¿El estrés podría terminar en muerte?

7 de noviembre del 2019

Esto indican los expertos.

¿El estrés podría terminar en muerte?

FREEPIK

Un nuevo estudio revela que existe un mayor riesgo de muerte por enfermedades que están asociadas directamente con un gen de estrés.

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que puede provenir de alguna situación o pensamiento que hace sentir a la persona frustrada, furiosa o nerviosa; afección que suele relacionarse con el mundo laboral y el exceso de trabajo por el afán de cumplir metas.

Lea también: Las consecuencias de los cambios de hábitos del sueño

Los factores genéticos y diferentes acontecimientos de la infancia pueden afectar la forma como se manejan estas situaciones estresantes y muy posiblemente, que se reaccione de una manera exagerada. El comer, beber o fumar demasiado también son factores que pueden aumentar los efectos negativos del estrés y con el tiempo, provocará que el organismo emita respuestas negativas que podrían deteriorar progresivamente la salud del individuo.

El director del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Rosario, Rodrigo Córdoba durante un debate sobre la salud mental explicó: “El asunto es que los riesgos asociados a esta condición desbordan lo meramente emocional (depresión, ansiedad o angustia) y terminan por manifestarse con síntomas físicos”.

Varias investigaciones han demostrado que el estrés laboral aumenta significativamente el riesgo de padecer problemas cardiovasculares y se pueden convertir en finales severos como accidentes cerebrovasculares e infartos; además incrementa la fatiga, insomnio y úlceras gástricas.

No obstante, los individuos con un patrón de los comportamientos mencionados anteriormente, asegura Córdoba, están constantemente secretando una gran cantidad de hormonas del estrés, y con el paso del tiempo aumenta su presión arterial que como respuesta, acaban deteriorando la salud física y mental, llevando a la persona a un riesgo mortal.

Una afección que puede terminar en muerte

La psicóloga Sandra Herrera asegura que cuando una persona se encuentra estresada produce sustancias como el cortisol y la adrenalina que están asociadas con las defensas contra la exposición de riesgos.

Las hormonas secretadas producen un incremento en la presión arterial, limitan el sueño, para los antojos de comer, distribuyen la sangre en el organismo, aumenta el ritmo del corazón y llevan a la irritabilidad duradera que afectan el entorno del paciente afectado.

 Se puede prevenir

La doctora Sandra indica que es importante controlar los niveles de estrés desde las primeras etapas y recomienda el ejercicio constante, como una de las mejores terapias.

“Al hacer deporte el organismo libera endorfinas, unas sustancias amigables relacionadas con el bienestar y que terminan por favorecer todas las partes del cuerpo y las emociones”, señala la psicóloga y agrega que reducir el consumo de alcohol y el cigarrillo, es fundamental para reducir este padecimiento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO