, romero, tomillo.

– Consuma diariamente té verde es rico en catequinas y flavonoides que previenen diferentes tipos de cáncer.

– El café es una bebida saludable. Diferentes estudios han relacionado el consumo de café con la reducción del riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer. Recuerde no exagerar su consumo y limitar la adición de azúcar y/o edulcorantes.

– Limite el consumo de carnes procesadas y embutidos: el consumo continuado de grandes cantidades de carne roja y carnes procesadas puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de intestino principalmente colon.

– Reduzca el consumo de sal y alimentos altos en sal como alimentos industrializados, pre cocidos, enlatados, conservas, etc. el consumo elevado de sal daña el revestimiento estomacal, aumenta la producción de compuestos nocivos en el organismo y estimula la aparición de sustancias carcinógenas en el estómago.

– Aumente el consumo de frutas y verduras de diferentes colores. Prefiera versiones orgánicas de los mismos. Muchos de las sustancias usadas para la fertilización y demás de los cultivos son compuestos carcinogénicos.

Los alimentos que probablemente protegen de ciertos tipos de cáncer son: el ajo machacado, los carotenoides presentes en frutas y verduras de color amarillo y verde intenso, el Licopeno presente en el tomate especialmente cocinado y la vitamina C presente en frutas como guayaba, kiwi, cítricos, etc.

– Guanábana: potente alimento antitumoral, ha demostrado ser efectivo en la prevención y tratamiento de diferentes tipos de  cáncer.

– Nueces del Brasil: su consumo diario reduce el riesgo de cáncer de vejiga, colorectal, pulmonar e inhibe la formación de tumores.

– Si fuma, piénselo dos veces si quiere continuar haciéndolo, el cigarrillo no solo aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, sino también de otros tipos de cáncer. Además es un riesgo no solo para usted, también para las personas que le rodean.

– Utiliza diariamente un protector solar

Recuerde que la mejor que puede hacer es optar por llevar y mantener una alimentación rica en alimentos naturales, bajos en azúcar, sal y grasas saturadas presentes en los alimentos de origen animal.

Maritza Gómez Leguizamón

Nutricionista Dietista – Universidad Nacional de Colombia

Terapeuta Certificado Banda Gástrica Virtual® e Hipnosis Clínica Reparadora. Instituto Scharovsky. Buenos Aires, Argentina

“Baje de peso con Hipnosis Clínica”- Twitter:@NutriSaludFit y Facebook nutrisaludalternativa