El Ojo de Horus, la necesidad de colágeno

9 de abril del 2018

Uno de los secretos para mantener una piel sana y rejuvenecida.

colágeno

Muchas personas asocian el colágeno con el mundo de la salud y la belleza pero en realidad no saben exactamente qué es. El colágeno es la proteína más grande y más abundante de nuestro cuerpo, representa alrededor del 65% de nuestra proteína total. Y claro que es importante para nuestra piel y está presente en no pocos productos cosméticos, ya que proporciona la elasticidad de la piel, previene las arrugas y la flacidez. Es parte importante de múltiples tejidos como corazón, pulmones, arterias, músculos, huesos, cartílagos, hígado, pelo, articulaciones, uñas, próstata y otros órganos.

El problema es que la producción natural que nuestro cuerpo hace de colágeno es inversamente proporcional a la edad. Cuantos más años cumplimos, y sobre todo a partir de los 40 años, menos producimos, y es entonces cuando debemos preocuparnos por proporcionar al organismo las dosis necesarias para que la ausencia del mismo no se note como consecuencia de cambios hormonales, el consumo de drogas, de alcohol, de alimentos procesados, azúcar blanca, el exceso de trabajo, la sobreexposición al sol o el estrés, factores que también, además de la edad, afectan directamente su nivel de producción.

A partir de los 30 años, el organismo baja la producción de colágeno, y cumplidos los 40 el descenso es mucho mayor, bajando casi un 1% cada 12 meses. Este proceso se acelera, especialmente, en las mujeres con la menopausia. En algunas ocasiones, personas jóvenes que practican deporte intenso con regularidad, pueden deteriorar drásticamente esta proteína. Los movimientos repetitivos y el impacto constante que reciben sus articulaciones, unido a la tensión máxima de los músculos, degeneran el colágeno significativamente.

Soluciones para producir colágeno

El colágeno puede aliviar mucho los síntomas del envejecimiento, sobre todo los que más nos molestan, como las arrugas y la flacidez. Por tanto debemos buscar soluciones para abastecernos de las dosis de colágeno necesarias que nuestro organismo por los factores anteriormente señalados deja de producir. La primera fuente de colágeno la hallamos en la misma naturaleza. Hay muchos alimentos en los que podemos encontrar esta maravillosa proteína, lo que debemos hacer es tenerlos en cuenta e incluirlos siempre en nuestra dieta, estos son algunos de ellos:

  • La piel del pescado, las partes gelatinosas de los animales y el huevo son algunos de los alimentos de origen animal ricos en colágeno.
  • Fuentes de origen vegetal como las nueces de macadamia, el sésamo, las pipas de calabaza y las nueces del Brasil.
  • La que se encuentra en los lácteos como el queso, yogur y requesón.
  • Alimentos ricos en Omega 3 como el pescado azul, nueces, chica y aguacate.
  • En las frutas y vegetales ricos en vitamina C, como la guayaba, kiwi, naranja, fresas, brócoli, perejil, espinaca, repollo y apio.

También hay suplementos que son muy recomendados, ya que es en forma de suplemento que el colágeno es mejor absorbido por el cuerpo. La dosis ya está plenamente definida en estos suplementos, por lo que es muy indicado. La ingesta diaria indicada es de aproximadamente 10 gramos por día, pero el colágeno idóneo para el consumo complementario debe ser el hidrolizado, lo que significa que las moléculas han pasado por un proceso de ruptura que garantiza una absorción del 90%. Es mejor consumir el que viene en polvo que el que se presenta en pastillas.

Es bueno que el colágeno se tome siempre a la misma hora, de ese modo además se crea un hábito. Es muy importante, ya que solamente con un consumo continuo es como lograremos los resultados que deseamos.

Si hacen ejercicio, mucho mejor, el colágeno también se usa para perder peso siempre y cuando lo complementen con ejercicio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO