La adicción a las pantallas puede producir obesidad

20 de noviembre del 2018

La tecnología puede perjudicar la salud.

sueño

La adicción a los celulares y a las pantallas en general no puede ser buena. Es algo que en simple sentido común uno puede intuir. Pero cada vez surgen más estudios que advierten que las nuevas tecnologías tienen secuelas negativas.

Un nuevo estudio americano realizado entre más de 177.000 estudiantes sugiere que la duración insuficiente del sueño se asocia con un perfil de estilo de vida poco saludable entre los niños y adolescentes. La duración insuficiente del sueño se asoció con hábitos alimenticios poco saludables, como saltarse el desayuno. Aproximadamente el 40 % de los escolares en el estudio durmió menos de lo recomendado. Los resultados del estudio se publicaron en la edición del 15 de octubre del Journal of Clinical Sleep Medicine.

La Academia Americana de Medicina del Sueño recomienda que los niños de 6 a 12 años de edad duerman de nueve a doce horas regularmente para tener una vida más sana. Por su parte en cuanto a los adolescentes de 13 a 18 años deben dormir de 8 a 10 horas.

Un sueño adecuado produce mayores niveles de energía durante el día. Los niños que informaron que generalmente duermen menos de nueve horas por día, y los adolescentes que duermen menos de ocho horas por día, se clasificaron como sin dormir lo suficiente.

sueño

Una mayor proporción de hombres que de mujeres (42.3 % versus 37.3 %) y de niños en comparación con adolescentes (42.1 % contra 32.8 %) reportó una duración insuficiente del sueño. Los adolescentes además tenían una condición física aeróbica más baja y está relacionada con el sueño.

¿Qué pasa cuando dormimos menos de lo adecuado?

Cuando dormimos menos horas de las debidas, se produce un aumento de todas las hormonas que aumentan la sensación de hambre y la apetencia por alimentos ricos en grasas y azúcares. Una sola hora de diferencia en la duración del sueño es capaz de poner en marcha mecanismos para mantener el peso.

Hay dos hormonas relacionadas con el apetito y que se modifican con las horas de sueño como son la leptina, que inhibe la sensación de hambre, y la ghrelina, que estimula el apetito. Cuanto menos horas de sueño, hay menor concentración de leptina y aumenta la ghrelina. El resultado es que cuanto menos dormimos, más ganas de comer tenemos. Es por esto que si dormimos al menos ocho horas diarias tendremos más posibilidades de mantener un peso adecuado y combatir la obesidad.

Un sueño correcto produce mayores niveles de energía durante el día. Por lo tanto, los niños que duermen bien son quizás más activos físicamente durante el día y, por lo tanto, tienen más capacidad aeróbica.

Colombia

Los datos de las encuestas en Colombia revelan que los niños entre los 5 y los 12 años tienen un 67,7 % de tiempo excesivo frente a las pantallas. El tiempo excesivo es aquel que está por encima de las dos horas diarias frente a estos aparatos.

La cifra se eleva al 76,6 % entre los adolescentes. Los medios electrónicos modernos ponen muy difícil el control de las horas en pantalla. Todo esto cambió los hábitos y es más notorio en los niños y adolescentes. Las horas en la pantalla implican carencia en las horas de sueño que desembocan en un peor estilo de vida y en obesidad.

Estudios han demostrado que la luminosidad de las pantallas en la noche son peligrosos y deterioran la vista. Además genera un grave trastorno al cerebro, la luminosidad engaña al cerebro, que lo interpreta como un atardecer prolongado. Estos desajustes del sueño y de horarios se traducen en mal estilo de vida. Además de obesidad a corto y medio plazo.

En el caso de los niños se traduce en menores niveles de actividad física, déficit progresivo de la masa muscular, menor desempeño escolar, trastornos del sueño, problemas de interacción social, comportamientos agresivos, consumo de alcohol y cigarrillos y déficit de atención. Un estudio internacional llamado Asma y Alergias en Niños Fase Tres que incluyó a 37 países, confirmó esa relación directa entre el incremento en el número de horas dedicadas a ver televisión y el índice de masa corporal (IMC).

La duración insuficiente del sueño entre los niños constituye un problema de salud grave. Además es subestimado en la sociedad actual y es algo que se debe vigilar y corregir. Controlar las horas frente a las pantallas, estimular el deporte, las actividades al aire libre, tener productos en la nevera que sean ricos en nutrientes proteínicos, más fruta más verduras, reducir al mínimo bebidas azucaradas y limitar el consumo de comida de paquetes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO