¿Disperso? Estos tips mejorarán su concentración

¿Disperso? Estos tips mejorarán su concentración

6 de Marzo del 2015

¿Te ha pasado que hay días y momentos en que te cuesta concentrarte o controlar tu mente porque estás tan lleno de pensamientos, emociones y recuerdos que estos te impiden estar en el momento presente?

Esto es más frecuente  cuando te han ocurrido cosas que han perturbado tu tranquilidad, por ejemplo: una discusión en tu casa o en tu trabajo, el estar preocupado por cuentas por pagar o por cosas como un evento importante, una situación riesgosa, dificultades económicas o problemas en tus relaciones.

Al desconectarte del ahora y el instante presente, le permites a tu mente desconcentrarte y darle fuerza a sucesos ya ocurridos o que probablemente ocurrirán, que vienen con fuertes cargas emocionales como ira, tristeza, dolor, frustración, preocupación, ansiedad o estrés. Que al revivirlos una y otra vez, aumentas su fuerza y por ende los efectos físicos en tu cuerpo, entre ellos tensión en hombros y espalda.

También hay situaciones agradables que quedan almacenadas en tu mente con emociones de amor, felicidad, paz y tranquilidad. Y aunque es preferible que tu mente se concentre en estos sucesos y no en los que te afectan, resulta perjudicial cuando se vuelven escapes a la realidad porque te aferras a la idea de un pasado o un futuro mejor. Lo cual sólo aumenta el apego y los deseos, que culminan en la obstinación por controlar lo incontrolable (pasado y futuro), junto a los efectos nocivos mencionados en artículos anteriores.

¿Entonces qué hacer cuando hay pensamientos que te impiden concentrarte? Primero hay que reconocer que le has dado el control a tu mente, te has identificado con tus pensamientos dándole fuerza emocional a sucesos pasados y futuros. Siendo que tú estás más allá de tu cuerpo, de tu mente, eres algo más que tus emociones o pensamientos, sobretodo eres quien los puede controlar conscientemente; y no son ellos los que te controlan a ti.

Así que al reconocerlo puedes empezar a tomar el único control a tu alcance: el autocontrol.  En artículos siguientes profundizaremos más en los siguientes pasos. Por ahora permite que el Yoga te ayude a empezar a recuperar tu concentración y autocontrol.

Mira un punto fijamente y concéntrate en tu respiración, mientras mentalmente cuentas la cantidad de segundos en la que logras inhalar y exhalar por la nariz. Y cada que aparezca algún pensamiento aíslalo con una fuerte exhalación siendo consciente que estás más allá, concentrándote con más fuerza en aumentar los segundos de tu respiración.

Luego de varias respiraciones largas y profundas, repite en voz alta y con firmeza como si le hablaras a tu mente: “Soy consciente del aquí y el ahora. “Aquí y ahora”. “El Aquí es el indicado y el Ahora es perfecto.”

Trata de memorizar las resoluciones o frases para que las repitas continuamente mientras haces la postura del árbol, que te indicamos en el video. Notarás que es necesario concentrarte y ser persistente, si no lo logras en tus primeros intentos no desistas, tendrás al final la satisfacción de lograrlo y notarás tu capacidad de concentración y autocontrol. Hazlo cada que sientas tu mente dispersa, te ayudará bastante.

Y después de varios intentos exitosos, si sientes muy sencilla la asana, puedes hacer la de la imagen, inclinando el tronco hacia adelante y llevando la pierna hacia atrás,  mientras observas un punto fijamente repitiendo las frases del “Aquí y el Ahora”. Entre más tiempo la sostengas, mayor será el nivel de exigencia.

Recuperando el control de tu mente y tus pensamientos

Las posturas de equilibrio te ayudan a recobrar el control mental, la concentración y la estabilidad, ya que te conducen naturalmente a centrar tu conciencia en el instante presente.

Hari om
Andrea Rodríguez González
Instructora de Yoga y Terapeuta Alternativa
twiter: @Andrea_yogaveda
http://yogaveda.com.co/   ¿http://yogaorganizacional.com/ – http://yogaorganizacional.com/
Facebook: https://www.facebook.com/yogavedacolombia?fref=ts