Así puede saber si su esófago está fallando

31 de julio del 2018

Sin duda uno de los problemas que más agobia a las personas son los intestinales, y en este caso, el esófago también tiene que ver. Fuertes ardores y sensación de chuzos son más que frecuentes en los seres humanos, por lo que es necesario prestarle atención. La esofagitis eosinofílica es una enfermedad crónica de este […]

Así puede saber si su esófago está fallando

Sin duda uno de los problemas que más agobia a las personas son los intestinales, y en este caso, el esófago también tiene que ver. Fuertes ardores y sensación de chuzos son más que frecuentes en los seres humanos, por lo que es necesario prestarle atención.

La esofagitis eosinofílica es una enfermedad crónica de este órgano, encargado de transportar alimentos y líquidos desde la boca hasta el estómago.

Por eso, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explicó que esta patología se presenta cuando unos glóbulos blancos, llamados eosinófilos, se acumulan en el esófago, causando daño e inflamación, lo que provoca dolor, problemas para tragar y atascamiento de comida en la garganta. Algunas personas que presentan reflujo gastroesofágico pueden padecerla.

En bebés y niños los síntomas son problemas de alimentación, vómitos, poco aumento de peso y crecimiento; así como reflujo que no mejora con medicamentos. En chicos mayores, dolor abdominal, dificultad para tragar, en especial alimentos sólidos y poco apetito. En adultos, por su parte, se presentan los anteriores síntomas, más acidez y dolor de pecho.

Por eso, ante esta incomoda y dolorosa patología, es necesario acudir al médico para tratarla pronto.

Lo primero que debe hacer un médico es preguntarle al paciente sobre sus señales de alarma e historial médico, dado que otras afecciones pueden tener los mismos síntomas.

Hacer una endoscopia gastrointestinal superior: un endoscopio tiene una cámara diminuta al final de un tubo largo y delgado, que el especialista insertará por el esófago para observar este órgano.

Realizar una biopsia: durante la endoscopia, el profesional tomará pequeñas muestras de tejido del esófago. En estas se buscan cantidades elevadas de eosinófilos.

Solicitud de otras pruebas: es posible que se requiera un análisis de sangre para verificar otras afecciones.

Por eso, si posee los síntomas mencionados, lo mejor es recurrir a un profesional, debido a que las enfermedades del esófago pueden confundirse con otras y podría ser peor si no se detecta a tiempo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO