Las consecuencias de los cambios de hábitos del sueño

28 de octubre del 2019

Este problema afecta más a niños y adultos mayores.

Las consecuencias de los cambios de hábitos del sueño

freepik

Los efectos de alterar los hábitos de sueño pueden marcar una gran diferencia en distintos aspectos de la vida y se suelen presentarse más en ancianos y niños, según estudios.

En varios países europeos, es normal que se presente un cambio de horario que se adapta según el ciclo de las estaciones y es una medida que se encuentra en evaluación por La Comisión Europea, ya que, aunque la mayoría de ciudadanos por medio de una encuesta mostraron estar a favor de abolir este cambio semestral por la drástica transición en su vida, falta la aprobación de los Estados que se oponen a esta decisión.

Freepik

Según explica la psicóloga Martha Caldero, profesora de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad Abierta de Cataluña, Martha Caldero, un mal hábito de dormir provoca trastornos somáticos y malestares generales que se manifiestan con el estrés, desórdenes psíquicos, cansancio y problemas sociales graves.

Lea también: Los alimentos que causan cáncer según la OMS

Además, señala que los trastornos de sueño están relacionados directamente con las funciones del ritmo cardíaco, “nuestro reloj biológico”, que aunque se duerma 60 minutos más o menos, tiene consecuencias negativas tanto físicos como mentales.

“La melatonina es un neurotransmisor (producido por nuestro cuerpo) que regula nuestros ciclos de vigilia y sueño, y nuestro estado de ánimo. Cualquier alteración, como el cambio horario, el jetlag de un vuelo o los cambios de turnos en el trabajo, puede hacer que su producción se reduzca y afecte a nuestras emociones”, indica la experta.

Estos periodos de adaptación afectan principalmente los hábitos alimenticios, los estados de ánimo y las alteraciones del sueño, pues las personas normalmente están acostumbradas a dormir en horas determinadas y se reflejan más en adultos mayores, niños, y en algunas ocasiones, a personas que sufren depresión o tienen estados de ansiedad.

Incluso, un estudio realizado por la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, señala que durante el periodo de tiempo entre los años 1995 y 2012, se aumentaron los casos de depresión en el otoño y que las es enfermedades mentales subieron en un 11 %. “Estamos relativamente seguros de que ocurre por el cambio horario”, dictan los expertos y comentan que estas alteraciones anímicas pueden durar incluso meses.

Por lo general estos patrones del sueño se aprenden siendo niños y cuando se repiten constantemente, se convierten en hábitos, por lo que los especialistas recomiendan mantener un horario fijo para evitar fuertes alteraciones que se pueden convertir en un grave trastorno.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO