Conocimiento y prevención para tratar la salud mental

Conocimiento y prevención para tratar la salud mental

10 de octubre del 2018

Existe una serie de trastornos de los que el mundo no habla abiertamente así muchos los padezcan, una de sus características es que son silenciosos y su detección es difícil sin la ayuda de un especialista, además, el estigma que tienen encima profundiza algunas de sus causas: las enfermedades mentales. Todos los 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. En esta conmemoración Kienyke.com habló con el sicólogo Silvio Alejandro Herrera quien dio detalles de algunos de los trastornos más comunes y aportó algunas recomendaciones para su oportuna atención.

Para que se tome en serio la salud mental uno de los requisitos principales es librar a la sociedad de prejuicios y tocar el tema cuando sea necesario, ya que muchas de las personas que requieren ayuda de especialistas suelen evitarlos por temor o pena.

Saber que muchas personas están en la misma condición puede ser tranquilizante y permite a las personas saber que su caso se superará con mayor facilidad si recibe atención. Según Herrera los tres trastornos más comunes son el depresivo, el de ansiedad y el afectivo bipolar. Lo ideal en muchos casos es una atención integral entre psicología y psiquiatría, ya que son complementarias, aunque cada caso tiene sus particularidades.La evaluación inicial la puede hacer el médico de familia, en la EPS, y allí deciden a cuál recurrir.

Según la Organización Mundial de la Salud unos 300 millones de personas en el planeta sufren de depresión, una patología que para el especialista Herrera la gente solo asocia con llorar y la tristeza cuando pueden haber otros indicios.

Si bien su tratamiento es complejo y necesita ser a cargo de un especialista, respondiendo este fácil cuestionario puede identificar si necesita recurrir a ayuda profesional: ¿se siente decaído casi a diario?, ¿no disfruta lo que antes disfrutaba?, ¿siente cansancio todo el tiempo?, ¿tiene sentimiento de culpa?, ¿ha perdido el apetito?, ¿ha perdido peso?, ¿tiene problemas para dormir?, ¿cambió la rapidez con que se mueve?, ¿tiene problemas pensando o tomando decisiones?, ¿tiene ideas de muerte o de hacerse daño? Si respondió sí a al menos cinco de estas preguntas debería tomarlo como una señal de alerta que debe ser atendida, aunque no necesariamente habla de que tiene esa condición.

Una consecuencia extrema a la que pueden llegar las enfermedades mentales son los suicidios, aunque no hay una estricta correlación en todos los casos. Según la OMS, esta es la segunda causa de muerte en personas de entre 15 y 29 y por lo que Herrera comenta que “muchas veces cuando se habla del suicidio la gente le tiene miedo a hablar tema, inclusive prefieren no hablar de si la persona está con esas ideas creen uno hablando que va a ser más conveniente, hay es que exponer y hablar del tema sin ningún tabú”.

La prevención temprana es clave para tratar estas enfermedades, por eso, informarse tempranamente y saber los protocolos que hay disponibles en cada ciudad es conveniente, incluso, para disminuir los factores de riesgo.