La importancia de no realizar duchas vaginales

Foto: Shutterstock

La importancia de no realizar duchas vaginales

4 de Agosto del 2017

Mantener limpios los genitales es fundamental para evitar malos olores o infecciones. Sin embargo, y en el caso de las mujeres, pasarse de la raya ya significa un problema. Muchas en su afán por asearse de la mejor manera, recurren a duchas vaginales.

Esta ducha consiste en lavar el interior de la vagina con agua generalmente purificada, o mezclada con otras sustancias como el vinagre y bicarbonato para evitar que en esa zona se produzcan múltiples infecciones.

Lo que se busca con estos lavados es eliminar los malos olores y tener una sensación de frescura. La herramienta que se usa para llevar a cabo esta práctica es una pera de mayor longitud o una bolsa de edema con cánula.

kineyke.com consultó con el ginecólogo Gabriel Flores, quien mencionó que “no es recomendable que las mujeres se hagan el lavado vaginal, porque se hace un efecto de barrido, es decir, que salen bacterias y hongos que puedan afectar la zona intima, pero también se retiran los organismos buenos que se alojan al interior del genital”.

Otra de las consecuencias de esta práctica, es que la vagina queda sin protección y lo más probable es aparezcan infecciones como la vaginitis, es decir, la inflamación de vulva.

“Quienes realizan este lavado, hacen que su ácido láctico se vea perjudicado y que el pH ácido natural se modifique. Cuando se hace un barrido, esto provoca que crezcan bacterias y hongos saludables que hacen que la vagina se limpie por sí sola”, agregó el experto.

Otro problema asociado a este método, es que “algunas pacientes aplican mucha presión cuando ingresa el líquido al interior de la vagina y esto puede subir a través del cuello del útero y se aloja en las trompas o en la cavidad abdominal. lo cual tiene consecuencias severas como desarrollar alguna infección pélvica”, aclaró Flores.

Un dato curioso, es que algunas mujeres hacen esta limpieza como una técnica anticonceptiva, pero no es posible que una ducha vaginal funcione para prevenir un embarazo.

Para mantener una vagina ‘sana’, es necesario que dentro de la alimentación diaria se incluyan frutas y verduras, realice alguna actividad física, consuma de manera constante líquidos para mantener hidratado el cuerpo y de paso la zona genital.

Gabriel Flores, indicó que “es importante mantener ciertas medidas de higiene íntima, como no afeitar los vellos púbicos porque estos tienen un componente de protección sobre esta área, y si se retiran producen una irritación de la piel, por ende, se inflaman los folículos pilosos que causan una infección llamada absceso”, añadió.

Si no le gusta como luce su vagina con vellos o se siente un tanto incómoda con ellos, entonces, lo recomendables es que solo los corte. Adicionalmente, se puede hacer uso de jabones íntimos  que tengan  acidificante específico, el cual distribuye el pH y ayuda a restablecer  la flora vaginal.

Otra recomendación higiénica que brindó el experto, es que “no se haga uso de protectores diarios, asear los genitales antes y después de una relación sexual. Además, es necesario limpiar la vagina de arriba hacia abajo cuando se haga alguna deposición y por supuesto dejar que la vagina se limpie sola”.

Según un estudio realizado por la Universidad de Texas en el cual analizaron a 1.271 mujeres, entre las edades de 20 y 49, haciendo una relación entre la práctica de la ducha vaginal y el riesgo de padecer alguna infección relacionada al virus VPH, y aunque los resultados no fueron determinantes. los expertos aconsejan que es mejor no correr el riesgo a realizar estos lavados.