¿Cómo soltar las cargas emocionales que tensionan nuestro cuerpo?

27 de febrero del 2015

No podemos controlar nuestro entorno, pero sí los daños que produce en nuestro cuerpo.

Yoga

En el artículo anterior hablábamos de las cargas que vamos poniendo en nuestros hombros y nos llenan de tensión. Pero esto no termina ahí, porque es tanto el peso cargado que otras partes del cuerpo como la espalda, el cuello y las rodillas, deben ayudar a soportar.

Lea también: ¿Tensión en los hombros? El yoga te ayudará a relajarlos

Por ejemplo, la parte media de la espalda refleja las sobrecargas emocionales o por obligaciones, cuando tienes demasiado por hacer y sientes que no tienes el tiempo ni la energía suficiente.

El cuello y las rodillas reflejan tus reacciones ante las situaciones en las que no puedes ver más allá o ser más flexible para manejarlas; por ejemplo cuando quieres que las cosas se hagan como tu dices y cuando lo dices.

Y a su vez empiezan a conectarse otras partes de tu cuerpo como el colon, la piel, el estómago y hasta la cabeza. Generando un efecto en cadena y un círculo de enfermedad, que aunque parece interminable, tiene una raíz que al detectarla y trabajarla, puede romper estos efectos y ciclos.

Esa raíz se llama “control”, y se manifiesta en el deseo de controlar todo lo que te rodea y lo que sucede, desde tu mente, en la que idealizas las situaciones esperando que sucedan tal como lo deseaste.

Por ejemplo quieres controlar cada suceso de tu vida, los tiempos en que sucederán, lo que las personas te dirán, lo que pasará en tu trabajo; hasta el clima y el tráfico quieres controlar desde tu mente para poder cumplir con lo que deseaste.  También lea: ¿Cómo sobrevivir al tráfico de la ciudad?

Como ya sabrás, no todo sucede como lo deseas: tu familia, tu trabajo, tus relaciones, tus proyectos, la ciudad y hasta tu vida no es tal como la has proyectado en tu mente. Pero sigues insistiendo en querer controlar lo que no puedes y son esos intentos de sobrecontrol los que te generan rabia, frustración y sobrecarga que finalmente pasan a manifestarse a tus hombros, espalda y demás partes del cuerpo.

Necesitas reconocer que no tienes control sobre tu entorno, pero sí tienes la libre decisión de soltarlo, trabajando en el desapego. Concepto que no es sólo aplicado al Yoga, es una herramienta de vida que te permitirá soltar todas esas cargas innecesarias que llevas contigo.

El desapego no es sólo hacia los objetos o personas, es también hacia las situaciones y en el nivel más esencial, tus deseos y tu insistencia en el control sobre ellos.

Esto no quiere decir que dejes de desear, porque eso es imposible ya que fue lo que nos trajo a esta experiencia actual. Lo que debes hacer es manejar tus deseos con desapego, es decir soltando tus expectativas personales y cualquier intento de sobrecontrol.

Reconocer que no tienes el control, porque hay un ser o una instancia superior que sí lo tiene de forma imparcial y perfecta, te permitirá el desapego. Así empezarás a poner tus deseos en sintonía con esa instancia superior, para romper los ciclos de enfermedad y todo el desgaste emocional que traen.

Es como dicen: “El hombre propone y Dios dispone”. Por lo que en vez de desear empieza a proponer con desapego, confiando en que “lo que ha de ser, será”, recordando que son los deseos y tu expectativa de control en ellos lo que causa problemas.

Para que empieces a entrar en esta conciencia, repite durante unos minutos en una postura cómoda o de meditación: “todo es perfecto y sucede en el momento justo, cuando en realidad lo necesito”.

Comprende que todo es perfecto así no vaya de la mano de tus expectativas o deseos, porque lo que puede ser bueno y perfecto para ti para otro no lo es, por eso el control se maneja de forma superior e imparcial, donde a cada quien le llega lo que le tiene que llegar en el momento más propicio.

Refuerza este pensamiento recordando que muchas cosas te han sucedido bien sea para aprender o cuando estabas listo para vivirlas.

Mientras trabajas en armonizar tus deseos con la perfección universal, puedes ayudar a reducir los efectos físicos del control, el apego y los ciclos de enfermedad, con asanas de yoga como la que está en la foto y con la postura del triángulo que subimos en el video 2, que te ayuda a estirar, relajar y soltar carga en hombros y espalda. (Video: una pausa activa a través del yoga)

Andrea Rodríguez González

Instructora de Yoga y Terapeuta Alternativa

twiter: @Andrea_yogaveda – http://yogaveda.com.co/ – http://yogaorganizacional.com/

Facebook: Yoga Veda – Bogotá

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO