Claves para usar repelente y evitar el chikunguña

Claves para usar repelente y evitar el chikunguña

19 de marzo del 2015

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que una de las mejores maneras de prevenir el chikunguña es el uso de repelentes que contengan IR3535, DEET o Icaridina. Pero la efectividad depende de la manera como se use este producto que, además, puede generar serios problemas de salud, afectar órganos o producir intoxicación.

Lea también: ¿Cuál es la diferencia entre los alimentos dietéticos y light? 

“Los tres repelentes aprobados por la OMS tienen indicaciones y características diferentes que en muchos casos no se tienen en cuenta al momento de la compra de un repelente”, indica Paola León, especialista en farmacología vegetal de la Universidad Nacional y la Fundación Universitaria Juan N. Corpas.

Por esta razón, es importante aprender a reconocer los componentes adecuados de los repelentes en las etiquetas, con el fin de identificar si son seguros o no a la hora de aplicarlos. Además conocer sus ventajas y desventajas según la edad y necesidades de quienes lo requieran.

Lea también: ¿Es placentero el sexo en la vejez? 

El Instituto Nacional de Salud informa que en Colombia hay 112.752 casos de chikunguña notificados. Las ciudades con mayor prevalencia son Cúcuta con 26.574 casos, seguido de Cartagena con 12.560, Neiva con 14.094 y Sincelejo con 11.208.

Repelentes, Stay Off, Johnsons

“Las poblaciones que se encuentran en mayor riesgo son las madres gestantes, los pacientes mayores de 65 años y sobre todo los recién nacidos. Hasta el momento se han podido relacionar casos de abortos espontáneos en embarazos con pocas semanas de gestación en madres que han sido infectadas por el virus del chikunguña. Así mismo gracias a las enfermedades como la hipertensión o la diabetes, los adultos mayores pueden deshidratarse fácilmente o presentar eventos coronarios”, aseguró la especialista.

Estas son las principales claves para elegir y usar un repelente seguro:

Ventajas y desventajas de los componentes

IR3535

De acuerdo con la OMS, los repelentes que contienen IR3535 son los más seguros y por su amplia cobertura puede proteger a las personas no solo del mosquito trasmisor del Chikunguña, sino de otros insectos como las garrapatas, evitando así el contagio de otras enfermedades.

Los repelentes que tienen este componente pueden ser usados por niños, por adultos mayores y en todas las poblaciones. Incluso son los únicos repelentes aprobados en algunos parques naturales por no tener ningún efecto tóxico y contar con un alto perfil de seguridad. Son suaves al contacto con la piel, sin embargo debe aplicarse con extremo cuidado en zonas como la cara.

Lea también: ¡Ojo con el mal uso de antibióticos! Bacterias resistentes amenazan su salud

El componente puede ser identificado en los empaques de los repelentes con la palabra “aminopropinato ó Ethyl Butylacetylaminopropianato”.

Los repelentes con este componente se pueden aplicar varias veces durante el día sin que esto represente peligro alguno tanto para niños, como para los adultos y las personas mayores. Sin embargo, debe respetarse  el número de aplicaciones recomendadas en el empaque.

chikungunya

DEET

El DEET se caracteriza por su rápida y eficiente absorción, pero debe usarse de manera controlada porque puede afectar la piel y otros órganos. Según la FDA y American Academy of Pediatrics este componente no se recomienda en niños menores de 2 meses.

La AAP (American Academy of Pediatrics- Academia Americana de pediatría) recomienda evitar el uso de protectores solares que contengan el repelente para insectos DEET en los bebés, particularmente en sus manos, pues los niños pequeños pueden pasarse la lengua por las manos o ponerse las manos en la boca.

Según Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA): “Después de aplicaciones repetidas causa hormigueo, irritación leve y algunas veces descamación, causando dermatitis por contacto y exacerbación de enfermedades cutáneas preexistentes”.

Según el Programa HealthGuide del Ministerio de Salud de Columbia Británica y el Ministerio de Salud de Canadá, para infantes entre 7 meses y 2 años se puede considerar una aplicación al día, en una concentración igual o menor a un 10%. Para los niños de 2 a 12 años también es recomendable el uso de repelente con 10% o menos del componente DEET, sin ser aplicado más de tres veces al día.  Para adultos o mayores de 12 años de edad se aconseja la aplicación de repelente que contenga menos de un 30% de DEET.

Playa sol

Icaridina

Este componente es casi incoloro e inodoro porque no emite olores fuertes a la hora de ser aplicado y se evapora rápidamente cuando se seca. Aunque no mata a los insectos, este ha demostrado ser un efectivo repelente de mosquitos y  moscas. Pero es tóxico para los peces.

Requiere volver a aplicarlo luego de 8 horas y se recomienda extremo cuidado en los ojos y las manos, evitando la intoxicación por esta sustancia. Aunque es poco común, se han presentado casos de irritación e inflamación por este componente. Se ha comprobado que esta sustancia no es recomendada en altas dosis, pues su uso exagerado puede afectar órganos como los riñones o incluso disminuir el peso de las personas.

Kienyke: ¿Qué sucede con los protectores solares que contienen repelente?

Paola León: Los protectores solares requieren de dos o más aplicaciones en el día, sobre todo si se está expuesto a una sudoración excesiva, a la piscina o al mar, por lo tanto para  este tipo de productos es necesario verificar que no tengan contraindicaciones en su aplicación como es el caso del DEET.

Es determinante tener en cuenta las reacciones adversas y contraindicaciones que declara el repelente de su elección. Por ejemplo, el uso prolongado del  DEET pueden ocasionar  reacciones alérgicas cutáneas como anafilaxia, salpullido, enrojecimiento en la zona de aplicación, erosiones o burbujas hemorrágicas sobre la piel.

Chikungunya Mosquito

En el informe se dice que los repelentes con el componente DEET  puede afectar algunos órganos ¿A cuáles órganos se refiere? ¿De qué manera podría afectarlos?

El uso repetitivo del repelente DEET especialmente en los niños menores de 2 años puede producir hormigueo, irritaciones  en la piel (dermatitis) o formación de  ampollas. En personas de la tercera edad con enfermedades crónicas pueden comprometer la función del riñón porque es uno de los órganos de excreción de toxinas del cuerpo (Todo lo que nos comemos, bebamos o apliquemos en el cuerpo tienen una vía de absorción y otra de eliminación).

¿Cuál es la relación de los repelentes y el sol? ¿Pueden manchar la piel?

Con la exposición al Sol se produce sudoración. Esto implica que se debe realizar reaplicación del repelente. Por esta razón es importante leer juiciosamente las recomendaciones de uso del mismo en su envase. No se han descrito reacciones sobre  manchas en la piel con la aplicación de los repelentes (los autorizados por el MinSalud – la FDA es decir los 3 : IR 3535, DEET y la icaridina).

¿Cómo es el protocolo para combinar un protector solar y un repelente?

Algunos productos vienen  2 en 1, es decir, bloqueador-protector solar más repelente. Estos se pueden usar sin complicación. El riesgo ocurre especialmente en los niños pequeños (incluso los menores de 12 años y más aún en los menores de 2 años o en lactantes) cuando hay que aplicar dosis repetitivas porque el bloqueador se debe reaplicar cada  4-6 horas o luego de bañarse  en mar o piscina. Las dosis repetitivas aumentan el porcentaje de repelente que se puede absorber  (que en los menores de 12 años no debe superar el 10% ), por lo que es preferible en los grupos de edad que implican mayor riesgo usar aparte el bloqueador y aparte el repelente.

¿En qué partes del cuerpo debe ponerse el repelente para que sea efectivo?

Se debe proteger todo el cuerpo: cabeza, tronco y extremidades. Cabe recordar que no se debe olvidar la aplicación en las orejas,  tobillos y en la parte posterior del cuello que muchas veces se puede pasar por alto. Se debe tener la precaución de no aplicarlo en mucosas, es decir, ojos, boca y lengua; por el riesgo de absorción, irritación y efectos indeseables.