¿Conoces la influencia de las fases lunares sobre tus emociones?

¿Conoces la influencia de las fases lunares sobre tus emociones?

6 de Septiembre del 2015

¿Te ha pasado que hay días o periodos del mes en que en tu interior suceden un sinnúmero de emociones, sin aparente explicación y casi incontrolables, siendo que curiosamente a otras personas les está sucediendo lo mismo? Esto no es simple coincidencia, de hecho según la filosofía del Yoga, no existen las coincidencias sino las “Dioscidencias”.

Uno de los astros que permite evidenciarlo es la Luna, que se encarga de guiar nuestro aprendizaje en el campo emocional y mental. En el artículo anterior te comentaba algunos de los muchos efectos que tiene sobre el hombre y su campo de acción, invitándote a potenciar tu conciencia monitoreando las fases de la Luna en este periodo y tu estado emocional. Tómate unos minutos para ser consciente de tus emociones en estos días de transición entre la fase de Luna llena y Luna menguante.

Lea también: Los secretos de la Luna y su influencia en nuestra vida

Ahora describiré brevemente el impacto de cada fase para que te animes a monitorear conscientemente tu mente y emociones según los periodos lunares:

Fase de Luna nueva: una forma de identificarla es que al mirar al cielo la luna está tan oscura que no se puede ver claramente en comparación a otras fases como la Luna llena. Se atribuye al inicio de cada periodo, ya que se experimenta la sensación de empezar de nuevo, de partir de ceros con más energía y claridad. Comprende una etapa de renovación energética y emocional. Si has tenido un buen proceso con las otras fases, experimentarás plenitud. De lo contrario se sentirá todo lo opuesto, como si todo fuera a terminar mal, con falta de energía llegando incluso a experimentar fuerte tristeza y depresión, anhelando la soledad y la sensación de querer desaparecer.

Fase de Luna creciente: es cuando la Luna empieza a tomar su hermoso color blanco produciendo un incremento en la energía que se manifestó en la luna nueva si se ha tenido un buen proceso. Comprende un periodo muy creativo; las ideas empiezan a fluir, emociones saludables y positivas emergen para potenciar el logro de metas, la solución de problemas o situaciones complicadas. Suele generar una fuerte intensidad emocional, agudizando los sentimientos que por ese tiempo se estén presentando así como la sensibilidad emocional ante las situaciones, de modo que si no has tenido días fáciles estarás irascible, con ganas de desahogarte y decir lo que piensas.

Fase de luna Llena: se atribuye al tiempo de cosecha, en el que recoges lo que sembraste en las anteriores fases. De modo que si sembraste energía, positivismo, empuje, asertividad, etc., vas a ver cómo los problemas se solucionaron o estas más cerca de lograr eso que te planteaste desde la Luna nueva y fue tomando fuerza en la Luna creciente. Justamente en este periodo es cuando todo toma forma o se materializa. Por ello, si sembraste emociones poco saludables, negatividad, frustración y sobrecarga emocional, vas a estallar de formas no muy positivas. Por ejemplo terminas en una discusión diciendo todo lo que se fue gestando en la Luna creciente sin nada de control, tomas decisiones apresuradas o impulsivas, te dominan los pensamientos negativos y hasta llegas a sentir que los problemas se han agrandado.

Fase de Luna Menguante: es cuando la luna empieza a perder su brillo intenso y así mismo toda la euforia emocional empieza a disminuirse. Si has llevado un buen proceso, depurando tus emociones, transformándolas cuando no son saludables y llenándote de positivismo, entras en un periodo de introspección y análisis que te conducen a replantear metas, visiones sobre las situaciones a tu alrededor y nuevas perspectivas que te darán claridad en el momento en que llegue la fase de luna nueva. Si tu proceso ha sido al contrario, la introspección llevará a que sentimientos como la impotencia, frustración, tristeza y hasta depresión aparezcan o se agudicen si te venían acompañando desde la luna llena.

Esta última fase es a la que justamente estamos entrando, ¡que Dioscidenicia!, momento perfecto para autoevaluarte y tomar conciencia de cómo han estado tus emociones este tiempo y empezar a transformar las que no son saludables.

Sé que ante momentos complicados no es tan sencillo, pero ahí hay dos opciones: permitir que emociones negativas te dominen para que se somaticen en el cuerpo agrandando el problema o retomar el control sobre tu mente y tus emociones para darle una mirada de aprendizaje a las situaciones afrontando asertivamente lo que vives.

Aprovecha para meditar más estos días, te ayudará en esta etapa de introspección y en el proceso de transformar tus emociones, así como la forma en que reacciones ante situaciones difíciles. Seguiré subiendo en los artículos y en Instagram información, posturas y tips que pueden servirte en este aprendizaje por el control mental y emocional al que nos invita la luna.

Shanti Om – deseos de Armonía, salud y paz para tu vida
Andrea Rodríguez González, Instructora de Yoga y Terapeuta Alternativa. Instagram: andre.yogalife, twitter: @Andrea_yogaveda, http://yogaorganizacional.com/, Facebook: Yoga Veda – Bogotá